Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El día que el equipo de Bielsa jugó en San Mamés



Equipo campeón de Copa 49-50, Una alineación muy similar se enfrentó en la Navidad de 1949 al Newell's Old Boys en San Mamés

Equipo campeón de Copa 49-50, Una alineación muy similar se enfrentó en la Navidad de 1949 al Newell’s Old Boys en San Mamés

Un día de Navidad de hace 63 años el Newell’s Old Boys visitó San Mamés para enfrentarse al Athletic. El equipo que ocupa el corazón de Marcelo Bielsa era uno de los tres conjuntos argentinos que contrató la Federación Española para que realizaran una gira en el periodo navideño. Faltaban todavía diez años para que el presidente Eisenhoover visitara España para bendecir el régimen de Franco. En plena autarquía, con el racionamiento todavía oficialmente en vigor, en la Navidad de 1949 Argentina constituía todavía uno de los escasos apoyos internacionales con los que contaba la dictadura, sobre todo desde la visita, dos años antes, de Evita Perón.

Racing de Avellaneda, San Lorenzo de Almagro y Newell’s Old Boys jugaron cinco partidos entre el 25 de diciembre de 1949 y el 8 de enero de 1950, repartidos en Madrid, Barcelona, Valencia, Donostia, Vigo, La Coruña y Bilbao. El Athletic jugó contra Newell’s el día de Navidad, cuatro días después lo hizo frente a San Lorenzo y el día de Reyes recibió al Racing.

Aquellos partidos despertaron una gran expectación. No había entonces muchas posibilidades de ver equipos extranjeros como no fuera por medio de este tipo de amistosos. Un mes antes San Mamés había acogido un Athletic-Mexico que acabó con triunfo rojiblanco por 6-3. Faltaban muchos años todavía para que se inventaran las grandes competiciones europeas de clubes, y el fútbol internacional se limitaba a los partidos de las selecciones. La última participación de la selección española en una competición oficial se remontaba al Mundial de Italia en 1934. En plena guerra civil, no participó en Francia en 1938 y la Segunda Guerra Mundial impidió que se celebraran los campeonatos de 1942 y 1946. El mundo del fútbol miraba aquella Navidad al mundial que al año siguiente se iba a celebrar en Brasil. Aquellos años de la postguerra española y guerra mundial, el fútbol internacional se circunscribía a una sucesión de partidos contra Portugal y poco más.

No es de extrañar que en Bilbao se esperara con gran curiosidad la visita de los argentinos. La afición recordaba todavía la exhibición que había dado dos años antes el San Lorenzo de Almagro en el que se alineaba Zubieta. San Mamés fue el escenario de un fútbol nuevo, de pase corto y al pie, de triangulaciones y de pausa, que hizo exclamar a algún aficionado una frase que figura en el anecdotario rojiblanco: «¡estos juegan como Panizo!».

Así que la visita del Newell’s empezó a ser noticia desde bastantes días antes de la llegada del equipo de Rosario. La Gaceta del Norte contrató para la ocasión los servicios de un periodista argentino encargado de presentar el equipo rojinegro. Adolfo Wachs, que así se llamaba el periodista, anunció en el titular de una de sus crónicas: «El juego de Newell’s constituye una fiesta para los ojos» y añadía para que no quedaran dudas: «El Newell’s Old Boys lucirá elegancia y habilidad».

Wasch no se privaba de nada a la hora del elogio de sus compatriotas. «Fiesta para los ojos alegría para las graderías. Esto debe constituir la presentación del más lírico de todos los equipos argentinos que participan en primera división. Porque Newells con su juego estilizado, brillante, de hábiles gambetas de rápidas entradas, apoyadas por una defensa muy firme y una línea media que va camino de ser seleccionada ha de brindar magníficas exhibiciones en los países europeos que visite. Tiene calidad sobrada no para asombrar, pero sí para arrancar el aplausos espontaneo y generoso del espectador. Su acción precisa desconcierta al adversario. Cada uno de sus hombres conoce su obligación y la cumple espléndidamente….

«Equipo “lírico» este es su mote y muy acertado. Parece la antítesis de lo que debe ser un conjunto profesional, que se calibra por los goles obtenidos y los triunfos logrados Para los jugadores de Newells la puntuación en la tabla parece algo insustancial. Juegan bien al fútbol porque así les ha enseñado la escuela del club»…

…»Sus jugadores, de fútbol elegante, prefieren todavía perder un gol antes de lograrlo reprochablemente. La complicación es regla para los jugadores del equipo rosarino. Consideran que carece de valor el gol si cada atacante no mueve, maneja y toca por lo menos dos veces el balón. Por eso, dominando en juego, ha perdido partidos….Para los hombres de Neweels el futbol debe ser habilidad, destreza y elegancia antes que nada».

Leyendo a Wasch se comprenden algunos de los conceptos fundamentales de Marcelo Bielsa, ferviente leproso que nacería seis años después de que se escribiera aquella crónica.

Ganó Newell’s con facilidad por 3-1 en un San Mamés repleto, expectante… y nervioso, que censuró a sus jugadores durante muchas fases del partido como relató José María Mateos en su crónica del partido:

«No estuvo el Atlético muy afortunado…ahora bien para perder los nervios y gritar a los jugadores de casa, conviene mirar, aunque sea un poco, a lo que hace el enemigo. Porque no siempre dejan hacer lo que se quiere. Y estos argentinos, lirismos aparte, tenían velocidad y tenían dominio de balón en un buen grado.

Y con la velocidad conseguían fácilmente el marcaje y el desmarcaje conseguían ventaja en los sprint y lograban llegar al balón en cuanto el contrario se dormía un poco con él.

De lo cual era complemento el dominio de balón que les permitía la precisión en el pase. Pero no el pase al compañero inmediato y bien colocado ciertamente, sino también al compañero alejado sabiendo levantar el balón de modo que llegase muerto a él. Y si le quedaba algo de vida, él sabía apuntillarle.

¿Es que estuvimos ante un equipo excepcional?. No. Pero sí ante un francamente buen equipo. Fue una manifestación de lo que puede ser o es el fútbol argentino, y a juzgar por la muestra está francamente bien. Se aprecian en él cualidades fundamentales que son muy esenciales en el fútbol. Velocidad personal, rapidez en el pase de balón, buen marcaje, fácil desmarcaje, dominio de la pelota para recibirla y jugarla y con ello remate a gol.

Ellos mismos decían que el gol lo sacrificaban al gambeteo. Pues si es así lo disimularon muy bien… No se puede decir que prodigaron el remate, pero tampoco ocurrió eso por exceso de pases. Mas fue porque se lo estorbó la defensa. Ahora cuando tiraron casi siempre lo hicieron con eficacia

El público tiene mucha más influencia de lo que muchos suponen en los partidos. Porque la moral del jugador es un gran factor en su actuación. Hay jugadores con sobra de serenidad y hay otro a quienes lo que les dicen les afecta. Ninguno como Venancio a quien le afecte la parte moral. Esto es bien sabido. Una jugada que le salga mal ya le desconcierta. Se encima se le chilla»…

En el Athletic que entrenaba John Bagge jugaron en aquella ocasión: Cayetano, Mugarra, Aramberri, Nando, Manolín, Canito, Iriondo, Venancio, Zarra, Arrieta y Gainza. Zarra marcó el único gol de los rojiblancos. El abono más caro para los tres partidos costaba 70 pesetas (0,42 euros) y el más barato, 18 pesetas (0,11 euros). El precio oficial de una barra de pan era de 0,50 pesetas (0,005 euros).

El San Lorenzo de Almagro asombró con su fútbol al público de San Mamés

El San Lorenzo de Almagro asombró con su fútbol al público de San Mamés

Share This:

Un comentario

  1. Gran artículo navideño JUANCAR, propio de tu sabiduria. Pena que haya coincidido mi lectura con la confirmacion de que se ha manipulado la WEB del athletik, qué opinas tú JUANCAR porque sinceramente te digo que yo vote a urrutia de corazon!!!! y compruebo que continuamos igual, o peor AUZKALO!!!!!
    Nos merecemos el hostion que nos vamos a dar……