Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El Athletic cambia de cara con Raúl García



Aduriz y Raúl García formaron una sociedad letal contra el Getafe .Foto AC

Aduriz y Raúl García formaron una sociedad letal contra el Getafe .Foto AC

Además de esos valores intangibles, pero tan importantes, como el carácter, la competitividad, el espíritu de combate y demás virtudes inherentes al fútbol de Raúl García, el jugador navarro ha traído al Athletic otros valores más palmarios y que saltan a simple vista con solo mirar la disposición del equipo en el campo. Con la incorporación del ex colchonero, Valverde dispone de un recurso de enorme valor para rediseñar el juego de ataque de su equipo. De hecho, esa metamorfosis ya se ha producido en el estreno. El Athletic jugó ante el Getafe con un doble delantero centro. Se intuía que Raúl García podía ocupar ese puesto en la media punta sin dueño definido desde que se marchó Herrera, pero lo cierto es que el navarro, más que media punta fue punta entero, compartiendo la posición con Aduriz, arrancando en paralelo con el goleador e incluso desplazándole en más de una ocasión de la perpendicular de la portería a una de las bandas. No fueron pocas las acciones de ataque en las que Aduriz hizo de extremo mientras Raúl García esperaba con la caña en el punto de penalti.

El Athletic cambió de cara en el estreno del navarro. El viejo dibujo con Aduriz en plan llanero solitario y los dos extremos formando una línea a la espalda del delantero con el media punta en el eje, dio paso un más clásico 4-4-2, sobre todo sin balón, en el Aduriz y Raúl García compartían trabajo en la punta, mientras que a su espalda, Susaeta y Aketxe, abiertos a las bandas, completaban línea con Beñat y San José. Son matices sutiles pero no por ello menos trascendentes. Que se lo pregunten sino a los centrales del Getafe, que se las tuvieron que ver con una pareja de cuidado que acabó haciéndoles tres goles.

Otro asunto no menos importante es el balón parado. Con Aduriz, Raúl García, San José en la plantilla de artilleros, y algún otro fijo discontinuo como Etxeita o Laporte, a los que también les gusta subir a rematar, la potencia de fuego del Athletic es temible en esta suerte. Así llegó el primer gol y así se pudo cobrar algún que otro penalti si el árbitro está más atento a lo que pasa en el área.

El debut de Raúl García no pudo ser mejor. Se llevó la mayor ovación cuando la megafonía recitó la alineación y fue despedido con honores cuando Valverde ordenó su cambio. El público también le ovacionó con ganas en la larga celebración de su gol, con dedicatoria al respetable desde un corner y carrera en solitario por la banda para abrazar a su paisano Sola en el banquillo. Raúl García fue y se sintió protagonista en todo momento y aunque en los compases iniciales se le vio un tanto ansioso por agradar y hacer las cosas bien, se centró pronto y acabó cumpliendo con todas las expectativas que ha despertado su fichaje, que son muchas e importantes para el futuro del Athletic. Si alguna vez hubo un debate en torno a esta incorporación, la discusión quedó zanjada desde que Raúl García tocó el primer balón.

Sumar los primeros tres puntos empezaba a ser imprescindible para que el Athletic no se viera envuelto en problemas para la tercera jornada. Los de Valverde consiguieron estrenar su casillero con cierta comodidad ante un Getafe que empieza a meterse en urgencias. El gol de Aduriz a la salida de un corner contribuyó sin duda a aclarar el panorama para los seis minutos del choque. El asunto pareció resuelto cuando en el minuto 23 Raúl García estrenó su cuenta goleadora. No es que el Athletic estuviera arrollando a su rival, pero el Getafe era un sujeto pasivo que a duras penas aguantaba el caudal de juego ofensivo que generaba, sobre todo, la banda derecha del Athletic gracias a un Susaeta resucitado y al habitual empuje de De Marcos desde atrás. Beñat distribuía y Aduriz descubría a un socio con el que va a disfrutar sin duda. Uno peina y el otro recoge, uno prolonga y el otro corre; y, sobre todo, los dos rematan y hacen goles.

La felicidad hubiera sido plena si la banda izquierda hubiera colaborado un poco más. Pero téngase en cuenta que Lekue y Aketxe forman una pareja que hace apenas unos meses estaba en el filial, así que tampoco es cosa de exigir antes  de tiempo y mucho menos si, como ocurrió ante el Getafe, Aketxe fue entrando en el partido a medida que el marcador le permitía ciertas confianzas, y Lekue acabó llevándose algunas de las mejores ovaciones de la segunda parte por su garra a la hora de defender y su calidad conduciendo la pelota por la banda o ayudando al ataque con sus incorporaciones.

El Athletic hubiera rodado mucho más fluido si San José no hubiera acusado su inactividad. El medio centro necesita tiempo y espacio para desarrollar su fútbol y habrá que esperar a que su maquinaria vuelva a funcionar con la finura con que lo hizo al comienzo de la temporada.

La que parece inevitable laguna que aparece en las segundas partes, también sembró algo de inquietud en alguna fase de la continuación. El gol que se tragó Iraizoz cuando había respondido con un paradón a un remate sorprendente, pudo complicar el tramo final del partido pero que el Getafe pasara a mayores era ciertamente improbable a la vista del desempeño de los dos equipos. Aduriz, quién sino, cerró el marcador y llevó el partido a un final placentero para los de casa.

Share This:

No hay comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Athletic cambia de cara con Raúl García | Orgullo Athleticzale - […] Origen: Aduriz y Raúl García marcan los goles de la primera victoria del Athletic […]