Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El Athletic regresa a tiempo para colarse en la semifinal



Athletic y Málaga libraron una gran batalla en medio de la tempestad.Foto AC

Athletic y Málaga libraron una gran batalla en medio de la tempestad.Foto AC

El fútbol volvió a San Mamés. Este juego tiene estas cosas. El Athletic que lleva cuatro meses incapaz de hilar tres pases seguidos, se destapa de pronto con un contrataque perfecto, canónico, de los que no se veían en la catedral desde la noche de los tiempos. Uno trata de hacer memoria para recordar el último golpe de mano que ha dado este equipo arrancando la jugada desde el portero y se le viene a la cabeza Zubizarreta. Ya ha llovido. Lo de ayer contradijo incluso el guión previamente establecido y desarrollado a lo largo de todo el primer tiempo: el control del partido, el dominio territorial, era del Athletic, y al Málaga le tocaba buscar su suerte al contragolpe.

Acababa de nacer el segundo tiempo después de una primera parte que fue pura batalla. El Athletic ha sufrido varios siniestros este año en los minutos que suceden al descanso, como si el paso por el vestuario rompiera la concentración de los leones, así que el personal asistía inquieto a esos primeros compases preocupado por comprobar cómo había sentado a los leones el desgaste de la primera parte. Apenas habían pasado tres minutos cuando el Málaga cobró una falta en el ala derecha de su ataque. Sacó Recio a las manos de Herrerín; el portero vio desmarcado a Beñat cerca del círculo central, le sirvió con la mano. El de Igorre, condujo, levantó la cabeza, midió espacio y tiempo, se transmutó en Einstein y resolvió la ecuación con un pase preciso sobre la carrera de Susaeta en el filo del fuera de juego. El extremo aprovechó su ventaja para progresar hasta el área y dejar el gol en bandeja a Aduriz, que había acompañado toda la jugada a la espera, precisamente, de ese pase final. Por una vez fue el Athletic el que culminó una de esas jugadas que son como una puñalada en el corazón del rival. Por una vez los rojiblancos pudieron celebrar uno de esos goles que otorgan el título de más listo de la clase. Por una vez fue el rival el que se quedó con cara de tonto pensando que diez segundos antes de que el balón reposara en la red de su portería, estaba sacando una falta al borde el área contraria.

El gol marcado en los albores de la segunda parte, fue suficiente para plantar al Athletic en la semifinal de Copa. Fue el justo premio al esfuerzo de un equipo que creyó en sus posibilidades y no desmayó nunca en una noche de perros y ante un rival que volvió a ser un enemigo de cuidado, batallador en todos los sectores del campo y peligroso cuanto tuvo el balón. Lástima que a los leones les volviera a faltar puntería y una pizca de fortuna; de haber contado con esos factores la fiesta se hubiera adelantado mucho más y no hubiera sido necesario sufrir hasta el último minuto con la eliminatoria en vilo.

Se la jugó Valverde delegando el mando de las operaciones en una pareja inédita. Beñat y San José fueron los elegidos para hacerse cargo de la sala de máquinas y ambos respondieron con solvencia a su responsabilidad. San Mamés pudo ver, por fin, a un Beñat mucho más parecido al jugador inteligente que se fichó del Betis. Lejos del futbolista apocado y melancólico que se ha pasado más tiempo en el banquillo que en el césped, Beñat fue un jugador fluido, hábil para esconder la pelota cuando fue necesario, excelente a la hora de elegir el pase, midió siempre los tiempos y no solo entendió lo que requería cada momento del partido sino que lo interpretó con precisión. A su lado San José emergió como un futbolista capaz de abarcar una gran extensión de terreno, físicamente poderoso y con la calidad que se le reconoce con el balón en los pies.

Sobre esta pareja cimentó el Athletic uno de sus mejores partidos de la temporada. Su seguridad dio alas a los laterales. Iraola y Balenziaga se incorporaron al ataque con decisión, escribiendo un tratado sobre la importancia de contar con dos hombres en banda activos en la creación. El Málaga, que empezó el partido queriendo mandar, no tuvo más remedio que retroceder y aprestarse a capear la avalancha de la mejor manera que pudo. Con dureza consentida por el árbitro y con acumulación de gente en las inmediaciones de su área, apelando al principio de la impenetrabilidad de los cuerpos para obstaculizar las maniobras de un Athletic intenso como en las grandes ocasiones, más preciso de lo que es habitual este año, y atrevido para buscar combinaciones que se creían olvidadas.

Los movimientos de De Marcos en la media punta y la aportación de Susaeta y Muniain desde las alas hicieron daño al sistema previsto por Gracia. Los creadores del Málaga tuvieron que aplicarse a la destrucción y eso se tradujo en un dominio abrumador de los rojiblancos durante buena parte del primer tiempo. Ochoa hizo la parada de la noche para evitar un gol de Muniain que se quedó en las gargantas de los aficionados y un remate envenenado del propio Muniain se fue rozando la base el poste en el tramo final de esta primera parte. El Athletic había hecho méritos para encarrilar la eliminatoria antes del descanso, pero aunque generó más fútbol y ocasiones, la puntería sigue siendo su asignatura pendiente.

También pudo rematar el trabajo en los minutos que siguieron al gol de Aduriz, pero ni San José ni Laporte tuvieron suerte en el balón parado, así que, como era de esperar, hubo que sufrir en los últimos minutos. Gracia sacó todo lo que tenía en el banquillo, incluido el veterano Duda, para buscar el gol que le ponía en semifinales. Valverde anduvo más remiso en sus maniobras, y cuando se decidió, dislocó algún engranaje de una máquina que estaba funcionando a pleno rendimiento. A falta de dieciocho minutos, refrescó el centro del campo dando entrada a Rico por De Marcos. El cambio obligó a adelantar unos metros a Beñat, que pasó del medio centro a la media punta. El Athletic ganó las piernas y la energía de Rico perdió la presión intensiva que había ejercido De Marcos sobre la salida del Málaga y perdió la pausa y la inteligencia que estaba aportando Beñat en el centro del campo. O sea, el viejo debate sobre cuál es la posición idónea de Beñat, pero con el pase a semifinales en juego.

Pedía Valverde el éxito en la eliminatoria en la confianza de que un resultado favorable podría suponer un punto de inflexión en la trayectoria del equipo. Ya tiene ese éxito que buscaba e incluso tiene algo más tangible como el descubrimiento de una pareja en el centro del campo, que puede ser una excelente alternativa a la clásica que forman Iturraspe y Rico. En cuanto a los intangibles, ahí está, una vez más, la confirmación de que este equipo tiene capacidad para estar mucho más arriba en al tabla a poco que consolide las buenas sensaciones que apuntaba en los últimos partidos de Liga y que ha ratificado en la Copa.

Share This:

2 Comentarios

  1. Intensidad y empeño. Para mí fueron las claves. A partir de ahí que vaya apareciendo el juego. El equipo dio la cara y mereció la victoria.
    Aúpa Athletic.

  2. Da la impresión que Valverde, salvo la inexplicable exclusión de Unai, acierta con la alineación a pesar suyo y, en vez de consolidar con los cambios lo que funciona bien se empeña en reintentar lo que falla y casi lo estropea todo otra vez. Beñat en la media punta se convierte en vulgar, impotente ante la imposibilidad de cumplir con lo que le pide el míster. Mucho me temo que éste volverá a insistir en lo que no ha dado resultado, pero ojalá me equivoque y empecemos a jugar como ayer demostramos que sabemos.

    Cuánta razón tienes, Juan Carlos, en las sensaciones que describes tras el gol. Mi hijo y yo nos quedamos mirando felices y perplejos al mismo tiempo, con una sensación como de reencuentro con algo o alguien que en el pasado nos dio muchas alegrías y habíamos olvidado, intentando recordar cuándo fue la última vez que experimentamos algo así. Somos un poco injustos, porque Manchester no está tan lejos como Zubizarreta y allí vimos algún contraataque igual, pero hemos pasado tanto desde entonces…

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Athletic completa uno de sus mejores partidos de la temporada para eliminar al Málaga | ¡¡ Orgullo Athleticzale !! - […] vía Juego de Cabeza El Athletic completa uno de sus mejores partidos de la temporada para eliminar al Málaga. […]