Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

En lo más alto llega Uxúe



Los puntos de Hamilton volvieron a ser decisivos en el tramo final del partido. Foto BB

Los puntos de Hamilton volvieron a ser decisivos en el tramo final del partido. Foto BB

En Estados Unidos sería quizás un huracán, pero en el caso del Bilbao Basket es el nombre de la empresa que se vinculará como patrocinador principal para los próximos cuatro años, a razón de un millón y medio de euros por cada una de ellas. Todavía no es oficial, pero Uxúe, así con tilde, es el aire que llega desde Aragón, desde el sector de las energías renovables, para abrir de nuevo importantes y esperanzadores claros en el horizonte del proyecto, que se tambaleó tras la retirada de los apoyos económicos de Gescrap y de la Diputación de Bizkaia. Pero Gorka Arrinda y su gente han trabajado rápido y bien para espantar los malos augurios y los mensajes apocalípticos. El Bilbao Basket va a seguir adelante para consolidar el respeto que ya se ha ganado en el baloncesto español y continental, como demuestra su trayectoria reciente en la Liga Endesa y en la Eurocup que en Montenegro vivió otro episodio exitoso.

Y eso que fueron duros de pelar los jóvenes del Bucucnost. El Bilbao Basket ha tenido que superar dos complicados partidos ante los montenegrinos para cumplir los pronósticos, asegurar el primer puesto de su grupo europeo a una jornada de la conclusión de la primera fase y mantenerse como uno de los cuatro equipos aún invictos. Los hombres de negro ya conocen que uno de sus rivales en el siguiente estadio de la competición será el Valencia Basket, líder del grupo D y club que comparte objetivos con los bilbainos tanto en la Liga como en Europa.

Cualquiera de los del grupo A (CEZ Nymburk, Budivelnik Kiev, Hapoel Jerusalén y, con menos opciones, el Prienai lituano) y el ganador del Le Mans-VEF Riga del grupo C completarán el trío de rivales del Bilbao Basket, que si vence la próxima semana al decepcionante Spirou Charleroi en un duelo sin trascendencia habrá conseguido superar la primera fase sin derrotas en cada una de sus tres participaciones en la Eurocup.

A fe que los de Fotis Katsikaris van a ir por ello, una vez que se han metido en una dinámica en la que la derrota les parece ajena. La que encajó ante el Real Madrid es la única en los últimos catorce partidos oficiales para el Bilbao Basket que en Podgorica no jugó bien, pero encontró de nuevo la manera de salir victorioso en otro final al filo de la navaja (66-68). El conjunto vizcaino acusó la baja de Kostas Vasileiadis, que desequilibró su ataque y desajustó su rotación. Quizás por ello no logró consolidar la ventaja de nueve puntos (28-37) que cogió en el segundo cuarto ante un rival disciplinado y áspero que se jugaba la clasificación.

Tras el descanso, llegaron los peores minutos y el Bilbao Basket se mostró espeso y fallón en ataque, con demasiados errores en tiros cercanos y en tiros libres, y concedió algunas facilidades en su zona al Buducnost para que soñara con amarrar el triunfo que se le escapó de forma lastimosa en el Bilbao Arena. Pero esta vez tampoco pudo ser. Los montenegrinos ganaban por cinco puntos a seis minutos del final y sufrieron la aparición de Lamont Hamilton, que tras muchos minutos peleado con el aro sumó doce puntos en el cuarto final, y de la defensa bilbaina, capitaneada por Grimau y Hervelle.

Al Buducnost se le nublaron las ideas de nuevo y los bilbainos lograron ir recortando a golpes de coraje, pese a desperdiciar varios ataques que les habrían permitido manejar con más holgura la situación. Así, Strahinja Milosevic puso por delante al Buducnost con dos tiros libres a trece segundos del final. El Bilbao Basket puso su última posesión en manos de Raúl López que la gestionó como si quedaran quince minutos. El base de Vic oteó el panorama, esperó para conectar en un bloqueo central con Hamilton, le asistió y el estadounidense logró una jugada de canasta y adicional. Con dos puntos de ventaja y cinco segundos por delante, solo quedaba defender sin riesgos y el jovencito Nikola Ivanovic fue forzado a lanzar un triple que no entró. Los montenegrinos saben que le pueden ganar al Bilbao Basket, pero tendrá que ser en otra ocasión.

El partido se cerró con la decimotercera victoria de los hombres de negro cuyo principal preocupación es aislarse de los rumores o noticias que les rodean, sean buenas y malas. De hecho, el partido en Podgorica estuvo acompañado también de las informaciones referentes al interés de la Federación de Rusia por hacerse con los servicios de Fotis Katsikaris, que precisamente se estrenó como primer entrenador en la cancha del Buducnost allá por 1999. Ahora el griego es un técnico muy cotizado en Europa, al que la normativa de la ACB impide ejercer la doble función en una selección y en un club. Los rusos pretenden encontrar resquicios legales para contratar a Katsikaris, que hace años ya dirigió al Dynamo San Petersburgo, pero los antecedentes no se lo ponen nada fácil ya que el entrenador de Korydallos concluye contrato con el Bilbao Basket en 2014 y no es su intención romperlo, a menos a día de hoy.

Firmes ante las distracciones, la victoria se ha convertido en un hábito y ha hecho posible que, cuando la temporada no ha alcanzado siquiera su ecuador, Fotis Katsikaris y sus jugadores puedan afrontar el partido de la próxima semana ante el Spirou Charleroi sin ninguna obligación. Con tantos esfuerzos acumulados, el Bilbao Basket agradecerá que sus jugadores menos habituales participen del duelo de cierre de la primera fase. Porque la trayectoria liguera es tan buena que el objetivo debe ser cerrar la primera vuelta con una marca histórica. Para entonces, Uxúe Bioenergía estará ya ligada al club bilbaino para poner el viento a favor e seguir impulsando a un equipo que ha olvidado perder.

Share This: