Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El 300 fue malo



Hamilton se lució en el primer acto pero luego no tuvo continuidad. Foto ACB

Hamilton se lució en el primer acto pero luego no tuvo continuidad. Foto ACB

El Uxue Bilbao Basket no pudo celebrar su partido 300 en la Liga ACB con un triunfo en Zaragoza y fue a caer, curiosamente, contra el único equipo al que había ganado siempre desde que está en la máxima categoría. El 100 y el 200 sí fueron exitosos, pero al séptimo enfrentamiento contra los maños, llegó la derrota, merecida porque el esfuerzo de los jugadores de Fotis Katsikaris se quedó bastante corto en aspectos esenciales del juego. El parón de estos días se dejó notar ya que el Uxue Bilbao Basket careció de la tensión necesaria para superar a un rival quizás más necesitado de la victoria para perseguir su primera presencia en la Copa. No es que el CAI Zaragoza jugara un partido modélico, pero como indicó su técnico José Luis Abós realizó un “esfuerzo más constante”.

Porque el Uxue Bilbao Basket jugó con poca agresividad en general y a tirones en sus prestaciones ofensivas, lastrado por el mal partido de algunas piezas importantes. El mejor escribano echa un borrón y a Álex Mumbrú le tocó cerrar 2012 con, quizás, el peor partido que se le recuerda con la camiseta bilbaina. El capitán cerró el primer tiempo con cinco de las ocho pérdidas del equipo y eso fue una merma en la confianza general ya que, en palabras de Katsikaris, “él hace muchas cosas y nos equilibra”. Además, algunas de esas pérdidas provocaron canastas fáciles del CAI que así pudo compensar su desacierto en una de sus virtudes, cual es el lanzamiento desde detrás de la línea de 6,75 metros. Tampoco Vasileiadis estuvo bien porque asumió 15 tiros para meter solo cuatro. Sin sus dos faros exteriores inspirados, el Uxue Bilbao Basket habría necesitado otras cosas que se extraviaron en el camino entre turrones y mazapanes.

Durante la primera parte se jugó a intercambiar canastas con escaso contacto por las dos defensas 44-42). Y ninguno de los dos entrenadores estaba contento con esa dinámica, menos aún Katsikaris porque su equipo regaló un parcial de 7-0 para llegar al descanso por detrás cuando debería haber sido al contrario. Los pívots jugaban casi a placer: Norel, Jones y Fontet, en un lado, y Hamilton, en el otro. El estadounidense del Uxue Bilbao Basket llegó al descanso con 17 puntos, luciéndose ante el entrenador que le dio su primera oportunidad en el baloncesto europeo hace ya seis años en el Inca de la Liga LEB. Pero el de Brooklyn desapareció tras el descanso. La defensa del CAI Zaragoza se lo tomó en serio y Hamilton apenas pudo sumar dos triples más.

En el tercer cuarto, el partido se trabó. Los maños se fueron por siete puntos, pero el Uxue Bilbao Basket contestó con un parcial de 0-9 con sus suplentes en cancha y tomó de nuevo la delantera (53-55). Rakovic daba unos buenos minutos en las dos zonas, pero no hubo manera de prolongar el esfuerzo, ni cuando el conjunto bilbaino se colocó tres puntos arriba (57-60) a 7.45 del final para poder meter presión a su rival. El CAI se anotó entonces otro parcial de 7-0 y a los hombres de negro les entraron las prisas y volvieron a liarse en un final apretado. Errores en tiros libres, malas defensas y más pérdidas de balón allanaron el camino a los locales que se apoyaron en la sangre fría del croata Rudez y el mallorquín Llompart para certificar el triunfo ante un enemigo empeñado en dispararse al pie con algunas decisiones precipitadas.

En fin, la derrota complica sobremanera las opciones del Uxue Bilbao Basket de llegar a la Copa como cabeza de serie, algo que tiene una importancia relativa y en temporadas como la presente, en la que equipos como el Barcelona y el Unicaja circulan aún entre el quinto y el noveno puesto, quizás sea hasta bueno evitar. Que el equipo bilbaino estará en Gasteiz es algo casi seguro ya que solo una debacle en forma de dos derrotas muy abultadas y dos triunfos también muy amplios del Blusens Monbus lo podría evitar. Pero Katsikaris y sus hombres miran más allá y piensan en cerrar la primera vuelta con un balance que les impulse hacia el play-off. Su siguiente rival será el Valencia Basket, un hueso durísimo, en el primero de los tres enfrentamientos del mes de enero entre ambos equipos.

2013 se abrirá con el partido 301 del Uxue Bilbao Basket en la Liga ACB en la que cumple ocho temporadas y casi la mitad de la novena. Ha pasado el tiempo muy rápido ya que aún no se ha olvidado el amargo debut, aquella derrota por 47 puntos (57-104) el 3 de octubre de 2004 ante el Tau en La Casilla, uno de los tres pabellones que han visto las evoluciones de unos hombres que primero fueron de rojo y ahora son de negro. Tres son también los presidentes que ha tenido el club en estos años (Jon Arrinda, Xabier Jon Davalillo y Pedja Savovic) y tres, los entrenadores (Txus Vidorreta, Rafa Pueyo y Fotis Katsikaris). Por las filas bilbainas han pasado 65 jugadores de toda condición. Resulta llamativo que, hasta ahora, solo diez de esos jugadores hayan militado más de dos temporadas en el Bilbao Basket lo que viene a resaltar el movimiento que ha habido en la plantilla. De tal forma, solo Marko Banic (245) y Javi Salgado (204) han superado los 200 partidos y 25 jugadores no han superado los 15 partidos.

Con la derrota en Zaragoza, son 153 las que acumula el Uxue Bilbao Basket por 147 victorias. En estos 300 encuentros, que le mantienen en el vigésimoquinto puesto histórico de la ACB, el equipo bilbaino ha anotado 22.850 puntos y ha recibido 23.028. La derrota más amplia fue esa misma del estreno ante el Tau y el triunfo más amplio, por 40 puntos (98-58) ante el Obradoiro, coincidiendo con el partido 200. Ocho es su récord de triunfos consecutivos y el subcampeonato de Liga de hace dos años queda como su logro más destacado. Tienen que llegar más para un club que se resiste a abandonar la zona de privilegio de la mejor competición de Europa, de la que ya ha disfrutado en 300 ocasiones.

Share This: