Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Del gol de Michel al único doblete



El Athletic juvenil se ha encontrado con el Real Madrid en seis finales de Copa. En cuatro ocasiones, los rojiblancos resultaron ganadores. La primera Copa, la de la temporada 62-63 fue ante los merengues. Después vinieron la de la 64-65, la del 83-84 y la última, la del 2009-10. En medio hubo dos tropiezos: el de la temporada 70-71 y, sobre todo, el de la temporada 80-81, que pasó a la historia como la final del gol de Michel.

Aquella final se disputó en el Vicente Calderón. En el Real Madrid se alineaba el embrión de lo que pocos años más tarde se conocería como la ‘quinta del Buitre’, Butragueño, Pardeza, Michel, Martín Vázquez y Sanchís. Niko Estéfano dirigía un equipo rojiblanco que también tendría mucha proyección. Jugaron aquel partido Iru, Murua, Patxi Salinas, Uriarte, Bakero, Ruben Bilbao, Egileor, Aspiazu, Sergio, Julio Salinas y Oscar Vivanco.

Michel, que jugaba su último partido como juvenil, remató raso al lateral de la red, más cerca del hierro que del poste y el balón entró en la portería por un agujero. El árbitro Miguel Pérez fue el único que vio gol y aquel tanto marcó definitivamente la suerte de un partido que acabó 2-1 favorable al Real Madrid.

Tres años después Niko Estéfano tuvo ocasión de desquitarse de aquella injusticia ganando una nueva final a los merengues dirigiendo un equipo en el que se alineaban, entre otros, futbolistas como Ayarza, Ayucar, Ferreira, Lizarralde o Roberto Martínez.

Once años después de la final del gol de Michel llegó el primer y único doblete que ha conseguido el juvenil del Athletic a lo largo de su extensa trayectoria. La temporada 91-92 fue atípica en la historia del fútbol juvenil puesto que fue una de las cinco en las que la Federación Española organizó un campeonato de categoría sub-19 a nivel estatal. El Athletic ganó aquella Liga, una Primera División de la categoría, superando a rivales como el Barcelona, Real Madrid, Valencia, Atlético, Zaragoza, Sevilla, Betis, Osasuna, Valladolid, Las Palmas, Rayo, Damm, Badajoz y Espanyol.

José Mari Amorrortu era entonces un entrenador debutante que tuvo a su disposición un magnífico plantel en el que ya destacaba sobre sus compañeros Julen Guerrero. Gontzal Suances, el entrenador que se sentará este sábado en el banquillo del Athletic, era entonces un fijo en la delantera junto a Aitor Huegun, que disputaba el puesto en el eje del ataque con Bolo. Cortina, Karanka, Lambea, Txutxi, Ruiz Otxoa, Andrés, Edu Martínez, los hermanos Bidaurrazaga, Urizar, Yagüe, Gurtubay, Fernández de Larrinoa y Gorbea completaban aquella gran plantilla.

Al Athletic le sobró la última jornada. Ganó la Liga con dieciocho victorias, cuatro empates y ocho derrotas. En la penúltima jornada se proclamó campeón goleando 5-1 al Betis.

En la Copa los de Amorrortu eliminaron a Osasuna, Damm y Valladolid, antes de encontrarse con el Betis en la histórica final de Los Pajaritos de Soria. Guerrero marcó prácticamente en la jugada inicial, pero el partido se fue complicando, llegó el empate con un gol en propia puerta, la prórroga y los penaltis. Edu Martínez, Lambea, Karanka y Suances marcaron en su turno, mientras que el Betis solo acertaba en dos ocasiones.

Después de ocho años de sequía en los que el Athletic perdió dos finales ante el Barcelona, los cachorros lograban un doblete de gran valor para el club en un momento especialmente delicado del primer equipo, que había iniciado la década de los 90 rodeado de problemas deportivos e institucionales. Si la Liga se había celebrado con alegría, el éxito de la Copa tuvo una repercusión extraordinaria. Tendrían que pasar otros dieciocho años para que el Athletic volviera a levantar un nuevo trofeo.

Share This:

Un comentario

  1. Yo siempre había creido que el arbritro de la final del gol de Michel había sido Ramos Marcos. Mira por donde, lo mal que me caia este arbitro y no tenía razón para ello…..:-))))).

    Viendo los nombres de los integrantes de estos equipos juveniles y los que luego se afianzaron en el primer equipo podriamos decir que si de los jugadores juveniles de este año llegan dos o tres ya sería un éxito.

    Un saludo.