Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Bilbao Athletic, algunos apuntes a vuelapluma



La expulsión de Unai Bilbao al inicio de la segunda parte determinó la suerte del partido. Foto AC

La expulsión de Unai Bilbao al inicio de la segunda parte determinó la suerte del partido. Foto AC

Regreso a Segunda A con derrota en casa. Inmerecida y cruel. El equipo llegó al estreno justo de preparación después de una pretemporada complicada. Ziganda lamentaba que había algún jugador con diez días de preparación.

El equipo necesita hacerse al ritmo de la categoría. En muchas acciones faltó esa décima de segundo que separa el éxito del fracaso de una jugada, el llevarse el balón o perderlo. Es cuestión de tiempo, pero vendría bien que mientras tanto se sumaran algunos puntos.

El Girona, que el año pasado perdió el ascenso directo a Primera en el último minuto del último partido, y el play off dejándose remontar un 0-3 en casa por el Zaragoza, demostró más empaque y contundencia que unos cachorros con una media de edad que ronda los veinte años.

De acuerdo con el catecismo de Ziganda, el equipo prima sobre las individualidades. Así ha rayado a gran nivel desde que Cuco se sienta en el banquillo, y así logró el éxito del ascenso. El Bilbao Athletic está para hacer jugadores, pero el conjunto es mejor que la suma de las individualidades. Mérito del entrenador.

Si se sigue cumpliendo la premisa anterior, el Bilbao Athletic será un equipo difícil de batir. Está bien organizado y todo el mundo sabe lo que tiene que hacer. Cuando alcance su velocidad de crucero llegarán los resultados. La Segunda División es una categoría muy potente, pero el Bilbao Athletic tiene pinta de que sabrá competir.

Todo equipo necesita lideres, gente con galones capaz de arrastrar a sus compañeros. Aunque son todos muy jóvenes, algunos ya atesoran cierta trayectoria. Unai López, por ejemplo, ya ha debutado con el primer equipo. Guarrotxena, que salió desde el banquillo, viene de jugar el año pasado en Segunda con el Tenerife. Ante el Girona no se vieron esos galones. Y hacen falta.

Qué fácil es arbitrar a un equipo filial. La actuación del balear Cuadra Fernández fue lamentable. El gol viene precedido de un fuera de juego tan clamoroso que es incomprensible que el linier no viera. La segunda tarjeta a Unai Bilbao no admite duda, pero entradas como esa hubo varias a lo largo del partido sin que merecieran igual sanción. A Unai López le dieron como a una estera sin que el colegiado se diera por aludido. A Cuadra Fernández le quiero ver arbitrar así a la Ponferradina en El Toralín, por ejemplo.

Según datos facilitados por el club, hubo 7.900 espectadores en San Mamés. Las nueve de la noche del lunes de Aste Nagusia no se antoja el momento más apetecible para ir al fútbol, pero así y todo, parece una cifra muy baja tratándose el retorno del Bilbao Athletic a Segunda A. Los precios de las entradas en taquilla no son excusa. 44.000 socios podían entrar gratis al campo o prestar su carnet. La Junta se ha dado un plazo de dos jornadas para afinar su gestión de los partidos del filial. Seguro que el domingo, 6 de septiembre, a las 12:00 del mediodía, con el Mallorca como visitante, las gradas tendrán un mejor aspecto. El Bilbao Athletic necesita del apoyo de su gente.

 

Share This: