Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

A quién se le ocurre hablar en euskera



Hacía tiempo que no pasaba, o al menos no se tenía conocimiento, pero ocurre y seguirá ocurriendo. Me refiero al asunto de la utilización pública del euskera, o cualquier otro idioma de los reconocidos en la sacrosanta e intocable Constitución.  Es obvio que ya no estamos en los tiempo del “háblame en cristiano”, pero qué es sino eso, lo que le vinieron a decir un par de periodistas a  Gaizka Garitano en la sala de prensa del campo del Almería.

Ocurre y seguirá ocurriendo porque a estas alturas del siglo XXI y cuarenta años después de la muerte de Franco, todavía son muchos los españoles que siguen sin entender que haya gente que no solo conozca otro idioma distinto del suyo sino que además pretenda utilizarlo. Han sido tantos los años de adoctrinamiento que costará tiempo cambiar y, a la vista de algunas cosas que se leen y se escuchan por ahí, en medios en los que se mueve gente que por una mera cuestión de edad debería estar en otra onda, parece que el tema irá para largo.

Es mejor tomarse con humor incidentes como éste que ha ocurrido en Almería porque la cosa remite al viejo chiste, aquel del rancio pero voluntarioso español que con toda su buena intención admitía que los franceses le llamen pain al pan y al vino, vin, pero que era incapaz de comprender que al queso le llamaran fromage, con lo claro que está que es queso.

samanta villar

A los dos pobres diablos de Almería les pasó algo parecido. Con lo fácil que es hablar español, que en Almería lo hablan hasta los chiquillos de tres años, por qué Garitano se empeñaba en hablar en eso tan raro con un periodista de la televisión vasca, como si no hubiera en este país televisiones suficientes para hablar como Dios manda, o sea, en castellano, que lo entiende todo el mundo.

Estos dos paletos han dejado en muy mal lugar a todos sus convecinos y a sus compañeros de profesión, que se sienten abochornados tal y como se refleja en algunos medios escritos y en el Twitter, ese moderno ágora donde se habla de todo. Todavía queda un margen para la esperanza cuando ves al jefe de prensa del Almería intentando explicar lo obvio a sus obtusos interlocutores, y compruebas que la Asociación de Prensa de la provincia sale a pedir disculpas apenas un par de horas después del incidente.

twitter cárceles

Lo que ha ocurrido en la sala de prensa del Almería ha tenido la trascendencia y el eco mediático que solo puede dar una caja de resonancia tan potente como el fútbol. Nadie se ha puesto a pensar, por ejemplo, que en el Senado, la Cámara de las Autonomías, le dicen, solo se pueden utilizar las lenguas cooficiales distintas del castellano desde 2011 y únicamente en el debate de mociones, con el  voto en contra el PP y a una enmienda del PSOE que limitaba su uso. Y en el Congreso, ni eso. Aquí ambos partidos votaron contra la petición de los nacionalistas vascos, catalanes y gallegos. Así que a Gaizka Garitano no le dejaron hablar en euskera en la sala de prensa del estadio Juegos del Mediterráneo, pero tampoco podría explicarse en ese idioma en el Congreso si un día le llamaran, por ejemplo, para dar su opinión profesional sobre algún aspecto relacionado con el fútbol.

abc garitano

Y no hay más que leer algunos comentarios editoriales de cierta prensa madrileña, generalista y deportiva, en esto no hay distinción, para darse cuenta de que algunos siguen sin entender nada o, lo que es peor, están convencidos de que, como decía un tuitero anónimo que se hace llamar “El cojo de Lepanto”, todos los idiomas del mundo sirven para comunicarse excepto el catalán, el euskera y el gallego, que sirven para fastidiar.

Quedémonos con lo positivo, con la reacción prácticamente general censurando la actuación de estos dos personajes que se quedaron anclados en su propia ignorancia, pero no olvidemos que a pesar de la censura general, estos tipos solo imitan a aquellos que tienen por líderes de opinión. Y, por mucho que a estas alturas nos parezca increíble, ni están solos, ni son pocos.

 

Share This: