Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Berizzo, un entrenador con discurso



Eduardo Berizzo dejó claro que se maneja bien ante los medios. Foto AC

Ya tiene coña que el sonido de la sala de prensa se estropee dejando sin palabras a un entrenador argentino. Ocurrió en San Mamés en la presentación de Berizzo y la verdad es que el corte cortó lo que estaba siendo una rueda de prensa interesante, que transcurría por las vías de un discurso coherente y capaz de hacer renacer la ilusión en una hinchada desmoralizada. Esperemos que el accidente técnico sea el único que sufra Berizzo en su carrera en el banquillo rojiblanco.

En una entrevista en la que Andoni Zubizarreta hablaba de su experiencia como director deportivo del Olympique de Marsella y refiriéndose a las características del entrenador, destacaba el ex-portero del Athletic la que a su juicio, es una de las principales cualidades de Rudi García: “es bueno en rueda de prensa”

En el fútbol de hoy en día la capacidad de desenvolvimiento ante los medios de comunicación es una cualidad no menor para un entrenador de élite. Tener un mensaje y, más importante, saber transmitirlo, es poco menos que imprescindible en este fútbol que es, sobre todo, un fenómeno mediático. Tengo para mí que Cuco Ziganda también sufrió por  sus escasas dotes de comunicación. Está generalmente aceptado que Ziganda no conectó con la plantilla, pero es que tampoco consiguió que su mensaje, si es que lo tuvo, llegara a la afición. El curso se acabó sin que nadie supiera cómo quería jugar el Athletic y, lo que es peor, sin que nadie lo explicara.

Berizzo es todo lo contrario. Es uno de esos entrenadores que conecta con facilidad con el receptor del mensaje, que no es otro que la afición con la intermediación de los mass media. Sin decir nada en concreto en su presentación y escudándose en la diplomacia de las generalidades, colocó un discurso en clave positiva apoyado en un par de detalles y en alguna anécdota. Gestionó con elegancia la continua comparación con Bielsa, y eludió con un regate seco una pregunta sobre la dimisión de Zidane, cuando cualquier otro hubiera podido salir con un exabrupto. Preguntarle al nuevo entrenador del Athletic y nada menos que en el acto de su presentación, por la dimisión del entrenador del Real Madrid, probablemente se merecía una respuesta más contundente. Así esta el paisaje del fútbol y el paisajane que lo rodea, qué le vamos a hacer.

Berizzo no explicó, tampoco le preguntaron, ningún detalle concreto sobre sus planes inmediatos. Dijo, eso sí, que suele contar con plantillas de alrededor de 25 jugadores, que le gusta dar oportunidades a los jóvenes que se las merecen, y que la combinación entre juventud y veteranía suele ser una mezcla estupenda cuando sale bien.

No habló de fichajes, “porque hablar puede frustrar o encarecer operaciones” y no valoró la última temporada del Athletic por respeto al colega que le precedió en el banquillo. Destacó, eso sí, la ilusión que le hace entrenar a un equipo cuyas características conoce de sobra, porque las ha visto con sus propios ojos y porque se las han contado quienes han estado dentro antes que él, entre ellos Bielsa y el recordado Bonini.

Berizzo dejó claro algo que también sabíamos de él porque lleva tiempo en la Liga. Se desenvuelve muy bien ante los medios, siempre con una respuesta coherente a cualquier tipo de pregunta y con un punto de ironía, que es patrimonio de las personas inteligentes, que en ningún caso fue hiriente.

Buenas noticias. El nuevo técnico funciona en la sala de prensa, como Valverde a su manera, por no hablar del maestro Bielsa. Ya tiene mucho ganado Berizzo porque la afición del Athletic está deseando que alguien le cuente algo bueno de su equipo después de un año en el que solo ha habido malas noticias. Ahora le toca convencer a los jugadores de que no son tan malos como han parecido el último curso. Ese será su reto. No es poca cosa, pero me da la impresión de que Berizzo es lo suficientemente persuasivo. Suerte.

Share This: