Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Este juego consiste en meter goles



Susaeta estuvo mejor en la recuperación que en la creación.

Susaeta estuvo mejor en la recuperación que en la creación.

El derby se desarrolló de acuerdo con el guión previsto. Los protagonistas interpretaron fielmente los papeles que tenían asignados y al final se impuso el que acertó con la portería rival, que de eso trata este juego. El Athletic volvió a ser un equipo apisonadora, tan pesado como previsible, una máquina que avanza en línea recta sin importarle lo que encuentre a su paso ni preocuparse si choca reiteradamente con la misma pared. Al final, la insistencia, la reiteración, acaba abriendo una brecha y los rivales terminan rendidos y dando boqueadas. No es nada sencillo parar a una apisonadora. Con este método el equipo de Valverde ha sumado treinta y tres puntos y vive en la cuarta posición de la tabla. Nada que objetar por ese lado aunque los puntos sumados no ocultan los problemas que afloran cuando la apisonadora tiene que recorrer los últimos metros, esos que tienen que laminar al rival.

La Real Sociedad vive de la inspiración de varios de sus futbolistas, sobre todo de Griezmann y Vela. El primero es un jugador tremendo que está en el mejor momento de su todavía corta carrera. Es rápido, tiene llegada y puntería y tiene, además, trabajo defensivo, algo que no suele ser lo más habitual en futbolistas de su corte. Forma con su compañero mexicano una pareja letal que si recibe dos balones en condiciones es capaz de crear cuatro ocasiones de gol. El Athletic no lo permitió y por eso a la Real le tocó sufrir la mayor parte del partido, pero incluso en esas condiciones, Griezmann consiguió adelantar a su equipo en la única ocasión en la que sus compañeros consiguieron llevar el balón al área de Iraizoz. Fue el detalle decisivo que decantó el partido.

La apisonadora rojiblanca circuló en Anoeta con las luces apagadas. A ratos Muniain consiguió encender los faros de cruce, poca iluminación para alumbrar la portería contraria. El plan de Valverde funcionó digamos que en un ochenta por cien; si se quiere en tres cuartas partes del campo. Pero falló en lo fundamental, en la resolución. Este juego va de meter goles pero el Athletic hubiera podido estar jugando toda la noche y Bravo hubiera seguido haciéndose las uñas apoyado en uno de los postes de su portería.

El Athletic hizo un gran partido en setenta y cinco metros. Su trabajo en el centro del campo fue impecable con un Rico multiplicado en la presión y con un triángulo Gurpegui, Iturraspe, Laporte, enorme en la recuperación. De Marcos, la sorpresa que tenía reservada Valverde para la ocasión, dominaba la banda derecha y Balenziaga cumplía en tareas defensivas en la izquierda. Muniain, muy activo y tirando constantes diagonales era un dolor de cabeza para los realistas, que no veían la manera de salir en condiciones. Pero el equipo volvió a estar lamentable en los metros finales. Es desesperante comprobar cómo una y otra vez una mala elección en el último pase, un error en el control, echaba por tierra todo el trabajo anterior. Bielsa, que ya sufrió de lo lindo mientras estuvo por aquí, acabó admitiendo que sus jugadores adolecen de falta de pericia en los metros finales y eso se puede entrenar sí, pero se tiene o no se tiene, y en el Athletic escasea más de lo admisible.

Que Susaeta esté mejor en la recuperación que en la creación describe la situación. La inspiración también estuvo muy lejos de Aduriz y Herrera volvió a ser un futbolista con más apariencia que contenido. El recurso a Ibai y a Toquero en el tramo final excusa más comentarios.

Fue muy injusto que el Athletic llegara al descanso en desventaja, pero nadie ha dicho que el fútbol sea justo. No es la primera vez que los rojiblancos reciben un gol en el primer remate que conceden. Que ese remate tarde 42 minutos es mérito de los leones; que acabe en la red es, en este caso, mérito del rematador. Minutos antes a Gurpegui se le había ido un cabezazo en un corner y a lo largo de todo el primer tiempo Aduriz, Susaeta, Rico o Muniain habían dado magníficos pases al amigo invisible cuando lo más lógico hubiera sido dárselos a algún compañero de carne y hueso.

No cejó en su empeño el Athletic tras el descanso. Con este equipo no van los goles psicológicos y esas zarandajas, pero continuó con las luces apagadas. La Real se fue sintiendo cada vez más cómoda. Contaba con la ventaja en el marcador y a medida que pasaban los minutos se hacía más plausible la inoperancia del rival. Cuando Arrasate retiró a Agirretxe para dar entrada a Elustondo la cosa se complicó mucho más todavía para el Athletic puesto que la presencia del centrocampista atascó más todavía la circulación del balón en las próximidades del área de Bravo. La entrada de Iraola en la banda derecha para enviar a De Marcos al puesto de Balenziaga no tuvo los efectos deseados por Valverde porque el lateral no conectó nunca con Susaeta. A medida que corrían los minutos y el dominio territorial del Athletic se hacía más evidente, más daba la impresión de que el partido estaba más cerca del 2-0 que del empate. Paradojas del fútbol. Cuando, agotados los tres cambios, Muniain se quedó sin aire, al Athletic solo le quedó apelar al efecto Toquero que, como todo el mundo sabe, es un fenómeno que mayormente se produce en San Mamés.

La derrota de Anoeta no añade más información a lo ya sabido. Valverde ha hecho todo lo que está en su mano: ha conformado un equipo organizado, competitivo, solidario, fiable; un grupo muy difícil de batir como lo demuestran sus números. Hacerlo en apenas medio año dice mucho del trabajo del técnico. Lo que no se le puede exigir es que también salga a rematar como lo hacía en sus tiempos de jugador. Esa es tarea de otros y habrá que ver si se trata de esperar sentados a que las musas vuelvan a visitar a determinados futbolistas o de empezar a pensar en otras alternativas.

Share This:

Un comentario

  1. Vaya partidito del amigo Herrera, Susaeta, Aduriz y Muniain, que debió encarar y chupar más de lo que hizo. No termina de completar un partido redondo Herrera, el media punta. Beñat en ese puesto, en mi humilde opinión, no es la solución. Visto los cojones al macho, prescindir de Iraola en un derby, prescindir de su regular claridad a la hora de atacar… no me merece la pena darle más vueltas a este asunto, no hay vuelta atrás.
    Clama al cielo cómo se han escapado vivos el Sevilla y la Real SS!
    Toda la semana oyendo y leyendo las bondades de la delantera de la Real SS y no veo a nadie decir, y los nuestros, qué? Llega el partido y no por falta de calidad sino por desacierto técnico, puntual, y de fe, donde se cocina el bakalao no acertamos casi ni una. Faltó más convicción en los nuestros y de los nuestros.
    Ver para creer los 5 puntos perdidos en las dos últimas visitas a Sevilla y Donostia. Siendo positivo, en mi humilde opinión, dándoles un baño en largos periodos de ambos partidos. Estoy tranquilo porque tenemos mejor equipo que nuestros directos rivales por la 4ª posición, dejémonos de medias tintas.
    Que me digan que el Sevilla y la Real SS nos cedieron el dominio porque así juegan a lo que quieren, bla, bla y bla. Me da la risa y no lo valoro más en profundidad porque es su problema. El ATHLETIC fue a ganar a ambos sitios que es lo mínimo que podemos pedir. No especuló e impuso su juego.
    No hay que ser un lince para saber que jugando con la regularidad adquirida últimamente vamos a ganar muchos puntos. No es ni medio normal que jugadores con la calidad de Herrera, Muniain, Susaeta, Aduriz, Ibai, De Marcos, Toquero… tengan un día tan desacertado en ataque y todos a la vez. No falló el remate, simplemente no lo hubo, por lo menos en Donostia.
    Porque eso de la falta de pericia, pues sí y no. Me explico, aunque haya sucedido antes, en alguna ocasión, pienso que es más un tema mental, de hambre y convicción. Y no tanto de calidad. Cuando lo comentó Bielsa, nuestro delantero centro era Llorente, sí, ese de los veintitantos goles en una temporada y una vez. Pero 1 de 5 ocasiones aprovechadas. Aduriz es más eficaz y en mi opinión, mejor jugador de futbol.
    Que ahora llegamos menos? en algunos partidos sí. Con menos gente? totalmente de acuerdo. Pero el nivel de desacierto en último pase, centro, desmarque y en el poco remate que hubo sea así, para mí, no es normal para la calidad de los jugadores que he citado.
    Ahora que viene Sola, no nos volvamos locos que estará falto de ritmo, sólo espero que traiga más hambre y fe de gol.
    AUPA ATHLETIC!!!