Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Aquella Copa de los once aldeanos



Calendario que editó Zugazabeitia y Legarra para conmemorar la Copa de 1958

Calendario que editó Zugazabeitia y Legarra para conmemorar la Copa de 1958

La final de Copa se jugará en el Camp Nou. Los que suspiraban por tener una entrada podrán respirar más tranquilos porque el aforo del coliseo blaugrana garantiza prácticamente el sitio para todos los socios del Athletic. Los que estaban calculando la forma de ganar por fin al Barcelona, lamentarán la elección como el peor escenario posible. Si hay un campo que puede favorecer a los blaugrana ese es el Camp Nou, no solo porque sea el suyo, que lo es, sino por las dimensiones de su terreno de juego, las más grandes, las que mejor le van a un equipo que disfruta en los espacios abiertos. Pero, seamos serios. El Barcelona era y es favorito en éste o en cualquier otro escenario. Si el Athletic tiene que ganar la Copa no será porque un campo vaya a favorecerle más que otro.

La elección del Camp Nou como escenario de la final es la culminación de una chapuza de dimensiones siderales. Cualquier decisión lo era. Mestalla se quedaba pequeño, lo mismo que el Villamarín y a éste había que sumarle el inconveniente de la distancia, por no hablar de las dudas más que razonables que despierta su césped. San Mamés no hubiera estado mal, aunque más de la mitad de la masa social rojiblanca se hubiera quedado fuera de su propio estadio. Todos sabemos cuál era el campo ideal; todos, incluidos sus propietarios y los que mandan nominalmente en la Federación, y todos sabemos las razones por las que ese escenario estaba vetado.

La final de Copa se jugará en el Camp Nou y viene al pelo recordar uno de los episodios más brillantes de la historia del Athletic: el de la Copa de 1958 ganada en Chamartín frente al Real Madrid de las cinco Copas de Europa, la Copa de los once aldeanos.

Aquel Real Madrid era como el actual, o como el Barcelona de hoy en día. Acababa de ganar la Liga, y había ganado también tres de las cuatro anteriores. La del 55-56 se la había  arrebatado precisamente  el Athletic, haciendo su penúltimo doblete. El Barcelona ganaría las dos Ligas siguientes, la 58-59 y la 59-60. Después aquel Real Madrid ganaría otras seis, una detrás de otra, para dar continuidad a las primera cinco Copas de Europa que ya figuraban en sus vitrinas, una competición que inventaron a medias Bernabéu y L’Equipe para dar lustre futbolistico al Viejo Continente.

También entonces se hacían chapuzas, claro. La final se jugaba siempre en Madrid porque entonces la Copa era ‘del Generalísimo’, y no era cosa de hacerle viajar. La Federación, en un alarde de gentileza, sugirió al Athletic la posibilidad de jugar en campo neutral, en el Metropolitano del Atlético, ofrecimiento que el presidente Guzmán declinó educadamente: “si hemos de jugar en Madrid, que sea en Chamartín, que es más grande y entrarán más de los nuestros”.

Alonso, Atienza, Santamaría, Lesmes, Santisteban, Zárraga Joseito, Mateos, Di Stéfano, Rial y Pereda se alinearon en aquella final del 58. Enfrente, el Athletic con : Carmelo, Orue, Garay, Canito, Mauri, Etura, Artetxe, Uribe, Arieta I, Agirre y Gainza. Eneko Arieta y Mauricio Ugartemendia, Mauri, hicieron los dos goles de aquel histórico partido. Lo de los once aldeanos vino después, en el recibimiento, cuando el presidente Enrique Guzmán proclamó en el balcón del ayuntamiento: “¡con once aldeanos les hemos pasado por la piedra!”.

Alineación del Athletic que ganó la Copa de 1958. Los once aldeanos

Alineación del Athletic que ganó la Copa de 1958. Los once aldeanos

Share This:

Un comentario

  1. CHAPUZA DE DIMENSIONES SIDERALES. Gran definición, JCL, de toda esta “ropa vieja” cocinada en fogones madrileños. Tema de conversación habitual en las últimas fechas para tertulianos propensos a echar la bilis, políticos de profesión= sinvergüenza de personas.
    Ruido, cortina de humo, polémica artificial. Mezclando en el debate que no haya un estadio definido a principio de temporada o que un equipo “señorial” se niegue en privado a ceder su estadio, con los pitos, los catalanes y los vascos. De respeto nos dan lecciones? Im-presionante!!! Asqueroso!!!
    En resumen una mezcluti para esconder sus miserias, vergüenzas y robos corbata en cuello a punta de pala. El hedor ha cruzado el Atlántico.
    Sinceramente, estoy feliz porque se juegue en Barcelona y en el Camp Nou. Van a entrar casi todos los socios y habrá un desplazamiento de más de 50.000 ATHLETICZALES si o si. Espectacular. Seguro que somos mayoría dentro del campo. Juergón de los nuestros y partidazo a la vista.
    Habemus auténtica Bilbainada!!!
    AUPA ATHLETIC!!!