Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Aduriz sostiene a un Athletic inconsistente



Aduriz volvió a ser decisivó y marcó los dos goles ante el Granada. Foto Mitxi

Aduriz volvió a ser decisivó y marcó los dos goles ante el Granada. Foto Mitxi

Hay formas de perder y formas de ganar. En los últimos tiempos el Athletic ha perdido un buen montón de puntos y de partidos de manera inmerecida, injusta muchas veces. La reiteración en el fracaso llevó a más de uno a encender las luces de alarma. Después de ganar en Granada y echar un vistazo a la clasificación, más de uno apagará esas luces y prenderá los fuegos artificiales. Pero este Athletic no está ni para una cosa, ni para la otra. Es mejor equipo y tiene más fútbol que lo que decía la clasificación a las ocho de la tarde del domingo, cuando ocupaba provisionalmente uno de los puestos de descenso, pero si sigue repitiendo errores y concendiendo facilidades a los rivales, tampoco llegará muy lejos. El Athletic ganó en Granada porque en Los Cármenes se produjo una conjunción astral solo posible en una tierra tan mágica como la nazarí. Es lícito albergar muy serias dudas sobre la suerte que hubieran corrido los de Bielsa de tener enfrente un rival con un poco más de entidad que el equipo de Anquela.

Que Muñiz Fernández pite a favor del Athletic un penalti como el que le señaló a Diakhaté es un prodigio que solo ocurre de ciento en viento. Habían transcurrido solo doce minutos pero el partido tenía una mala pinta que tiraba de espaldas. El Granada empujaba y empujaba gracias a que al Athletic el balón no le duraba más de dos pases. Fue en la primera aproximación de los leones cuando se produjo la jugada que empezo a decantar el partido. Centró De Marcos, lo de centró es por decir algo, y cuando todo el mundo se preparaba para el saque de puerta del portero, repararon en Muñiz, señalando hierático el punto de penalti con el brazo extendido. El colegiado tuvo que explicarse porque nadie, salvo Aduriz, estaba entendiendo qué era lo que estaba diciendo.

Que tu primer remate a puerta sea desde el punto de penalti te está dando algunas pistas. Transformó Aduriz desde los once metros y el Granada acusó el golpe. Pero para golpes los que propinaron de forma totalmente innecesaria y gratuita a sendos rivales Amorebieta y Gurpegui en el centro del campo. Si el árbitro te ha pitado ese penalti a favor fuera de casa, qué menos que tener cuidado con sus siguientes decisiones, ¡alma de cántaro!. Los dos centrales del Athletic acabaron amonestados en un minuto: el 23, o sea, con más de una hora de partido por delante, en Granada y teniendo enfrente a unos cuantos tipos habilidosos tanto con el balón como en la simulación.

Cuatro minutos más tarde, Aduriz ampliaba la ventaja de remate raso y pegado al poste desde el borde del área. Otro golazo de killer que debía servir por sí solo para zanjar varios debates al mismo tiempo: el primero y principal el del propio partido, que el Athletic debió matar en aquel preciso instante; después los añadidos, si es que todavía los hubiera, sobre la jerarquía del delantero en el equipo, por ejemplo. Se supone que el segundo queda definitivamente cerrado cuando estamos hablando del cuarto goleador de la Liga justo por detrás de Mesi, Cristiano y Falcao; el primero ya se encargaron de reabrirlo sus queridos compañeros en cuanto regresaron del descanso.

Al minuto de la reanudación tuvo Al Arabí la ocasión de resucitar al moribundo Granada rematando al borde del área pequeña una jugada que comenzó en un saque de banda perpetrado por Iraola en la divisoria. ¡Manda huevos!, que diría su excelencia el expresidente del Congreso.

Cuatro minutos después fue Brahimi quien no acertó a aprovechar otro desastre defensivo, pero Al Arabí acabó por fin acertando prácticamente en la siguiente jugada, con la colaboración estelar de Iraizoz, si se quiere, aunque sería muy injusto destacar a uno solo de los interpretes de una obra coral que básicamente consistía en regalar el balón en la línea de tres cuartos y abrir pasillo a los rivales hasta el punto de penalti. La laguna que se abría entre los centrales del Athletic y la espalda de Muniain, que mejoró sus prestaciones en el sitio de Herrera,  era de tales dimensiones que estuvo a punto de tragarse a todo el equipo. Bielsa lo vio claro y reaccionó rápido retirando a Iturraspe, quien en realidad no había comparecido después del descanso, y danto entrada a San José para poner orden y músculo quince metros por delante de Amorebiera y Gurpegui.

El cambio dio resultado prácticamente de inmediato. San José cortó la sangría defensiva y sacó el balón jugado con el suficiente criterio como para que alguna de las contras del Athletic acabaran cerrando el partido con un tercer gol. El larguero que repelió un cabezado de Aduriz,  y la falta de puntería de De Marcos, a quien Toño le hizo la parada de la noche, lo impidieron y el partido se convirtió en un carrusel tanto por la falta de sensatez de los de Bielsa para enfriarlo, como por los cambios a la desesperada de Anquela, que fue poblando a su equipo de delanteros aun a costa de perder defensas. De perdidos al río.

Hay formas de perder y formas de ganar. El Athletic ganó tres puntos trascendentales por lo que adecentan a corto plazo su posición en la tabla, alivian la angustia que empezaba a atenazar al sector más impresionable de su afición y aplazan los planes inconfesables de los que siempre están a la espera de que pase algo, malo a ser posible. Pero ésta de Granada no es forma de ganar para un equipo que aspire a ser tenido en cuenta. El Athletic ganó porque tiene en sus filas a uno de los delanteros más eficaces de Europa y porque enfrente tenía a un rival atenazado por lo que, previsiblemente, se le viene encima. No es de recibo defender como volvió a defender el Athletic en amplias fases del partido, ni son permisibles algunos errores, individuales y colectivos, como los que cometieron, otra vez, jugadores de Primera División. No se le puede aplicar respiración asistida a un rival que está boqueando.

Esta victoria solo debe tener para los jugadores del Athletic el valor instrumental de los tres puntos. Nada más. Cualquier interpretación en otra clave sería errónea. Jugando así lo normal es perder. De la misma forma que en otras ocasiones el equipo jugó para ganar y perdió. Vaya lo uno por lo otro.

Share This:

4 Comentarios

  1. de acuerdo en todo. ganar un partido así es una casualidad que sólo se puede dar en el fútbol y en casi ningún deporte más. un partido flojísimo, con unos errores individuales de asustar y un comportamiento colectivo que pone los nervios del hincha a flor de piel. susaeta, de marcos, iturraspe, aurtenetxe, iraola, demostraron una impericia y una falta de… mala uva, que en pocos campos más nos van a perdonar. por no hablar de gurpe y amorebieta repartiendo, como bien dices, justo cuando el árbitro ya estaba calentito. de verdad, regalamos tanto, que cuesta creer lo de ayer.

  2. Que el Granada, el segundo equipo que menos disparaba hasta enfrentarse contra el Athletic, te realice unos 20 lanzamientos (desde distintos ángulos, posiciones, dentro y fuera del área…), algunos de ellos clarísimos (caso de ibrahimi y Elharabi)…..

    Algo quiere decir sobre el trabajo defensivo del equipo, que sigue sin tirar un mísero fuera de juego, y que en las marcas individuales sufre un montón con jugadores que no tienen característcas defensivas, con cuatro cositas que te hagan los rivales (tirar una pared, diagonal, movimiento del punta hacia fuera…..)

  3. Seguimos sin lograr un equipo.

    El nivel y desempeño de los jugadores es lamentable, tirando a irresponsable. El agujero negro en el medio se sigue comiendo el balance defensivo.

    Lo destacable, el rendimiento de Aduriz.

    Lo olvidable, terminar el partido con 6 defensas. Eso demuestra la falta de jugadores y desesperación que existe en el equipo.

  4. Para mi era la salida más fácil de la temporada, de no haber ganado me sentenciaba a bajar seguro!!!!
    El drama es aterrador GUSTAVO, y desde luego considero ya un irresponsable a todo aquel, que teniendo oportunidades comunicativas para hacerlo, no solicite el cambio d e rumbo urgente. La única aspirina es verse un partidito de la REALPAÑA, santo cristo de lezo que panorama……..