Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El Athletic regresa a sus viejas rutinas



Aduriz volvió a ser objeto de un claro penalti con el marcador a cero que el árbitro tampoco vio. Foto AC

Aduriz volvió a ser objeto de un claro penalti con el marcador a cero que el árbitro tampoco vio. Foto AC

Más vale que nos vayamos haciendo pronto a la idea y así nos evitaremos más decepciones como la de anoche en Granada. Los tiempos del vértigo ya son solo un paréntesis que quedará en el recuerdo. Antes de que nos demos cuenta nos sorprenderemos a nosotros mismos preguntando a nuestro interlocutor: ¿te acuerdas cuando en cualquier campo atacábamos con seis nuestros en el área contraria?. Durante un tiempo pudimos comprobar que podíamos ser realistas y soñar lo imposible. Es lo malo de todo aquello; que ahora lo empezamos a recordar y la nostalgia nos sumerge en la melancolía. Casi mejor que no hubiera ocurrido porque así podríamos seguir viviendo tan ricamente sumidos en el engaño de que esto es así porque no puede ser de otra manera. Al fin y al cabo la inmensa mayoría de los equipos hacen lo mismo. Alimentar la épica ante el público propio y fichar con espíritu funcionarial cuando van de visita. Si las cosas ruedan bien ya caerán un par de victorias por allá y unos cuantos empates por acá, que sumados a lo de casa pueden dar hasta para una clasificación europea que nos permita proclamar que hemos hecho una temporada magnífica. De hecho la lamentable actuación del Athletic en Granada puede ser tan solo una de esas catástrofes a corto plazo que tantas veces se producen en este deporte de memoria tan corta. Un buen partido ante el Valencia el domingo en San Mamés y el personal volverá a buscar la tabla de clasificación para ver si el equipo ya está en ‘zona Champions’ o esas zarandajas que nos entretienen tanto.

Han pasado tan solo siete jornadas y aunque todavía es pronto para extraer conclusiones definitivas, esto ya empieza a apuntar maneras. Bernabéu, Cornellá y Los Cármenes dan pistas bastante sólidas sobre por dónde pueden ir los tiros. El primer fiasco se tomó a beneficio de inventario por previsible; el segundo ya desconcertó al personal; lo de Granada ha sido un sopapo de los que suenan rotundos, tanto por el resultado como por la manera en que se produjo.

El equipo de Alcaraz había perdido los tres partidos que había jugado en su casa por idéntico resultado, 0-1, y durante muchos minutos dejó claro que no era por casualidad ni por infortunio; era sencillamente porque para que este Granada meta un gol se tiene que producir una conjunción astral favorable. Pues bien, allí estuvo el Athletic para alinear a los astros, a los planetas y a los cometas.

Siete partidos ya son suficientes como para que quede de manifiesto que Valverde sigue sin dar con la tecla en el centro del campo. Tiempo para comprobar que este Valverde que ha vuelto al cabo de los años al banquillo donde hizo sus primeras armas, no es aquel entrenador que veía el fútbol con la ingenua insolencia del principiante. Ya es un técnico experimentado, calculador, nada amigo del riesgo, que cambia y cambia de alineación, sí, pero más porque sigue buscando que porque ha encontrado el camino. Puede que el buen partido ante el Betis le hubiera inducido a creer que había dado con la solución y por eso repitió ayer alineación. Queda claro que tendrá que seguir buscando.

Algunos de los males del Athletic llegaron por cierto desde la testarudez del técnico en seguir alineando a Laporte como lateral izquierdo. Los otros entrenadores ya saben que no lo es. Mel cargó la mano por su banda el jueves en San Mamés, y el Granada no la abandonó durante todo el primer tiempo y buena parte del segundo. Pereira y Nyom trajeron por la calle de la amargura al chaval, que tuvo que ser ayudado constantemente por San José, por si el central no tenía bastante con lo suyo. Algo tuvo que ver con ello también la escasa disciplina defensiva de un Ibai que si ante el Betis ofreció su mejor versión, en Granada fue más o menos el de siempre.

Pero una cosa es lo que el entrenador disponga en la pizarra y otra la interpretación de los protagonistas. Y solo cabe decir que los que saltaron al terreno de juego hicieron un papelón. Se las prometía muy felices el aficionado rojiblanco durante el verano con el dúo que forman Beñat y Herrera. Se anunciaba una catarata de fútbol del bueno manando de sus botas pero, de momento, su producción se asemeja más al caudal de la micción de un prostático. No se acaba de producir la conexión de los dos creadores del equipo y la cosa acaba derivando en que cada uno termina haciendo la guerra por su cuenta.

Por detrás han pasado Iturraspe, Morán y Rico. De la suma de los tres se podría obtener un medio centro de los importantes, un Javi Martínez, un suponer, pero el doctor Franckestein no trabaja en los servicios médicos del Athletic así que Valverde tiene que elegir entre una mejor salida con menor eficacia defensiva, o ganar contundencia atrás a costa de perder un primer pase ganador. Lo que ya chirría un poco es que el técnico se deje una de las alternativas directamente en casa.

Así no hay manera de que lleguen muchos balones en condiciones arriba. Los pocos que llegaron retrataron a la defensa del Granada, pero lo mismo que es importante que las musas te pillen trabajando, es esencial que en las ocasiones de peligro haya tres o cuatro delanteros al menos cerca de la pelota, por aquello de los rebotes, las alternativas y esas cosas. Si tienes a Messi le puedes dejar solo, que el ya se arregla, pero Aduriz, Susaeta, Ibai, Muniain y compañía no son precisamente Diego Costa.

Y luego está la actitud, la tensión competitiva, el estar concentrados los noventa minutos, en fin, esos detallitos sin importancia que evitan que pierdas el balón al borde de tu área, que hagas el penalti tonto del año, o que te comas un gol en un corner rematado por un rival desmarcado a tres metros de la portería. De eso volvió a estar ayuno todo el equipo y las consecuencias saltan a la vista: doce goles en contra en siete partidos, la mayoría de ellos regalados. Así no se va a ninguna parte…o sí.

Share This:

4 Comentarios

  1. Así se va a donde han decidido los gestores de nuestro Athletic: a lo que ellos llaman tranquilidad, corrección, sensatez, prudencia o cordura… cuando se están refiriendo a conformismo, docilidad, cobardía, mediocridad o resignación.

    El problema es que ya nos han dado a probar el solomillo y ahora quieren que aceptemos como manjar la carne de pescuezo. Y eso no. Prefiero la melancolía al autoengaño. Sé que mi equipo puede jugar como a mí me gusta, otra cosa es que quiera intentarlo… o que le dejen.

    Después de tanto marketing y tanto esfuerzo mediático, en 7 partidos se puede ver que juegan los mismos si cambiamos a Beñat por De Marcos y a Rico por Iturraspe, que al final atacamos mucho menos pero defendemos igual de mal, y encima los Laportes o Gurpegis que tanto molestaban a los comunicadores entendidos porque no jugaban en su sitio están donde estaban, solo que ahora el entrenador no tiene la culpa, faltaría más, que es muy educado y además elegante.

    Por cierto, Valverde no ha cambiado tanto. Yo los recuerdos que tengo de aquellas dos campañas son de algunos buenos partidos, una remontada y otra que ni tan solo lo fue pero se cuenta, unos cuantos esperpentos y muchos encuentros del montón. bastantes derrotas en casa y disparos en el pie siempre que podíamos dar un paso adelante: Austria de Viena en UEFA o Betis en Copa como mayores frustraciones, pero unas cuantas también en Liga, con goleadas bochornosas y demasiados ataques de apatía como el de ayer. Conformismo sin sobresaltos. Y sobre todo el ostracismo de Julen Guerrero, pero esa es otra historia.

    Pues nada, a seguir disfrutando de la sensatez. Los insensatos esperaremos otra vez.

  2. Aupa Juancar. Te noto durito. Y no puedo estar más de acuerdo.
    Yo no le exijo al Athletic que gane la liga, ni la copa, ni la champions o eso. Claro que me gustaría, pero no se lo exijo.
    Sí le exijo dignidad competitiva, deportiva y humana. Es decir, noa hacerme avergonzar. Quiero sentirme orgulloso de mi equipo en la victoria y en la derrota. Ayer viendo el partido sólo tumbado encima de la cama, me escondía debajo de las sábanas para que no me viera nadie. Joder que mal rato.
    En fin, confio en que se trata del accidente de la temporada y adelante. Las cuestiones técnicas se las dejo a los demás escribientes de este blog, que me parecen muy interesantes y seguro que controlan más que yo.
    Saludos a todos. Aupa Athletic

  3. Malditos lunes . Español y Granada …escribo para apoyar a Txus porque estaba en la misma situación …..me tapaba con las sábadas para no sufrir . Por no entender , no entendí a una promesa como Laporte de lateral zurdo que no dió una …un Ibai Gomez que está lejos de la titularidad ….Aduritz que con esta tarea solitaria , ha perdido su estadistica goleadora …Susaeta no es el que apoyaba Bielsa …y la verdad pensar que no podemos incorporar ni centrales ni porteros de la factoria de Lezama desde mas de 10 años …es para subir las sábanas y no ver más …y hasta luego Lucas . Triste pero…
    Aupa Athletic ¡¡¡

  4. Del mejor partido de esta temporada al peor en 4 días y con los mismos jugadores. Cómo se explica esto? Para mí, la respuesta es sencilla, falta de mentalidad ganadora, madurez, concentración y casta de estos que nos representan disfrazados de jugadores del ATHLETIC.
    No voy a atizar al entrenador, porque pienso que está más que capacitado para revertir, lo que en su mano está, esta situación y a mi modo de ver, no es el máximo responsable de la “flojísima” imagen ofrecida por el equipo en Granada, por muy repetida que pueda ser. Porque la ejecución en el futbol, corresponde a sus actores principales, los jugadores.
    Los únicos que funcionaron fueron Iraizoz y Rico. El resto, imprecisos, descoordinados, indolentes. Sin alma, ni corazón, ni cabeza. Así no ganamos a nadie. Ni ayer, ni hoy, ni mañana.
    Estando Saborit y Balenziaga lesionados, Laporte para mí, es el más idóneo para cubrir ese puesto por delante de Albisua y De Marcos. Ahí no está el problema, cuando ni se ataca ni se defiende decentemente. No se hizo el ABC y así es imposible!!!
    En cuanto a la nostalgia, JCL, no me cabe ninguna duda que Bielsa no volverá mientras el ATHLETIC siga siendo un txoko de interesados triperos, rodeados de empresarios amigos del tráfico de influencias, políticos acomodados/conformistas y contables de lo B. Por cierto, la mayoría sin tener ni puñetera idea de futbol y lo que significa socialmente el ATHLETIC. Este asunto como el del pasotismo de los jugadores no viene de hace dos años. Bielsa metió el cuchillo y le abrieron y enseñaron la puerta de salida 12 meses después.
    Hoy por hoy y pese a todo, a una plantilla con aptitudes demostradas y teóricamente capaz de jugar regularmente bien, un Club, con semejante apoyo social y recursos, en una Liga cada vez más desigual, no puede quedar por debajo del 6º puesto, a poco que se ponga un poco de voluntad y trabajo.
    P.D.: Beñat Zarrabeitia, socio del ATHLETIC y habitual columnista deportivo en Gara, y los otros 17 solidarios con los derechos de los presos políticos, deseo que queden en libertad y puedan seguir con su legal actividad, a la mayor brevedad.
    Democracia española=una “broma” de muy mal gusto.
    AUPA ATHLETIC!!!