Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El Athletic vuelve a escalar un partido por su cara norte



Muniain marcó el gol del triunfo tras una gran combinación de Susaeta y Herrera.Foto MITXI

Muniain marcó el gol del triunfo tras una gran combinación de Susaeta y Herrera.Foto MITXI

Al final va a resultar que lo de Valverde es un método, o sea, lo de prueba y error trasladado al fútbol. Tanta remontada no puede ser casualidad y menos cuando la cosa ya trasciende los muros de San Mamés y se repite a mil kilómetros de distancia. Por alguna razón que se nos oculta, a Valverde le cuesta acertar a la primera pero es un lince para ver dónde está el fallo y corregirlo a toda prisa. A este paso, el técnico del Athletic se nos va a convertir en un as de la estrategia, un Alejandro Magno, un Napoleón que gana las batallas sorprendiendo al enemigo con maniobras inesperadas.

La ausencia del lesionado Gurpegui hacía presagiar algún desajuste defensivo en La Rosaleda. El capitán había jugado todos los minutos hasta la fecha y su aportación al equipo estaba siendo muy importante sobre todo en esos aspectos intangibles que tanto suelen pesar en este deporte. Sin embargo, el Athletic acusó más la otra ausencia, la que se producía en el otro extremo del campo: la de Aduriz como referencia y faro del juego de ataque. Guillermo se fajó bien, trabajó con ganas y apuntó algunas cosas, pero todavía está muy tierno para afrontar una empresa del calibre que le encomendó Valverde. El Athletic se defendió con orden, sin problemas ni agobios y durante muchos minutos de la primera parte llevó el partido al terreno que quería, lejos de la portería de Iraizoz, al círculo central.

Pero tampoco supo ir mucho más lejos porque de nuevo le faltó precisión y un hombre que organizara el acarreo de balones hacia el área contraria. La suficiencia con la que se desenvolvió Iturraspe por delante de los centrales no tuvo continuidad en el imprescincible enlace con Herrera y Muniain, los dos con las luces apagadas. Rico estaba a otra cosa, a ayudar a Iturraspe cubriendo una inmensidad de terreno y empleándose siempre con una energía que llama la atención al lado de algunos de sus compañeros más pusilánimes.

Esta vez la puesta en escena del Athletic fue la de un equipo que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo, pero solo en teoría. A la hora de mover la pelota ya era otra cosa. Los rojiblancos escribían un fútbol derecho aunque con renglones torcidos, dibujando sobre el campo un equipo chato, bien plantado atrás, pero sin filo para cortar en los terrenos decisivos.

El Málaga dejó bastante claro desde el minuto uno que es un equipo metido en problemas, como coreó la grada en los minutos finales. El equipo andaluz es un prototipo de estos tiempos convulsos de jeques y crisis económicas, un nuevo rico venido a menos que vuelve a ser lo de siempre, o sea, un equipo de medio pelo, después de disfrutar de tres o cuatro años de prosperidad ficticia a la sombra de un turbante. Los nombres ilustres de Saviola, Joaquín, Isco, Toulalan, Demichelis y compañía han dado paso a los Angeleri, Samuel, Pawloweki o Juanmmi de turno.

Un Athletic con aspiraciones de verdad no podía permitirse el lujo de perder ante semejante rival, aunque su nula mordiente durante todo el primer tiempo llevaba el partido a un empate sin goles como mucho. Pero el fútbol es un deporte imprevisible donde cualquier cosa puede ocurrir cuando menos te lo esperas. Transcurría perezoso el partido en el centro del campo cuando Laporte cayó fulminado por el codazo de un rival. Se retiró el central a la banda sangrando por la nariz y su ausencia provocó el único desajuste que sufrió la defensa rojiblanca en todo el partido. Iturraspe y San José improvisaron la pareja de centrales, pero un balón llovido desde el costado del área propició un cabezazo inapelable de Juanmi que se coló por la escuadra de Iraizoz. Hasta entonces el Málaga apenas se había acercado a la portería rojiblanca, salvo en una buena jugada individual de Antúnez que remató mal tras una pared con Eliseu, pero el Athletic se retiró al descanso por debajo en el marcador y con la cara que se te queda cuando te han robado la cartera.

Pero amigo, este Athletic aprende de sus errores a la misma velocidad con que los comete. Valverde dejó en la caseta a Ibai para reconstituir una banda derecha con Susaeta e Iraola que es, de largo, lo mejor del equipo en lo que llevamos de temporada. A continuación De Marcos sustituyó a Rico para recargar las baterías en el centro del campo y recuperar energía para la fase ofensiva. Cuando todavía faltaba media hora Toquero ocupó el puesto de Guillermo. ¡Más madera!

En quince minutos Valverde cambio prácticamente el equipo de arriba abajo mientras Schuster asistía a la metamorfosis con la misma mirada con la que las vacas observan el paso del tren. Seis minutos después del último cambio, San José llevó a la red un saque de esquina botado por Susaeta. Ya había probado la suerte en el primer tiempo con un cabezazo mucho más limpio que se le fue arriba. Al Málaga los dedos se le hicieron huéspedes y el Athletic olió la sangre. Siguieron insistiendo los rojiblancos y la expulsión de Portillo por doble amarilla les otorgó un plus de confianza. En inferioridad numérica, el Málaga renunció a cualquier reacción heróica de última hora y se aprestó a guardar el punto que todavía tenía como oro en paño. Craso error. De pronto, de la nada, cuando nadie lo esperaba porque así es el fútbol, al Athletic le salió la jugada de la noche, la mejor combinación de todo el partido. Balenziaga hizo un cambio de juego con una pelota larga que sobrevoló el área grande, Iraola controló y dio un pase perfecto sobre el desmarque inteligente de Herrera y éste le dio medio gol a Muniain con un pase al pie en el corazón del área pequeña. Caballero repelió milagrosametne el primer remate de Muniain, pero su despeje rebotó en la espinilla del rojiblanco y el balón se coló en la portería como justo premio a la jugada más vistosa de la noche; la más vistosa y la única merecedora de tal nombre, cabría decir.

Una vez más, el Athletic alcanzó la cumbre de los tres puntos escalando el partido por su cara norte, la más difícil y arriesgada. Había otras rutas que se antojaban bastante más sencillas y racionales, pero está claro que a este equipo y a su entrenador les va la marcha. Y, de momento, ahí están, a un solo punto de una plaza de Champions, aunque todavía haya quien se pregunte cómo han llegado hasta ahí.

Share This:

Un comentario

  1. Lo primero de todo, sin ánimo de ser tikis mikis, JCL, el cambio de juego que propicia el 2º gol es de Muniain y no de Balenziaga. Veo brotes verdes en la mejora paulatina del golpeo de balón con ambas piernas de Muniain. Su gol precisamente no es el mejor ejemplo.
    Que Herrera jugara en la banda derecha en la 1ªparte no sé si es una solución. En cambio, no tengo dudas que al bueno de Susa no le viene nada mal chupar un poco de banquillo. Herrera y el equipo jugó mejor en la 2ª parte, donde entre otras cosas, fuimos claramente superiores en lo físico. Por cierto, con el centro del campo y extremos de los dos últimos años. Buena cabeza para jugar con uno más que es cuando el ATHLETIC fue más laborioso y paciente a la hora de atacar.
    Itu está que se sale, no nos debe sorprender con la calidad demostrada que tiene. Entre otras cosas, le da para ayudar y mucho en labores defensivas. Sirva como ejemplo, el remate cruzado de Antunes que Itu molesta decisivamente, en mi humilde opinión.
    San José es una máquina de no parar en las jugadas de estrategia. Sólo con penalty o mal sacado es frenable. Tiene mucho mérito la determinación y confianza que tiene en faltas y corners. No es nada fácil rematar TODO lo que te tiran en condiciones. Si tuviera en defensa la mitad de la agresividad que tiene en ataque… yo pienso que es sólo cuestión de tiempo.
    Toquero ha vuelto, Herrrera, Ongi etorri!…Mucho margen de mejora, los jugadores y Valverde lo saben. Apretar el culo, trabajar, creérselo y ambición para ir partido a partido.
    Este Domingo partidazo en San Mames!!!
    Nota: últimamente la actualidad está muy marcada por las decisiones de los diferentes juzgados. La misma justicia. Por ejemplo, la que archiva unas dietas y sentencia con dos años y uno a tres encausados, por romper la dieta de Barcina haciéndola probar tres tartazos.
    Si no esa misma, una parecida, se reunirá el viernes para tratar o no tratar, vete tú a saber cómo está la marea, la sanción a Aduriz.
    Ver para creer!!!
    AUPA ATHLETIC!!!