Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Beñat, el fichaje ineludible



Beñat dejó claro su compromiso con los colores en el acto de presentación. Foto MITXI

Beñat dejó claro su compromiso con los colores en el acto de presentación. Foto MITXI

El fichaje de Beñat Etxebarria es uno de esas operaciones que parecen inevitables por el cúmulo de circunstancias que la rodean. Beñat abandonó el Athletic en el verano de 2008 sin que se alzara una sola voz defendiendo su continuidad o ensalzando sus valores futbolísticos, ni dentro ni fuera del club. Dejaba a su espalda once años en la disciplina rojiblanca, en donde pasó por todos los equipos de las categorías inferiores, siete apariciones en el primer equipo en amistosos de verano, y seis minutos de competición oficial en un partido contra Osasuna en el Sadar a las órdenes de Félix Sarriugarte.

Aquel verano de 2008 Caparrós decidió no contar con el centrocampista y el Athletic lo cedió al Conquense, equipo en el que el técnico de Utrera había hecho sus primeras armas. Un destino de confianza para ver cómo se desenvolvía el chaval. La prueba no convenció a los responsables técnicos del club y al año siguiente Beñat defendió la camiseta del filial del Betis en Segunda B.

En el verano de 2010 cambió la suerte de Beñat. Pepe Mel no pensaba contar con él en aquel Betis de Segunda División, pero una serie de lesiones despejaron el terreno para que el chaval se incorporara a la pretemporada del primer equipo. Como tantas veces ocurre en el fútbol, Beñat tuvo la suerte de estar en el sitio adecuado en el momento oportuno. Lo que vino después es sobradamente conocido. Ascenso, asentamiento en la categoría, internacionalidad… salto a la fama. Al Athletic no le quedaba más remedio que intentar por todos los medios recuperar a un futbolista forjado en su cantera que triunfaba en Primera División.

Beñat es un buen futbolista, de eso no cabe duda, y hará crecer a una plantilla que se ha desvelado excesivamente corta. Con su incorporación, el Athletic ganará fondo de armario o profundidad de banquillo, llámese como se quiera, imprescindibles para cualquier equipo que quiera ser alguien en una competición tan larga y exigente como la Liga. Es un futbolista del que cabe esperar rendimiento inmediato, pero sería un error considerarlo un jugador determinante. Futbolistas como Beñat hay unos cuantos en Primera División sin que llamen la atención de nadie; buenos jugadores de equipo que cumplen con un papel importante cada domingo, pero cuyos nombres dificilmente retiene el aficionado medio. Beñat es otra cosa: nació en Igorre y estuvo once temporadas en Lezama. Por eso su fichaje por el Athletic parece obligado e incluso no son pocas las voces que le otorgan la consideración de crack pese a que solo acumula 69 partidos de Primera División en dos temporadas, dos más que los que sumaba Herrera cuando llegó del Zaragoza, que ahora ya son 98. Iturraspe ya ha jugado 97 y Muniain, 127. Su compañero de fatigas en la cantera de Lezama, Susaeta, ya lleva disputados 200 partidos en la máxima categoría en este tiempo. Por citar a algunos de los jugadores con los que se disputará el puesto en el centro del campo. Beñat es, no lo olvidemos, un recién llegado a la categoría cuya trayectoria está todavía por ver.

Pero en el caso de Beñat entran en juego otras consideraciones a la hora de valorar la pertinencia de su fichaje. Sobrevuela un cierto sentimiento de culpa general, aunque la responsabilidad concreta, como siempre en estos casos, se difumine en la amplia nómina de técnicos que tuvieron algo que ver con su destino. Se hace duro ver a un futbolista de Lezama triunfando en otro equipo y es comprensible el interés del Athletic en corregir la situación, aunque también hay que elogiar la paciencia que ha tenido una Junta que no se ha dejado llevar por la ansiedad. Y, sobre todo, hay que destacar el interés del propio jugador en regresar a sus orígenes. En su caso sí que se puede hablar de compromiso con los colores y el escudo, algo que siempre es de agradecer en este fútbol tan mercantilizado.

Afortunadamente, son contados los errores de calado que ha cometido Lezama a lo largo de su existencia en lo que se refiere a descartes que hayan triunfado en otros equipos. Prácticamente todos los casos de jugadores de ida y vuelta que se han producido en los últimos tiempos, han sido debidos a circunstancias ajenas a la responsabilidad de la cantera. Los casos de Ocio y Aduriz tienen un evidente componente económico. Lo mismo que lo tuvieron en su día las salidas de Alkorta, Ferreira o De la Fuente. San José optó voluntariamente por probar suerte en Liverpool. Sí que hubo criterios exclusivamente deportivos en los descartes de Javi González, Iraizoz e Ismael López. Claro que cuando el portero fue descartado en 2001 el Athletic contaba con Imanol Etxeberria, Lafuente y Aranzubia con años por delante. En el caso de Ismael López, su retorno tampoco se ha visto coronado por el éxito, pese a que una buena campaña en el Lugo parecía anunciar lo contrario.

Cabe una última reflexión que atañe a las urgencias, al rendimiento inmediato y a la fidelidad a una idea. En su última rueda de prensa, el anterior entrenador del Athletic, Marcelo Bielsa, resumió en una frase su posición ante los posibles fichajes que podría afrontar el Athletic. “Los jugadores que marcan realmente la diferencia tienen cláusulas superiores a los 20 millones de euros”. Es cierto que meses atrás el mismo entrenador valoró uno por uno a todos los jugadores del Bilbao Athletic para concluir que ninguno mejoraba a los titulares del primer equipo.

Pero el Athletic es un equipo de cantera que se debe nutrir de los jugadores que produce en Lezama. Y, afortunadamente, el fútbol base rojiblanco está viviendo un momento especialmente floreciente sobre todo en lo que se refiere a centrocampistas. Los nombres de Ruiz de Galarreta, Morán, Peña o Eguaras están en la mente de todos. Son futbolistas inéditos en la máxima categoría, a los que no cabe exigir rendimiento inmediato pero que sí merecen una oportunidad para demostrar hasta dónde son capaces de llegar de verdad. El Athletic se ha caracterizado siempre por la paciencia y por el mimo con el que siempre ha ido llevando futbolistas hasta el primer equipo, pensando en el futuro y sin miedo al presente. O al menos eso ha sido así hasta hace bien poco. Vale, podemos decir que Beñat también es de la cantera de Lezama y que ha estado en el Betis haciendo unas prácticas que le han costado al Athletic, dicen, ocho millones de euros. Podemos decir tantas cosas últimamente…

Share This:

4 Comentarios

  1. Yo lo que no entiendo es por que hacía falta ahora,pero yá,acabando contrato como acababa el año que viene,y quedando libre,para regresar donde él quería con un contrato importante igualmente,e inmejorable a todas luces para un jugador de la categoria,que la tiene,de Beñat.Igual algun día nos enteramos de la razón por la cual Bielsa tuvo que dejar el club,por que seguimos sin enterarnos de nada….y asi no se hacen las cosas,por que genera desconfianza y mal royo alrededor de la entidad.Saludos.

    • Como que el Betis iba hacer lo mismo que nosotros con Llorente, lo hubieran vendido al mejor postor, o le hubieran renovado, bien claramente lo dijo Beñat “no quiero verme en la situación de Llorente” así que ahora o nunca.

      El año pasado había que ficharlo al precio que fuera y este año ya no lo queremos mucho más barato, en fin así somos en el Athletic, mi opinión es que todos los jugadores buenos tienen que estar en el Athletic, claro a un precio relativamente asequible, te recuerdo que Beñat es internacional.

      • Aupa,socio antiguo:
        Yo no sé lo que iba a hacer el Betis ni nos tiene que importar en realidad por lo siguiente:Ningún miedo,Beñat zurigorri,todo atado,punto.Lo único que hay que hacer,somos mano,es el contrato que el Athletic le pone(ahora solo ya hipoteticamente) encima de la mesa para la temp. 2013/2014 cuando queda libre,y si el Betis quiere trincar algo que se baje del burro,por ej. en Enero.Solo sé que le hemos soltado un pastizal a un rival directo cuando se podría haber encarado el fichaje de una forma mas ¿perra?,-¿como hacen los demás con nosotros?-,como hace todo hijo de vecino en esta jungla.Esto es deporte de alta competición y nadie,salvo nosotros al parecer, regala nada y todo es a cara de perro,,,si Beñat como dicen,y yo no niego,estaba como loco por volver,sigo sin entender este traspaso…

        Como puedes ver doy por descartado que Beñat pudiese firmar en ningún otro lugar un contrato mejor que el que se le dá aquí,cinco años creo que son

        Por no hablar del tipo de equipo que somos,de cantera,y que Beñat no es delantero,que es de lo que mas adolecemos,sino medio centro donde tenemos tres o cuatro jugadores muy capaces para ir tirando ……por lo menos un año.

  2. Se ficha de esta forma porque no hay un proyecto deportivo claro. Las dudas y las inseguridades de la directiva los hacen querer cubrirse la espalda. No es el mejor momento para esperar que ciertos jugadores maduren y otros retomen su mejor forma.

    Ahora bien, desde el punto de vista de Valverde me parece totalmente lógico querer refuerzos, ya que manda un mensaje a la plantilla, que no está muy convencidos que los malos resultados fueran exclusiva responsabilidad de Bielsa.