Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Diez puntos para el sueño de Charleroi



 

Al Bilbao Basket no le preocupó nunca el protagonismo anotador de Delaney

Al Bilbao Basket no le preocupó nunca el protagonismo anotador de Delaney

Por las calles de Bilbao y los buscadores y los foros de internet ya circula una palabra que en estas tres próximas semanas puede repetirse muchas veces: Charleroi. Esa ciudad, de la que hasta ahora muchos sabían que estaba en Bélgica y poco más, puede ser un destino que añadir al catálogo de viajes del seguidor al deporte de Bizkaia. No será Bucarest, ni Gelsenkirchen, ni mucho menos Manchester, pero para los aficionados al baloncesto, que en su día ya se ilusionaron con Turín o Gasteiz, la principal localidad de la región de Valonia redobla esa emoción porque lo que allí se va a disputar el 13 de abril es la final de la Eurocup.

El Uxue Bilbao Basket y, sobre todo, esa marea de seguidores que se dio en llamar ‘efecto Miribilla’ ya buscan la manera de llegar hasta allí y mucha gente ya ha cerrado sus viajes para ahorrarse algunos euros. La victoria que los hombres de negro lograron en la cancha del Budivelnik Kiev ha llevado a no dilatar más la espera, a saltarse la natural prudencia que debe guardarse cuando se disputan una semifinales europeas. Diez puntos a favor parecen una renta suficiente para desbordar el optimismo y pensar que Fotis Katsikaris y sus jugadores van a volver a hacer historia para el baloncesto y el deporte vizcaino.

Lo parecen y, probablemente, lo serán, salvo que ocurran cosas muy extrañas el próximo miércoles a partir de las 20.00 horas. El Uxue Bilbao Basket es mejor equipo que el Budivelnik Kiev y lo demostró en un partido de ida en el que los hombres de negro volvieron a hacer un partido in crescendo en el que lo mejor ocurrió en el tercer cuarto y en el que quedó la sensación de que la ventaja podía haber sido más amplia, aunque esos diez puntos los habría firmado cualquiera. Solo un ligero bajón, seguramente provocado por las dudas de si conservar una renta de 14 puntos (57-71) o ir a por más, permitió a los ucranianos recuperar las distancias y colocarse a cinco mediado el último cuarto (70-75). Pero el oficio permitió al Uxue Bilbao Basket devolver las cosas a su lugar y Nikos Zisis cerró con un triple esa diferencia redonda tras un partido en el que los de Katsikaris no perdieron ningún cuarto.

Como ocurrió ante el Ratiopharm Ulm, un jugador monopolizó el ataque del Budivelnik e hizo que mucha gente temiera por la suerte del partido. Malcolm Delaney anotó 38 puntos en 38 minutos después de lanzar trece tiros de campo y dieciseis tiros libres, pero su actuación, pese a lograr casi la mitad de los puntos, no mejoró a su equipo. Pese a tener tanto el balón en sus manos, el escolta de Baltimore solo dio una asistencia y provocó que tras él, el siguiente anotador de su equipo lograra solo once puntos. El Uxue Bilbao Basket se despreocupó de Delaney porque sabía que uno contra cinco iba a ganar. El mérito de la defensa planteada por Katsikaris fue desactivar a Leo Lyons, el otro estadounidense que por su versatilidad podía generar más problemas, y conseguir que los enormes pívots del Budivelnik tuvieran un papel marginal.

El conjunto bilbaino actuó como procedía y como ha hecho otras veces en esta Eurocup: con paciencia para madurar el partido y con determinación en el momento en el que el rival se tambaleaba. Era una cuestión de ritmo porque un equipo que utiliza tantas defensas zonales es porque alguna debilidad quiere ocultar y puede engañar a algunos, pero no a un equipo que tiene al mando a Raúl López y Nikos Zisis. Los dos bases leyeron el partido perfectamente y entendieron que la consigna era alimentar a Lamont Hamilton, que recuperó esa versión explosiva y contundente que llamó la atención a comienzos de temporada y se fue hasta los 26 puntos.

Cada mate del pívot neoyorkino era un martillazo en la moral de los ucranianos. Anisimov y Anikiienko sufrían por su escasa movilidad y el dispositivo defensivo del Budivelnik Kiev saltó por los aires. Contra el one-man-show de Malcolm Delaney, el Uxue Bilbao Basket opuso responsabilidad coral. Así, los bases anotaron 19 puntos, los aleros 34 y los pívots 40 con un reparto casi matemáticamente perfecto entre el juego exterior y el juego interior para superar su tope histórico de puntos en competición europea. El regreso de Kostas Vasileiadis añadió filo al ataque ya que Fran Pilepic se mostró algo apocado tras sufrir en los primeros ataques el acierto de Delaney. Pese a la ausencia de Roger Grimau, la rotación del Uxue Bilbao Basket no bajó el tono en ningún momento y sacó a relucir las debilidades de un rival que, además, ha perdido a Rihards Kuksiks, una de sus ocho piezas principales.

El catalán volverá, probablemente, el próximo miércoles para añadir fortaleza defensiva a los planes de Fotis Katsikaris. Aunque el Budivelnik Kiev haya llegado hasta semifinales dejando atrás a buenos equipos, no se ve la manera de que pueda recuperar los diez puntos a poco que el Uxue Bilbao Basket esté metido en la tarea, se emplee con la necesaria intensidad en defensa y no se vuelva loco. Solo el Real Madrid ha ganado en Miribilla este año por más de 10 puntos y los de la capital de Ucrania están muy lejos de ese nivel. Algo más que Malcolm Delaney tendrán que oponer para aspirar, al menos, a competir hasta el final de los 80 minutos de la eliminatoria.

Esta es la consigna que debe marcar esta semana de espera que se haría larga si no fuera porque el domingo hay partido en Manresa. Los seguidores pueden adelantar las tareas de organización de sus viajes, pero el equipo debe controlar la euforia y comportarse con la misma seriedad para evitar lo que sería un disgusto mayúsculo. El ‘efecto Miribilla’ tiene una cita ineludible el próximo miércoles en el Bilbao Arena antes de desplazarse a Charleroi donde podría encontrarse con el Lokomotiv Kuban. Los rusos ganaron también por diez puntos en su visita a Valencia después de dominar con gran autoridad durante muchos minutos al conjunto de Velimir Perasovic. Los taronjas dicen que mientras hay vida hay esperanza, pero su problema es que tienen delante al que, quizás, es el mejor equipo de la Eurocup. Pero en una final todos se igualan y el Uxue Bilbao Basket está a medio paso de ese sueño que le abriría de nuevo las puertas de la Euroliga.

Share This:

Un comentario

  1. Daba la impresiòn de que Delaney buscó ayer un escaparate para la temporada que viene y se olvidó del equipo, lo cual fue una bendición para el Bilbao Basket.