Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

El viaje a ninguna parte



Iraola y Gurpegui son los únicos supervivientes de la última victoria del Athletic en el Bernabeu. Foto MITXI

Iraola y Gurpegui son los únicos supervivientes de la última victoria del Athletic en el Bernabeu. Foto MITXI

Un partido ganado, ningún empate, once perdidos. Treinta y siete goles en contra y once a favor. Cuatro expulsados. Cuatro penaltis en contra. Esta es la espeluznante estadística del Athletic en sus visitas al Santiago Bernabéu en lo que llevamos de siglo. Hay que remontarse al 19 de febrero de 2005 para encontrar la última victoria de los rojiblancos en el campo madrileño.

Al ritmo que va todo lo relacionado con este deporte remontarnos siete años atrás es un ejercicio de arqueología futbolística. Baste recordar la alineación que formaron aquellos héroes: Aranzubia; Iraola, Prieto, Murillo, Del Horno; Tiko, Orbaiz, Gurpegui, Yeste; Ezquerro y Etxeberria. Mediado el segundo tiempo, Ernesto Valverde dio entrada a Lacruz en la posición de Tiko y en los últimos minutos, sin duda para perder tiempo, Solabarrieta y Casas sustituyeron a Iraola y Yeste. En el banquillo se quedaron Lafuente, Jonan y Llorente. Los dos laterales, Iraola y Del Horno hicieron aquel 0-2.

Sigamos excavando hasta encontrar la alineación del Real Madrid, una joya que podría estar escrita en un palimpsesto: Casillas; Salgado, Samuel, Herrera, Raúl Bravo; Gavessen, Guti , Solari; Beckham, Owen y Figo. A falta de veinticinco minutos, Vanderley Luxemburgo, ¡Dios mío!, hizo tres cambios a la desesperada, dando entrada a Zidane, Ronaldo y Raúl.

Es evidente que quedan muy lejos los tiempos en los que los niños se conocían de memoria casi todas la alineaciones, aprendidas a base de coleccionar cromos, y que todos los equipos tenían al menos media docena de jugadores a los que era imposible imaginar vistiendo otros colores. Este sábado saltarán al campo únicamante tres supervivientes de aquel partido: Iraola, Gurpegui y Casillas. Solo han pasado siete años.

Aquel fue un buen año para el Athletic puesto que también le ganó al Real Madrid en el partido de la primera vuelta en San Mamés, por 2-1. Y no cabe decir que el equipo blanco estuviera en horas bajas puesto que acabó segundo en la Liga a tan solo cuatro puntos del Barcelona.

El Athletic de Valverde consiguió la victoria en el Bernabéu, seis años después de que el equipo de Luis Fernández lograra el  entonces último éxito rojiblanco en aquel campo. Han pasado siete cursos desde la gesta del 2005, así que los aficionados a la numerología tienen margen para hacer sus cábalas hasta el sábado.

No es que el Athletic haya ganado muchas veces en Chamartín, trece en ochentaiun visitas, pero  es cierto que en los últimos tiempos el campo del Real Madrid ha pasado de ser uno de los dos más difíciles ha convertirse en poco menos que imposible. Y lo malo no es perder sino hacerlo prácticamente por sistema y convirtiendo muchas veces el relato del partido en una crónica de sucesos.

El aficionado al fútbol sabe que hay muchas formas de perder y acepta unas derrotas mejor que otras. Las últimas que ha sufrido el Athletic en el Santiago Bernabéu entran directamente en el género del terror. Las tres últimas visitas se han saldado con catorce goles en contra y tres a favor, 5-1, 5-1 y  4-1, marcadores que no hacen justicia a lo que ocurrió en el terreno de juego porque no cabe afirmar que el Athletic mereciera ganar, pero tampoco hacerse acreedor a semejante castigo.

Los choques entre el Athletic y el Real Madrid, junto con los que ambos disputan contra el Barcelona, son los más clásicos de la Liga por la sencilla razón de que son los únicos que se han disputado en absolutamente todas las ediciones del campeonato. Pero lo que antes era uno de los grandes partidos del año, se ha convertido últimamente para el Athletic en algo muy cercano al suplicio. La condición de rivales históricos sobrevuela siempre estos partidos aunque tenga más que ver cada vez con la ensoñación de los aficionados más veteranos que con la realidad plasmada en el campo de unos presupuestos de diferencias abismales.

El factor campo contribuye a limar un tanto esas diferencias y el balance de lo que llevamos de siglo en San Mamés nos descubre cinco victorias del Athletic, un empate y seis triunfos del Real Madrid, dato este último que invita a una reflexión: el Real Madrid suma en tan solo doce años del siglo XXI el 21% del total de sus victorias en la catedral.

Pero es en el Bernabéu donde el desequilibrio adquiere proporciones que convierten la posibilidad de ganar allí en una entelequia, sobre todo en el último periodo, el que se abre con aquel triunfo del equipo de Valverde. En las últimas cinco visitas a Chamartín, el Athletic ha sufrido cuatro expulsiones, Aduriz, dos veces Amorebieta y De Marcos, y le han señalado cuatro penaltis en contra, a pares en las dos últimas temporadas. Un penalti a favor y la expulsión de Woodgate hace siete temporadas, no compensan la estadística.

Lo llamativo es que los números también están muy descompensados en los últimos cuatro años en San Mamés, donde Ion Vélez, Yeste, Gurpegui y Javi Martínez han visto la tarjeta roja y el Real Madrid ha marcado cuatro goles desde el punto de penalti. Son solo números que no pretenden reflejar factores del juego, aciertos o errores, pero que son significativos por sí solos sin necesidad de recordar algunas expulsiones y algunos penaltis que ocupan un lugar destadado en la galería de los horrores arbitrales.

Share This: