Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Bielsa recurre a Raúl, Toquero y Llorente en la Copa



Llorente y Toquero dejarán el banquillo y serán titulares en Ipurua

Llorente y Toquero dejarán el banquillo y serán titulares en Ipurua. Foto Mitxi

Marcelo Bielsa encara la Copa de forma diferente a como lo hizo la temporada pasada. En el debut de mañana contra el Eibar el técnico argentino recurrirá a tres suplentes habituales, Raúl, Toquero y Llorente, mientras que reserva en al banquillo a Iraizoz, De Marcos, Muniain y Aduriz. San José ocupará de salida el sitio del lesionado Gurpegui, y Herrera regresa porque la sanción de dos partidos que pesa sobre él se circunscribe a la Liga. El año pasado el rosarino no se movió un ápice de su alineacón titular siempre que pudo, independientemente de que se tratara de una eliminatoria contra un Segunda B o un Primera. La alineación anunciada para Eibar da a entender que no andan descaminados quienes afirman que el entrenador ha suavizado este año un tanto sus formas y ha aligerado algo la antes repleta agenda de trabajo de la plantilla. Tampoco es que haga demasiadas concesiones, puesto que el equipo se parece mucho a uno que pudiera considerarse habitual, tanto porque permanecen la mayoría de los titulares, como porque quienes les sustituyen, salvo el portero, eran considerados no hace mucho indiscutibles en la formación inicial. En cualquier caso ya es noticia que entrenador conceda descanso a De Marcos, Muniain y Aduriz.

La alineación anuncia una prueba inédita: la presencia de Toquero en el costado derecho del centro del campo. Después de algunos ensayos en Lezama como lateral en esa banda, el delantero probará a interpretar el papel que normalmente le corresponde a De Marcos. El experimento se anuncia interesante cuando menos aunque, conociendo a Bielsa, tampoco existe una garantía de que Toquero acabe el partido en la misma posición en la que lo empieza. El técnico tiene suficientes piezas de recambio tanto para devolverle a su posición en la delantera como para probarle, por fin, en el sitio de Iraola.

Llama la atención el cambio de actitud de Bielsa, aunque sea el regreso de Llorente al equipo inicial la noticia que acapare titulares. En su caso, el técnico no hace sino dar descanso a Aduriz, quien seguro que volverá a la titularidad el domingo por la tarde en Granada. Se trata de un movimiento natural que no requiere interpretaciones más allá de la dinámica lógica de un equipo metido todavía en tres competiciones y que muchos echaron de menos la temporada pasada.

La dinámica negativa en la que se ve envuelto el Athletic otorga a este partido de Ipurua una trascendencia que excede los límites del terreno de juego. Se trata de uno de esos partidos que vienen envueltos en el morbo que genera un hipotético patinazo del equipo que lo está pasando mal. Todas la eliminatorias que emparejan a dos rivales entre los que median dos categorías plantean el mismo escenario: el grande no tiene nada que ganar y sí mucho que perder; exactamente a la inversa de lo que ocurre con el pequeño. Si el grande llega con dudas y metido en problemas y además se trata de un duelo entre vecinos la cosa adquiere otra dimensión.

Se anuncia un terreno de juego en mal estado para terminar de complicar las peculiares condiciones de Ipurua, una bombonera que facilita el fútbol directo y convierte en peligrosa cualquier falta cometida en la mitad propia del terreno de juego. Y es lógico prever un Eibar dispuesto a darse esa alegría a la que aspira todo equipo que juega contra un rival de categoría superior.

Es la clásica literatura previa a esta clase de partidos que solo excepcionalmente suele tener plasmación en la realidad una vez jugados los noventa minutos. En cualquier caso el Athletic está obligado a dar una satisfacción a una afición desorientada que no sabe a qué atenerse ante un inicio de competición como el que están teniendo los rojiblancos. Y eso quiere decir que ante el Eibar el equipo de Bielsa está obligado a cerrar su portería, recomponer la figura y recobrar la confianza para iniciar de una vez por todas la escalada en la Liga. Eso en cuanto al conjunto se refiere; a nivel personal, los que no juegan habitualmente tienen una excelente ocasión de demostrarle al técnico lo equivocado que está y los titulares, de seguir haciendo méritos para seguir ostentando tal condición, en algún caso un tanto dudosa por cierto.

Share This:

Un comentario

  1. Primero que todo… gracias por la foto Juan Carlos, esta genial y me he reído un montón ;).

    Con respecto a los cambios para este partido, son un ejemplo perfecto para continuar con la polémica sobre el sistema que Bielsa intenta en el Athletic.

    La inclusión de Toquero como volante intermedio -o mixto- por ejemplo, apunta a que Bielsa insiste en que el jugador que ocupe esa posición, debe tener desplazamiento y movilidad, por encima de control del balón y pase.

    Yo no estoy de acuerdo con Bielsa en ese planteamiento, y por eso no me gusta De Marcos en esa posición. Un volante intermedio para mi, debe llegar al ataque en segunda línea, recoger revotes, tener un buen disparo de larga distancia y cortar los contragolpes que se puedan estar formando. En ese sentido Bielsa le ha dado a De Marcos demasiadas libertades, el chaval llega al ataque en primera línea y muchas veces parece un media punta o un extremo, lo cual es interesante, siempre y cuando alguien se quede atrás realizando los relevos.

    Algo similar sucede con Muniain cuando juega de volante ofensivo, olvida demasiado rápido su labor de enganche y no aporta lucidez desde una segunda línea.

    El sistema de Bielsa en el Athletic es en teoría un 4-3-3, por describirlo de forma simplificada, sin embargo el equipo en términos prácticos juega un imposible 4-1-1-4, con solo 2 medios (Iturraspe y Herrera), uno por delante del otro, lo cual produce un equipo largo y con muchos espacios para ser atacado con un simple pase en profundidad. Hay que apuntar, que eso no sucede desde esta temporada, en la pasada también sucedía, pero un tal Javi Martínez, cortaba y cortaba juego de forma más que notoria.

    Personalmente nunca había visto un equipo de Bielsa tan indisciplinado tácticamente, con las líneas abiertas y nada de contención en el centro.

    Si mañana Toquero entra y se sitúa ligeramente por delante de Iturraspe, manteniendo su zona y ayudando en la contención con presión y marca, me sorprendería gratamente, aunque insisto que al igual que De Marcos, no tiene las características para esa posición, como por ejemplo sí las tienen Iñigo Pérez o el juvenil Peña.

    Se necesita agregar a este plantel un mediocampista urgentemente.

    Saludos.