Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El Athletic de Valverde arranca la temporada con buen pie



Susaeta marcó el primer gol rojiblanco de la temporada. Un golazo. Foto MITXI

Susaeta marcó el primer gol rojiblanco de la temporada. Un golazo. Foto MITXI

La primera victoria suele ser la más celebrada en el vestuario. Sus benéficos efectos van más allá del valor de los puntos. La primera victoria es la que cambia las dudas por las certezas, es la que certifica que el trabajo que se ha hecho durante el verano ha sido el correcto, la que convence a los futbolistas de que están en el buen camino, de que lo que les cuenta el entrenador es lo más adecuado. Por todo eso es importante que la primera victoria llegue pronto; si lo hace en el partido inaugural de la temporada y encima fuera de casa, la dosis de autoestima es de tal calibre que mantiene al equipo flotando durante toda la semana.

El renovado Athletic de Valverde no ha podido empezar mejor la temporada. Su triunfo en Valladolid llegó por la vía de la organización y el trabajo bien hecho. Es verdad que se repitieron algunos viejos errores, que la defensa flaqueó en bastantes momentos, sobre todo en el inicio, que el equipo volvió a hacer el canelo concediendo el gol del empate dos minutos después de adelantarse en el marcador. Todo eso y algunas cosas más no pueden ni deben pasarse por alto; pero tampoco hay que menospreciar otras virtudes que tuvo el equipo durante muchos minutos que fueron las que, en definitiva, le llevó al éxito.

Las circunstancias del partido también beneficiaron al Athletic. A estas alturas del mes de agosto adelantarte en el marcador es hacer más de la mitad del trabajo. El reloj corre a favor del equipo que tiene ventaja porque las piernas están todavía más para la playa que para el césped. El cansancio es mal compañero de viaje para remontar un partido. Se corre menos defendiendo el resultado y se cometen menos errores cuando no estás urgido por la necesidad. El habitualmente gélido estadio Zorrilla fue un horno en el que se cocieron a fuego lento los protagonistas del choque hasta quedar convertidos en fostatina. El último cuarto de hora apenas se jugó entre calambres, cambios forzados por el agotamiento y errores que convirtieron el partido en una sucesión de balones regalados en el centro del campo.

El Athletic del estreno de Valverde fue el que ya se apuntaba a lo largo del verano con la inclusión de Iraizoz en la portería, lo que para muchos debió constituir una sorpresa. Hablamos del portero que ha sido el titular en las últimas cinco temporadas, lo que por encima de polémicas, le hace merecedor de un respeto. Que el nuevo entrenador confíe en él entraba dentro de lo previsible a pesar de que se haya perdido buena parte de la pretemporada y de que Herrerín lo haya hecho bien en las oportunidades que ha tenido.

Aclarado el asunto del portero, el resto de la alineación fue la prevista tras la lesión de San José. Que Etxeita, uno de los fichajes, se quedara fuera de la convocatoria y que Gurpegui formara pareja con Ekiza en el eje de la zaga, merece una reflexión más amplia y si es con alguna aportación del entrenador, mucho mejor. No puede decirse que el experimento de esta pareja de centrales funcionara ni medio bien. Hasta que Ekiza se retiró lesionado en el minuto 36 el sistema defensivo del Athletic recordó las catástrofes del año pasado. Javi Guerra y Oscar les ganaron la espalda en repetidas ocasiones tanto por sus errores de colocación como por las facilidades que encontraba el centro del campo del Valladolid para proyectar a sus delanteros. El triángulo Iturraspe, Beñat, Herrera es muy bonito y espectacular, pero ¿quién demonios defiende en ese invento?. A lo largo de la primera parte, nadie, así que lo que no achicaba Iturraspe le llegaba crudo y sin masticar a la pareja de centrales. Es cierto que los delanteros locales apenas cobraron más remate que el del gol, pero la jugada basta para ilustrar los problemas que tuvo el Athletic en su zona de contención.

Las carencias en un lado se convierten en exuberancia en el otro. Ese mismo centro del campo que, pese a que se esfuerce con aplicación profesional, no ha nacido para defender, lo tiene todo cuando mira a la portería contraria con el balón en los pies. La jugada del gol de Susaeta es también ilustrativa del potencial que atesora el Athletic en su zona de creación. Vaya lo uno por lo otro.

Si hasta el descanso el equipo de Valverde recordó bastantes rasgos de identidad del equipo que dirigía Bielsa, creativo en ataque y pardillo en defensa, en el segundo tiempo los rojiblancos consiguieron asentarse apoyados en el tempranero gol de Muniain y en la falta de luces de un Valladolid que acabó fundido sin acertar a poner un balón con peligro ante la portería de Iraizoz durante toda la segunda parte. Bueno, puso uno, que se comió el portero, que en el corner consiguiente volvió a tragarse el balón, aunque la cabeza de Iturraspe evitó males mayores.

No hay nada que objetar al triunfo del Athletic. Fue tan trabajado como merecido, pero Valverde tiene todavía mucho trabajo por delante. Los jugadores están muy lejos de su mejor forma física y jugar en agosto no ayuda a disimular esas carencias, sino todo lo contrario. Habrá que esperar pues a que los que se visten de corto estén a pleno rendimiento para ir afinando juicios tanto sobre su aportación individual como sobre la propuesta del técnico. A simple vista este Athletic se perfila como un equipo de vocación ofensiva que debe mejorar mucho en su fase defensiva. Habrá que verle ante rivales de más entidad que este Valladolid que apuntó cositas pero tampoco puede considerarse un calibre fiable. De momento, los tres primeros puntos ya han caído en el casillero rojiblanco y el valor de esta primera victoria es mucho más importante que el clasificatorio. Si el fútbol es un estado de ánimo, qué mejor que empezar con una sonrisa.

Share This:

2 Comentarios

  1. Creo que fuimos ligeramente superiores, por lo que la victoria es merecida. Ahora bien, las dudas que me ha despertado este Athletic superan con creces la alegría que me produce comenzar ganando.

    Soy de esas personas que le da igual valor a lo lógico del fútbol, que a lo que me trasmite por sensaciones. El segundo año de Bielsa por ejemplo, no me transmitía buenas sensaciones, de hecho al final de la primera temporada, antes incluso de las finales, ya me hacía sentir que se había perdido la química del equipo.

    Este Athletic de Valverde, tampoco me trasmite buenas sensaciones, y no lo digo por agorero. Me parece un equipo algo mustio, que tengo la sensación se puede retocar pero no potenciar.

    El partido fue malo por los dos equipos, imponiéndose el menos malo. Si no hubiera leído tantas veces en esta pretemporada, que la liga ha bajado mucho su nivel, estaría pensando que vi un partido de equipos que luchan por no descender.

    Espero sinceramente estar totalmente equivocado (que me ha pasado un monton de veces).

    Saludos.

  2. 1- No vi el partido, no me pronuncio sobre el mismo, sólo, gran resultado!
    2- Muy interesante reflexión de Juanma Velasco en “Las lágrimas de San Lorenzo”. La del jardinero y la suya, en su último párrafo, sobre todo.
    3- Para mí, Saborit cumple más nuestra filosofía que Laporte o David López, por ejemplo. Cada Directiva lo ha aplicado a “su” manera. Asunto, tan bien, comentado aquí, con la incorporación de Laporte al 1er equipo la pasada temporada. En mi opinión, además hay que dejarlo por escrito. Buen momento, en “construcción”?, de nuevos estatutos del Club.
    4- Larrazabal, en sus inicios, era un paquete. El tiempo, su entrega, profesionalidad y empuje, me demostró que ha sido el mejor lateral desde los Nuñez y De la Fuente. Hubo un tiempo corto, desgraciadamente, que un tal Asier del Horno nos puso cachondos con su llegada, garra y facultades. Este tío era de los que juegan el doble al vestir sus colores, el rojo, blanco y negro. Para mí, este año, ojala me lo coma con patatas, sobraba Balenziaga, teniendo a Aurte y Saborit. Puesto muy singular y variable en ejecución, dependiendo del estilo de juego. Los profesionales mandan y saben. El tiempo lo dirá.
    5- Hay equipo y más fondo de armario, sin duda. A golpe de talonario, mejor plantilla que el año pasado. Estoy de acuerdo con Gustavo, sin profundizar, el traspaso al extranjero de delanteros centros de los equipos con los que vamos a pelear, Valencia, Sevilla, Alt. Madrd … ojo con Betis y Real SS!, baja el nivel de la Liga. Está claro.
    6- Oigo y leo, a los queridos, Aduriz y Gurpe, por ejemplo, hablando de las bondades de la defensa zonal, por definirlo de una forma general. Eso habrá que verlo majos!
    A bote pronto, pensando sobre los goles recibidos… ni la individual ni la zonal están exentas de que la caguemos de la misma forma.
    AUPA ATHLETIC!!!