Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

David López apunta a la Premier League



David López puede jugar el año próximo en la Premier League. El Brighton disputa los play off de ascenso

David López puede jugar el año próximo en la Premier League. El Brighton disputa los play off de ascenso

David López es una gaviota. El ex jugador rojiblanco se ha convertido en uno de los referentes del Brighton, club que luce en su escudo una gaviota y que recibe el apelativo de seagulls (gaviotas) en el resto de Inglaterra. Y allí, afincado en la costa sur de la principal isla del Reino Unido, el centrocampista riojano ha vuelto a sentirse importante. Dejó el Athletic el pasado 31 de agosto y pocas horas después se enroló en el club británico, que milita en Segunda División. A la vista está que ha aprovechado el tiempo porque su equipo está clasificado para el play off de ascenso a la Premier, que comenzará este viernes contra el Criystal Palace. El riojano está llamado a la máxima categoría del fútbol británico: si no asciende con el Brighton, tendrá plaza en un equipo de la zona media de la tabla que lleva tiempo con los ojos puestos sobre el futbolista. El ex jugador del Athletic es el centrocampista con más goles del equipo (9) y pelea por acabar el curso en el podio de los goleadores del Brighton, que ahora comandan los delanteros Mackail-Smith (11), Ulloa (10) y Barnes (9).

Está haciendo una segunda vuelta espectacular. David es la alegría del vestuario”, relata Bruno Saltor, otro de los hispanos que hacen carrera en el Brighton. El catalán, con pasado en Espanyol, Lleida, Almería y Valencia hizo las maletas el pasado verano para probar fortuna en el conjunto que dirige Gustavo Poyet, técnico al que sus buenas maneras en el club de las gaviotas también le abrirán las puertas de la Premier. Además de Bruno Saltor, David López coincide en Brighton con Vicente (ex del Valencia), el gasteiztarra Íñigo Calderón, Andrea Orlandi (Alavés y Barça B) y Ulloa (Almería).

López es un tipo de interior, nacido en Logroño y formado futbolísticamente en Osasuna, pero que siente pasión por la costa. Una gaviota. Llegó a Brighton de tapadillo y con el equipo formado, así que le costó hacerse con el puesto. La falta de minutos en las alineaciones animó a los que bendijeron su salida del Athletic a defender que ya habían pasado sus mejores años futbolísticos, pero el paso de las jornadas y la acumulación de entrenamientos le han hecho un fijo en los planteamientos del Brighton. La grada del Falmer Stadium, con capacidad para 30.000 espectadores, le dedica una tonadilla especial cada vez que destaca y su popularidad en la localidad turística va en aumento. La cuenta personal de twitter del centrocampista no para de recibir añadidos de seguidores: los de nuevo cuño son nativos británicos con pasión por el Brighton & Hove Albion, un club fundado el 21 de agosto de 1901 -el mismo día en el que doce años más tarde San Mamés acogió su primer partido- y que como mayor gesta tiene la Community Shield de 1910.

El Brighton se presentará en la primera ronda del play off de ascenso (10 y 13 de mayo) después de haber derrotado al Wolves en un partido con magia para los aficionados, que se ven en el trampolín para un año espectacular. “En Inglaterra se respetan muchísimo todos los partidos, pero acercarte al play off es diferente. La afición está entregada y con muchas ganas, te paran por la calle y se ve que están disfrutando”, confirma David López. El centrocampista vive de una manera especial la previa del duelo contra el Crystal Palace, aunque sin llegar al punto de la hinchada, que tiene en el Crystal a un enemigo histórico.

El apelativo de derbi para el Brighton salta con solo mentar al Crystal Palace, con sede al sur de Londres, en Croydon. A 75 kilómetros de las playas de Brighton. Salta a la vista que entre medias hay una colección de equipos a los que los Seagulls se han enfrentado en cientos de ocasiones, pero el cruce con el Crystal Palace es único desde que pelearon por el ascenso y por la FA Cup en 1977. Allan Mullery entrenaba al Brighton y Terry Venables al Crystal Palace. Los dos habían coincidido años atrás como jugadores en el Tottenham cuando Venables aspiraba a ser capitán y el manager del club decidió dar el brazalete a Mullery. El morbo de una anciana disputa entre técnicos y las dificultades que se habían planteado los dos equipos durante el campeonato encendieron una chispa que explosionó en uno de los partidos de desempate de la eliminatoria de FA Cup: se jugó en Londres y salió victorioso el Crystal Palace porque el árbitro, entre otras razones, ordenó repetir un penalti. Eliminado el Brighton, desde entonces su hinchada siempre ha tenido en el punto de mira al club londinense.

Spanish Dave (el grito de guerra del Falmer al referirse a David) se prepara para una eliminatoria épica. Y se empapa de la tradición de su club, que tiene en la pelea con el Crystal Palace algo más que una cruzada. En el fútbol británico es común que los equipos reciban apodos y sobrenombres. Pues bien, al costero Brighton siempre se le ha conocido por dolphin (delfín) o shrimp (camarón)… Hasta aquel enfrentamiento de los años 70 con el Crystal Palace, al que bautizan Eagle (águila). ¿Cómo hacerle frente? Con el arrojo de una gaviota (seagull) capaz de plantar cara hasta la muerte a cualquier animal.

Share This: