Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Conexión Salónica



Un 2+1 de Grimau tras un triple de Doblas cerró prácticamente el partido a falta de algo más de tres minutos. Foto UBB

Grimau secundó perfectamente a los griegos para llevar al Bilbao Basket a una cómoda victoria. Foto UBB

Tuvieron que ser dos tipos nacidos en Salónica con unos pocos meses de diferencia y llegados a Bizkaia para vestir la camiseta negra del Uxue Bilbao Basket los que impidieron que los equipos guipuzcoanos hicieran pleno en el fin de semana de derbis de Bilbao. Nikos Zisis y Kostas Vasileiadis acapararon el brillo en la victoria ante el Lagun Aro GBC (91-72), que no supuso ninguna sorpresa por más que los donostiarras llegaran en una línea ascendente de juego, que no de resultados. De todas formas, sigue habiendo bastante diferencia entre ambos conjuntos y se puso de manifiesto a partir del segundo cuarto. Hasta entonces, el partido se había jugado a cambiar canastas, sin que las defensas pudieran imponerse a ataques que fluían sin demasiada oposición.

Es lo que le gusta hacer al Lagun Aro, aquello para lo que está diseñado, aunque las estadísticas digan que el equipo de Sito Alonso es aún el que menos puntos mete en la Liga Endesa. Pero jugando un baloncesto blando, de fogueo, no se puede ganar a este Uxue Bilbao Basket que es el tercer máximo anotador de la competición. Después del 27-26 del primer cuarto en el que Vasileiadis sumó 10 puntos para quitarse la rabia por no haber jugado en el tramo final del duelo ante el Riga, los hombres de negro empezaron a apretar las clavijas en defensa poco a poco. El Lagun Aro se sujetaba al partido porque aún le aguantaba el físico y metía sus tiros. Pero Morris Finley apenas podía participar por la buena defensa del Uxue Bilbao Basket y eso le desconectó del juego durante muchos minutos y Raúl Neto, que ha cedido mucho protagonismo con la nueva configuración de la plantilla donostiarra, tampoco logró hacerse con el mando.

Qyntel Woods, que solo generaba para sí mismo, mantuvo a su equipo por delante al inicio del segundo cuarto con siete puntos para el 33-35. Acto seguido, un triple de Vasileiadis, autor de 15 puntos en la primera parte, dio al Uxue Bilbao Basket la delantera definitiva. Ya no volverían a estar por detrás los hombres de Fotis Katsikaris, que empezaron a manejar el partido con cierta comodidad de la mano de Zisis. El base griego fue menospreciado en la pizarra de Sito Alonso que, tras mirar a sus números globales, le permitió una libertad de acción que, al final, se le volvió en contra. El director de juego del conjunto de Miribilla ha ganado mucha confianza tras su triple ante el VEF Riga y ha entendido que hay ocasiones, como ayer, en que se requieren sus puntos.

Rakovic había sustituido a Hamilton que, además de perder tres balones seguidos, no estaba pudiendo con David Doblas. Como en los tiempos en los que coincidieron en el Montepaschi Siena, el serbio se asoció con Zisis para el juego del bloqueo y continuación y el de Salónica tuvo todos los espacios del mundo para decidir lo que quisiera. Penetrar, asistir, tirar… Al final, se fue a 15 puntos tras el descanso, 21 en total, para completar su partido más lustroso desde que está en Bilbao en cuestión numérica y uno de los mejores de su trayectoria reciente. La defensa del Uxue Bilbao Basket, Doblas al margen, permitía ya pocas alegrías al Lagun Aro, cuyo banquillo solo aportó nueve puntos. El técnico donostiarra tuvo que exprimir, por tanto, a sus titulares y eso se acabó notando en la cantidad de tiros abiertos que fallaron sus jugadores por culpa del cansancio.

El partido estaba ahí, en 6-8 puntos de ventaja para los bilbainos, que recibían los contados golpes de los visitantes sin tambalearse y sin forzar a alguna de sus piezas principales. El golpe de gracia le correspondió a Roger Grimau, que aprovechó su ventaja física en el poste bajo para ser el protagonista del inicio del último cuarto. Cinco puntos suyos marcaron un parcial de 8-0 que rompió el partido (74-60). Después de un triple de Doblas, celebrado por el cántabro como si fuera un tiro decisivo aunque solo daba algo de vida al Lagun Aro, Zisis zanjó el asunto con un 2+1 a tres minutos y medio del final.

El derbi estaba resuelto gracias a la conexión de dos griegos de Salónica y a la mayor amplitud de plantilla del Uxue Bilbao Basket, que se empleó con la tensión precisa para marcar la distancia entre el cuarto clasificado de la Liga Endesa y el último, en un partido en el que no podía fallar. El exigente duelo europeo del martes anterior no pesó y hubo tiempo, incluso, para que aparecieran en cancha todos los jugadores. En los últimos 53 segundos, salió Sergio Sánchez para provocar que hubieran dos bilbainos formados en Maristas en cancha al mismo tiempo: él y Javi Salgado, ovacionado por la parroquia del Bilbao Arena como corresponde. El duodécimo jugador de la plantilla del Uxue Bilbao Basket tuvo tiempo para anotar su primera canasta en la competición y poner la guinda, junto con el mate posterior de Moerman, a una actuación muy completa de los hombres de negro. Ahora hay una semana por delante para preparar el duelo del próximo domingo ante el Unicaja y, sobre todo, el partido de ida de los cuartos de final de la Eurocup ante el Ratiopharm Ulm. Los aficionados bilbainos confían en que su equipo doble todas las semanas de marzo porque eso supondría que ha llegado lejos. Da la impresión de que los jugadores han redoblado su autoestima con las últimas victorias, que se han soltado y han recuperado el hambre. Y eso convierte al Uxue Bilbao Basket en un equipo muy peligroso.

Share This: