Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Azkargorta :”Al fútbol se juega como se vive; en Bolivia se juega a lo que salga”



Xabier Azkargorta regresa a Euskadi dirigiendo de nuevo a la selección de Bolivia. Es su segunda etapa en un país que le idolatra desde que lograra clasificar a su selección para el Mundial de Estados Unidos. Lo tiene más difícil para llegar a la próxima cita en Brasil, aunque no arroja la toalla. Bolivia ha mejorado en juego y en resultados desde que el técnico vasco se ha vuelto a hacer cargo de su dirección y la liguilla clasificatoria del grupo americano es lo suficientemente larga como para que casi todos mantengan sus posibilidades abiertas.

Trotamundos del fútbol, el año que viene Xabier Azkargorta cumplirá 35 años en los banquillos. Debutó en 1978 en el equipo de su pueblo, el Lagun Onak. De allí pasó al Aurrera de Ondarroa, equipo con el que disputó una memorable eliminatoria de Copa con el Athletic que sería campeón un año después. Hizo por primera vez las maletas para dirigir al Nastic de Tarragona y en 1983 debutó en Primera con el Espanyol a los 28 años, convirtiéndose en el entrenador más joven de la historia en la máxima categoría. Valladolid, Sevilla y Tenerife fueron sus siguientes estaciones, antes de emprender la aventura de Bolivia, país al que clasificó por primera vez para una fase final de un Mundial. Azkargorta fue también el primero en llegar al fútbol japonés. Dirigió al Yokohama Marinos. Después de una breve experiencia en el Chivas mexicano, un trabajo como embajador del Real Madrid y responsable de su escuela en sudamérica y un anecdótico paso por la secretaria técnica de un Valencia caótico, Xabier Azkargorta se ha vuelto a comprometer con el fútbol de un pequeño país que sueña con repetir lo que en su día consideró irrepetible.

Usted ha sido un entrenador prematuro. Fue el más joven de Primera División y el primero que salió a trabajar al extranjero cuando el fútbol español era importador y no exportador de técnicos. ¿Cómo le llegó su primera oportunidad de entrenar en Bolivia hace veinte años?

El Presidente Guido Loayza se puso en contacto a través de Manolo Esteban quien había intervenido en el fichaje de Marco Etcheverry por el Albacete. Vine, observé lo que había y me pareció muy interesante jugar la Copa América y las eliminatorias y acepté. Fué muy duro al principio pero luego muy gratificante.

¿Qué diferencias ha encontrado en el fútbol boliviano de entonces y el de ahora?

 No demasiadas, sigue habiendo  problemas parecidos en cuanto a estructuras y organización y hay mucho por hacer

Se dice que algunos de los mejores futbolistas de la historia surgieron de la pobreza, pero no parece que sea el caso de Bolivia. ¿Hay algún jugador en su selección que sea atractivo para el mercado internacional?

Hay que distinguir los barrios pobres de la pobreza. Buenos Aires tiene barrios pobres pero una estructura futbolística de lujo, lo mismo que Sao Paulo o Río de Janeiro. Marco Etcheverry a nivel de toda América ha sido una figura muy reconocida. Ahora jugadores como Rudy Cardozo o Pedro Azogue tienen cosas que decir al igual que Chumacero.

Usted dijo una vez que al fútbol se juega como se vive. ¿Cómo se juega al fútbol en Bolivia?

Se juega como se vive efectivamente. Aquí se juega a lo que salga.

Conoció un país dependiente económicamente de EEUU y del FMI y ahora regresa a la Bolivia de Evo Morales y las nacionalizaciones. ¿Aprecia la diferencia en lo que a usted o su trabajo respecta?

Sí se nota una mejora económica importante y una clase media que ha mejorado mucho. Por ejemplo las ciudades están llenas de grúas de la construcción.

A Evo Morales se le ha visto jugando al fútbol en varias ocasiones e incluso alardeando de hacerlo bien. ¿Qué papel juega el fútbol y el deporte en general en un país y en una sociedad con tantas dificultades?

El fútbol sigue siendo pasión de multitudes y el deporte es una actividad que el gobierno trata de impulsar con mucho entusiasmo. Todavía la gente recuerda como algo único aquella clasificación al Mundial 94. Y es una sociedad que tiene sus dificultades pero que sabe vivir con ellas, algo que no se si la vieja Europa sabrá

¿Cree que ha llegado a tiempo de repetir la hazaña de 1994 clasificando a la selección para el Mundial? ¿Le han pedido algo así los dirigentes cuando le han fichado o están pensando a más largo plazo?

Me han pedido que haga un buen trabajo y que no renunciemos todavía al Brasil 2014 y seguimos luchando por ese logro pero sin olvidar las infraestructuras y el trabajo en las inferiores. Yo trabajo en todos los sitios como si fuera a estar toda la vida en ellos

Fue héroe en Bolivia y villano en Chile. ¿Por encima de las teorías y del trabajo programado en cualquier parte del mundo prima la suerte de que la pelotita entre o no entre?

No estoy de acuerdo con el tópico. En Chile hicimos un gran trabajo en dos años y pusimos la base de la clasificación. Dirigí un solo partido y fuera de casa empatamos en Venezuela. Sespués vino otro entrenador y Chile clasificó, pero el trabajo duro estaba hecho. Lo de si la pelotita entra es otro tópico. La pelotita sola no se mueve hay que empujarla

¿Podría describir brevemente lo que le han aportado en lo profesional y en lo humano experiencias tan dispares como la de Japón y Bolivia?

Conocer culturas y formas de vivir muy distintas entre sí y las dos muy distintas a la de uno. Es enriquecedor y te enseña muchas cosas. Te cuesta entenderlas pero es imposible olvidarlas

¿Europa le pilla demasiado cerca o la conoce demasiado y prefiere buscar equipos al otro lado del océano?

 Nadie me ha dado opciones y cuando hay algo que me gusta no pienso en la distancia

Desde su conocimiento del medio está en condiciones de valorar el éxito que obtuvo Bielsa en Chile. Desde la distancia ¿qué le parece su trabajo en el Athletic?

Al principio de la pasada temporada escribí un articulo en Deia. Bielsa, me parece un gran entrenador y cualquier otro estaría en un pedestal por haber llevado al equipo a dos finales en una temporada.

¿Tiene la sensación de que ha sido un pionero que ha marcado el camino a otros que ahora no dudan en hacer las maletas? ¿Qué le aconsejaría a un técnico que inicia una aventura de ese tipo? 

No sé si fui pionero o no pero en su día tomé la determinación de salir a tener nuevas experiencias y a los que salen fuera del país les diría que se dejen el espíritu colonialista en casa, que no hablen de aquello, es que en España… El jamón y la tortilla… sino que se integren en la vida y costumbres del país

Se acaba de publicar una biografía de José Angel Iribar en la que relata que en un viaje que hizo a Francia para estudiar métodos de entrenamientos de porteros se encontró con usted, que viajaba de camping para ver entrenamientos de técnicos franceses. ¿Recuerda la anécdota? ¿Cree posible que hoy en día algún entrenador joven estuviera dispuesto a hacer lo mismo? 

Claro que la recuerdo, fué en Saugues, una localidad cercana a Clemond-Ferran en el Macizo Central en Francia, donde hacía la pretemporada el INF,  el Instituto de Fútbol de Francia. Estaba también Iñaki Sáez junto al Chopo. Supongo que habrá gente que haría eso pero hoy día creo que hay más medios y más alternativas.

Guipuzcoano, y ex del Bilbao Athletic pero se le han resistido los equipos vascos. ¿Le hubiera gustado entrenar a alguno? 

Claro que me hubiera gustado entrenar a un equipo vasco pero nunca me dieron oportunidad. Algunos dicen que es porque no debo  nada a nadie y los que estamos en esta situación actuamos demasiado libremente.

¿Existe un código universal en el fútbol aplicable en cualquier lugar y cultura? 

No. Cada pueblo, cada cultura tiene sus condicionantes no se te olvide lo anterior , que se juega como se vive y cada lugar vive de manera distinta, no hay recetas, no hay enfermedades sino enfermos y una misma enfermedad en distintos enfermos responde de distinta manera al mismo tratamiento.

A título de curiosidad. ¿Sabe que hay un futbolista de origen boliviano en un cadete del Athletic que dicen que va para figura? 

Sí lo se y lo estamos siguiendo pues he tenido varios contactos con la colonia boliviana en Bilbao. Incluso les di una conferencia en Fadura en una ocasión

Para terminar. A estas alturas ¿cómo se reconoce mejor a usted mismo: como Xabier o como el Bigotón? 

Nunca dejare de ser de Azpeitia, el hijo de Patxi y Juliana, los de la Tintorería. Lo decía Pedro María Otaño en un berso. Izan zaite nun naita beti euskalduna

Share This: