Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Bielsa arremete contra las polémicas interesadas



“Todos los días un intento de que el eje deportivo salga de la cuestión. Cuando no es con jugadores que por su repercusión y su calado inevitablemente lo merecen, retomamos una cuestión que hace sesenta días se está produciendo. Eso no es casual. Es el momento oportuno para establecer una nueva grieta en la tranquilidad que necesita un equipo”…”Su pregunta apunta a descubrir un conflicto ahora que se está agotando otro”.
Marcelo Bielsa ha vuelto a dedicar un buen tiempo de su comparecencia ante los medios de comunicación para poner las cosas en su sitio. A este paso se va a convertir en una costumbre que el entrenador haga la crítica de los críticos. En lo que llevamos de temporada ya hemos asistido a tres desmentidos de una rotundidad inusual y ahora a algo muy parecido a una denuncia pública. “Hay que desenmascarar a los que se maquillan para hacer preguntas”, llegó a decir el técnico dirigiéndose a quien le había cuestionado por la situación de Cerrajería, Ustaritz y David López en el seno de la plantilla.
No es que Bielsa se haya caído ahora de la higuera, como dicen los argentinos, “en todos los países, en todas las ciudades, en torno a todos los equipos hay periodistas que ejercen el oficio como usted lo hace”, afirmó. Es solo que “un año y fracción después“, y tras un arranque de curso que está siendo como para acabar con los nervios del más templado, el técnico parece decidido a marcar el territorio.
Bielsa quiere que en el Athletic se empiece a hablar de fútbol, y solo de fútbol, cuanto antes. Por eso montó en cólera cuando alguien intentó establecer un paralelismo entre lo que ocurrió tras la primera decisión que tomó a su llegada al Athletic, y la situación actual. A su llegada a Bilbao el curso pasado, Bielsa eligió a dos jugadores por puesto y apartó al resto de su dinámica de trabajo diaria. La decisión le costó una denuncia de la AFE y se vio obligado a retractarse y a pedir disculpas públicas por su ignorancia de las normas que regulan las relaciones de los futbolistas profesionales con sus clubes. Por eso ahora ha sido muy cuidadoso al definir el estatus de David López, Ustaritz y Cerrajería en la plantilla. De ahí su diatriba cuando percibió lo que entiende como un intento de introducir en la vida del Athletic un nuevo tema de discusión cuando no hay tal y todo el mundo sabe a qué atenerse.
Marcelo Bielsa no ha hecho nada que no hayan hecho todos los entrenadores de todos los equipos estos meses: elegir los jugadores que formarán sus plantillas y comunicar a los descartados que no cuentan en sus planes. Lo lógico en estos casos es que estos busquen otros horizontes que les permitan su desarrollo deportivo; de no conseguirlo saben que estarán condenados al ostracismo. El técnico de Rosario ha tomado además la precaución de comunicar su situación a los descartados el primer día, lo que les da margen a ellos y al club para buscar una solución que a estas alturas es obvio que todavía no han encontrado.
El tema no da para más, pero Bielsa le tuvo que dedicar la mayor parte de su rueda de prensa. Llegó a pedir a los periodistas que le ilustraran sobre algún posible agravio comparativo tomando como referencia la historia del club. El técnico vino a preguntar, o preguntarse en otras palabras, si nunca en la historia del Athletic ningún entrenador había descartado a algún jugador. Si es él el primero que toma una decisión tan extravagante.
Volvemos al viejo debate sobre el papel de los medios y su influencia en la vida del Athletic. Hay entrenadores que rumian su frustracion en silencio o se desahogan en petit comité y otros que se revuelven y utilizan el micrófono para expresar la opinión que les merecen los medios. Los que callan y los que hablan coinciden en el diagnóstico y en la extensión de lo que ellos consideran un problema. Como dijo Bielsa, el asunto se repite en todos los países, en todas las ciudades y en el entorno de todos los equipos.
No se puede hablar en términos absolutos. A veces resulta difícil distinguir la mala intención de la mera incompetencia; otras son los propios entrenadores o jugadores quienes buscan la complicidad del periodista para colocar su mensaje; en ocasiones, es más fácil matar al mensajero que reconocer el error propio, tan fácil como achacar el titular equivocado o la transcripción interesada a alguna mano negra oculta en la redacción. Hay entrenadores honestos en su relación con los medios, que rehuyen el amiguismo y la utilización del periodista, como también hay excelentes informadores que hacen su trabajo con profesionalidad, buscando lealmente la noticia. Según la célebre sentencia de Rafael El Gallo, hay gente pa tó. A lo que en este caso solo cabe añadir que aquí nos conocemos todos.

 

Share This: