Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Basconia, el Athletic de negro y amarillo



El primer Basconia en la organización del Athletic, entrenado por Mendilibar. Foto AC

El primer Basconia en la organización del Athletic, entrenado por Mendilibar. Foto AC

La imagen se ha repetido en varias ocasiones en estos tiempos de mudanza de campo y despedidas. La última se pudo ver en los prolegómenos del primer partido jugado en el nuevo San Mamés, cuando el presidente Josu Urrutia, acompañado por todos los capitanes, izó la bandera del Athletic en la esquina entre la tribuna principal y el todavía inexistente gol norte. En la fila de capitanes rojiblancos y rojiblancas, destacaban los jerseys de dos porteros, pero, sobre todo, la camiseta gualdinegra del representante del Basconia.

El histórico Basconia, cuyo centenario se celebra hoy con un partido entre el Athletic y el Mirandés,es parte del club rojiblanco desde la temporada 1997-98. En la memoria colectiva queda un anterior cruce de caminos entre ambas entidades, cuando el Athletic fichó por un millón de pesetas de la época a José Angel Iribar, aquel portero que llegó del Zarautz a Basozelay y asombró a propios y extraños en dos eliminatorias de Copa históricas, contra el Atlético de Madrid y el Barcelona.

La conversión del Basconia en un equipo más de la estructura del Athletic en 1997 obedeció a una necesidad puntual del club rojiblanco provocada por la inesperada decisión de la Federación Española de Fútbol de suprimir la categoría sub-19, que tan buenos resultados le daba al trabajo de cantera de Lezama. Cinco años se mantuvo en vigor esta categoría que le permitía al Athletic prolongar un año más la trayectoria de sus mejores juveniles en una competición de nivel, antes de enrolar a los mejores en el Bilbao Athletic, que entonces militaba en la Segunda A. Durante aquellos años Lezama escalonaba a los cachorros en tres equipos, con un segundo equipo en División de Honor y un tercero en la también desaparecida Liga Vasca. En total el Athletic trabajaba con 60 jugadores, veinte de los cuales se quedaron sin equipo al finalizar la temporada 1994-95.

La abrupta desaparición de la liga sub-19 obligó al entonces coordinador de Lezama, José Mari Amorrortu, a buscar acomodo inmediato a veinte futbolistas. Formar un nuevo equipo juvenil obligaba a empezar desde categoría regional, una pérdida de tiempo que en ningún caso podia considerarse como solución. Así que a algunos subieron de inmediato al Bilbao Athletic, que sufrió un inesperado rejuvenecimiento de su plantilla que a la postre acabó provocando su descenso y otros se repartieron como cedidos entre los equipos vizcainos de Tercera.

Pero la fórmula no funcionó. La dispersión de los jugadores y su difícil adaptación a sus nuevos equipos y a la categoría provocó que se perdiera toda una generación. De aquel último equipo sub-19, solo Felipe Guréndez llegó al primer equipo. César Fernández de las Heras, ahora en el Mirandés, fue el único que llegó a Primera del equipo de División de Honor. Dani Aranzubia fue el único representante del juvenil de Liga Vasca que llegó al Athletic.

Estaba claro que había que habilitar una solución más estable, inventar ese equipo puente que necesitaba Lezama y, afortunadamente, el Athletic encontró esa solución en un histórico como el Basconia gracias, sobre todo, a los buenos oficios del entonces presidente Celes Arizmendiarreta, quien gracias a su gran ascendente en el mundillo futbolístico de Basauri, consiguió superar las reticencias de quienes no veían la operación con buenos ojos. El Athletic tuvo que hilar muy fino a su vez para convencer a los jugadores y a sus padres de que jugar en el Basconia no significaba un alejamiento del Athletic, sino solo un escalón más en la formación. Y ello decidiendo que la plantilla realizara algunos de sus entrenamientos semanales en Basozelai y no en Lezama para convencer a su vez a los reticentes de que el Basconia seguiría siendo el equipo de Basauri.

Fue todo un ejercicio de diplomacia y equilibrio en el alambre puesto que nadie obviaba los riesgos que suponía el asumir la competición de Tercera División con un equipo sub-19. Un hipotético descenso suponía un fracaso en toda regla para el Basconia y un trastorno de graves consecuencias para la organización de la cantera de Lezama. José Luis Mendilibar, con José Mari Argoitia de ayudante, fue el primer entrenador que eligió el Athletic para aquel complicado banquillo. El resultado llenó de razón a los defensores de la apuesta: lejos de cumplirse los peores presagios el Basconia quedó campeón aquel año de su debut como equipo del Athletic.

Share This:

Un comentario

  1. Tener presente al Basconia es recordar al desaparecido futbol vizcaino de segunda división . Ese futbol vizcaino que rotaba en segunda con Sestao , BaraKaldo ,Arenas , Indautxu , Arenas …y que tenías distintos acuerdos y desacuerdos con el Athletic pero todos creaban un estilo de futbol que era perfectamente reconocible en segunda y cumplian con una labor de apoyo y complemento de las necesidades o faltantes del Athletic . Eso no era siempre fácil y como cita JCL , el fichaje de J.A.Iribar por el Athletic creó un mal abiente entre ambos clubs . Hubo más casos como el de Aitor Aguirre y el mal rollo con el Sestao o el dificultoso fichaje de Carlos Ruiz …del mismo Sestao se perdió a Valverde y se salvó el fichaje de Dani . No fué fácil las relaciones del Athletic con los clubs vizcainos y por extensión con los guipuzcoanos y navarros . Hay que recordar a un Churruca recomendado por Iribar , a De Diego fichado por el Real Madrid incluso el hermano de Koldo Aguirre prometedor portero , los casos de Irureta o Garate .
    Cuando el Athletic demandaba un jugador , el club en cuestión debía “facilitar” el traspaso ya que el Athletic tenía prioridad absoluta . Ese fué el caso del Basonia . Apretó demasiado y pasó a mejor vida , es decir ..desapareció. Luego vino el proyecto Lezama , el Bilbao Athletic ….y se creó un “agujero negro” que absorbió todo el futbol vizcaíno y hasta la fecha . Poco a poco , Barakaldo , Sestao , van poniendo pasito a pasito la mejor ilusión para situarse como equipos de segunda y ojalá se sumen más del futbol vasco . Eso sólo puede conseguirse con una planificación y ayuda del Athletic . Si hay algo claro que adolece el Athletic es de maduración y experiencia de sus jugadores . Llorente o Beñat muestran su juego a edades de 24 años en adelante…y como ellos muchos chicos más . Son tiempos muy distintos de aquella labor que hoy me parece increible el trabajo que hizo José Luis Garay que durante más de cinco años aportó lor mejores y más recordados jugadores vizcainos que se forjaron en un juvenil y que trinfaron desde los 18 años . Hoy me parece imposible.