Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

¿Cantera contra la crisis?



Sergio Sánchez ha sido el segundo vizcaino en debutar con el Bilbao Basket. Foto GBB

Sergio Sánchez ha sido el segundo vizcaino en debutar con el Bilbao Basket. Foto GBB

El Bilbao Basket vuelve a recibir un golpe a sus previsiones económicas y deportivas que le obligará a reformular su proyecto

Si no quieres taza, toma taza y media. Aún el Bilbao Basket y los aficionados trataban de asimilar la marcha de Gescrap como patrocinador principal cuando llegó la noticia de que la Diputación de Bizkaia ha decidido retirar toda ayuda al deporte profesional para 2013. En lo que afecta al baloncesto, las cuentas del club se han quedado en apenas un mes sin unos 3 millones y medio de euros, un tercio del último presupuesto aprobado en diciembre de 2011 que superó por poco los 11 millones. Los problemas de tesorería son, pues, evidentes. “Importante desajuste que no afecta de forma superlativa a esta temporada”, decía el comunicado del Bilbao Basket.
La realidad se pintará como sea, pero las vacas han adelgazado de repente, el horizonte se ha cubierto de negrísimos nubarrones y hay quien piensa que el futuro del club corre un más que serio peligro. Vamos, que de esta no sale. Quizás no sea para tanto, pero es evidente que las cosas van a cambiar, tendrán que cambiar. La temporada en curso se va a salvar como se pueda, pero para la siguiente habrá que realizar una reformulación del proyecto, a menos que las negociaciones para la búsqueda de un nuevo patrocinador concluyan con un éxito que en el actual contexto económico resulta difícil vislumbrar.
Ocurre que al Bilbao Basket le ha tocado lo que a todo los demás que no se llaman Barcelona o Real Madrid. El deporte profesional va a tener que adecuarse a los durísimos tiempos presentes y el baloncesto y el Bilbao Basket no son ajenos a ello. El dinero público tiene que dedicarse a otras cosas más urgentes y el club tendrá que apretarse el cinturón. Por ejemplo, los gastos destinados a la plantilla de la pasada temporada rozaron los 7 millones de euros, una cantidad imposible de asumir en años venideros. El próximo presupuesto se situará, quizás, en torno a los 8 millones de euros que, aún así, sigue siendo superior a la de la mayoría de los clubes de la Liga ACB. El sexto, en concreto, según algunas estimaciones.
Con esa cantidad, se puede andar de sobra en la máxima categoría. El problema son las deudas que pueda acumular el club en estos meses y que pueden lastrarle gravemente en un futuro. En este contexto de crisis, opinan muchos que la solución para muchos clubes está en la cantera, el que la tenga. Que no es el caso del Bilbao Basket. La pretensión, la necesidad, de contar al menos con un equipo inferior en el que foguear jugadores y formar los reglamentarios cupos choca con la nueva situación creada. Los encargados de ponerlo en marcha siempre lo dijeron con la boca pequeña, sin verdadera convicción, y con la excusa de la falta de dinero, pese a contar con un presupuesto importante, nunca se hizo una apuesta verdadera. Dinero que sí había para fichar a Dario Saric, por ejemplo.
Por menos de lo que iba a costar inicialmente hacerse con los derechos del croata, se puede hacer un equipo que compita en alguna de las divisiones inferiores. El Bilbao Basket y el Obradoiro son los únicos clubes de la Liga Endesa que no cuentan con una estructura, siquiera mínima, de cantera. Y los otros 16 no pueden estar equivocados. Ahora, el club se encuentra con una importante merma en sus ingresos y sin una base de jugadores que permita reducir costes en el futuro y respaldar el primer equipo. Porque el capítulo deportivo también se resiente y, con ocasión de las recientes lesiones de Raúl López y Moerman, Fotis Katsikaris ya ha dejado caer algún lamento en voz baja por tener que entrenar con menos de diez jugadores.
Quizás a partir de ahora el Bilbao Basket y sus rectores tengan que mostrarse más cercanos, receptivos y sensibles hacia lo que les rodea, que eso y no otra cosa es el efecto Miribilla. No hace falta un despliegue de medios exagerado ni irse a los Balcanes para encontrar futuras perlas. Ahora mismo en Bizkaia hay al menos cuatro jugadores que están en la órbita de la selección española de sus respectivas categorías. Juan Orenga, integrante del cuerpo técnico de la Federación Española, ha contactado con ellos en diversas ocasiones y clubes de ACB no les pierden de vista, por si acaso. Las selecciones infantil y cadete se acaban de proclamar campeonas de Euskadi y los equipos vizcainos ocupan posiciones destacadas en las Ligas vascas de las respectivas categorías sin jugadores de fuera de Bizkaia. O sea, que material existe; solo hay que atenderlo, cuidarlo y formarlo.
Dicen que del roce suele surgir el cariño y si el Bilbao Basket se acerca al resto del baloncesto vizcaino más allá de los campus, quizás consiga aumentar la base de seguidores de la que nutrirse deportiva y económicamente. Valga como ejemplo el Baskonia, que de momento se ha escapado de los recortes institucionales. Porque en Gasteiz y Araba el club que preside Josean Querejeta lo impregna todo gracias al acusado sentido de pertenencia que muestran sus seguidores, educados desde las categorías inferiores.
La noticia del debut de Sergio Sánchez en Bélgica fue un oasis porque no se adivina al próximo jugador vizcaino que pueda llegar en el corto plazo a la ACB. Pero dicen que apostar por la cantera es apostar por el futuro. El Cajabilbao, que no gozó en su momento de las simpatías unánimes de los clubes de la provincia por su agresiva política de captación, desapareció de mala manera, pero al menos dejó un legado en forma de jugadores de los que el baloncesto vizcaino, y el propio Bilbao Basket, se nutrió durante muchos años posteriores.
El pasado fue así, el presente es el que es, con la economía muy dañada y una relación con el entorno muy mejorable. En cuanto al futuro, ese que muchos pueden ver negro, hay que recordar que se espera para el año que viene un equipo de la NBA en Bilbao y dentro de dos, el Mundial. El Bilbao Basket es la razón de que las instituciones hayan hecho esta apuesta por el baloncesto y no parece probable que ahora lo dejen caer. Pero el club va a necesitar otras muletas en las que apoyarse para seguir avanzando, esas que suministra el efecto Miribilla.

Share This:

3 Comentarios

  1. Varias reflexiones:
    Espero que no nos toque desaparecer otra vez.
    No nos debería importar ser más flexibles, demos un paso atras. Se puede competir con un quinteto titular, un recambio para el base, otro para los exteriores y uno para la pintura. Todo aderazado con tres jovenes que puedan valer.
    También estoy a favor de la cantera, pero solo es una alternativa, también se puede tirar con cedidos de Madrid, Barcelona, etc
    Lo negativo es que se ha de encontrar un patrocinador (está difícil), lo positivo, que nos podemos desacer de varios contratos como el de Hervelle, Zisis, Kostas o Grimau (digo contratos, sí con el ajuste se quieren quedar perfecto).

  2. Hola a todos:

    Introduzco un par de matices al artículo. Me dicen desde Galicia que el Obradoiro sí tiene equipos de categorías inferiores. Y comentan también en otros fotos que el Gipuzkoa Basket no los tiene. Estructura propia como tal no tiene, es cierto, pero el GBC cuenta con sólidos acuerdos con el Iraurgi, en cuya presentación estuvo presente el presidente del GBC en lugar destacado, y la Fedración Guipuzcoana. El Lagun Aro mantiene jugadores convenidos en Azpeitia y estrecha relación en el apartado de entrenadores. La situación en este momento del Bilbao Basket es, por tanto, única, que es de lo que trata el fondo del artículo.

    Saludos y a seguir debatiendo

  3. El fondo del post me parece ridículo por no decir otra cosa!!!! que no es el athletik!!!!! cantera en euskalherria de basket: eso no existe, es absurdo si quiera plantearlo d entro de un proyecto de competicion viable. Roberto, el GBC no tiene NINGUN TIPO DE ESTRUCTURA DE CANTERA, ni n ha dedicado nunca esfuerzo serio alguno a lograrlo. Tratar, no de negar, sino de matizar esto, es MENTIR y TERGIVERSAR.
    Si ya el basket español atraviesa su época más lamentable y negra en lo que ha cantera se refiere, imaginaos aquí.
    Y finalmente por apoyar a roberto. Efectivamente, en galicia siempre ha existido cantera de basket. Dentro del desastroso entramado deportivo que tienen, bueno, acorde con todo lo demas en esa “comunidad”, el basket tiene tirón, algo que nunca tendrá aqui por razones meramente filosóficas.