Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Europa sigue ahí, para tratar de conquistarla o para ir de excursión



En esta acción se lesionó Iraola, que había hecho un buen partido. Foto AC

En esta acción se lesionó Iraola, que había hecho un buen partido. Foto AC

Ver la BATE en San Mamés provocaba la melancolía de lo que pudo haber sido y no fue. Observar a los voluntariosos muchachos bielorrusos defenderse de aquella manera, sin dar una mala patada, sin un mínimo asomo de convicción de que ganando eran ellos los que seguían en Europa, planteaba la pregunta que martillea las neuronas del aficionado rojiblanco. ¿Cómo demonios pudo perder el Athletic aquel partido de Borisov?.

Allí quedaron enterradas las ilusiones europeas de este equipo y eso ya no hay quien lo remedie. Agua pasada no mueve molino. Lo peor de la crisis de juego del Athletic coincidió en el calendario con algunos partidos que había que ganar sí o sí. Pero también habría que hacer alguna reflexión sobre el verdadero espíritu con el que afrontaron jugadores y cuerpo técnico esta competición. Baches de juego al margen, algunas decisiones y elecciones se antojan un tanto extrañas. Queda flotando en el ambiente la sensación de que el equipo no ha hecho todo lo que tenia que hacer para seguir adelante, que no ha puesto toda la carne en el asador. No quiere esto decir que se haya renunciado de antemano, ni mucho menos, pero da la impresión de que no se ha ido con todo. La alineación del día del Oporto en San Mamés, por ejemplo, ilustra esta idea. Ni en el campo ni en la grada se percibió el ambiente de final, la electricidad de los partidos frontera, que era en realidad aquel encuentro.

Es verdad que esta vez se han guardado las formas y que nadie desde el club ha transmitido un mensaje de rendición antes de tiempo. En la anterior experiencia del Athletic en la Champions League, Luis Fernández se apresuró a proclamar que la competición era un premio para el Athletic y que el equipo se dedicaría simplemente a disfrutar. Aquella Champions tuvo así un algo de excursión festiva y dejó la sensación de que también entonces el Athletic pudo haber hecho bastante más. En aquella ocasión fue el modesto Rosemborg el encargado de echar agua al vino empatando en San Mamés en el partido inaugural.

Se repiten las sensaciones. Se diría que desde el cuerpo técnico se analizan las cosas con un espíritu conservador que descarta cualquier posibilidad de aventura. Da la impresión de que el entrenador teme que un desgaste excesivo en Europa pase una factura demasiado cara en la Liga y que toma tantas precauciones para que eso no ocurra, que termina desfigurando la competición continental. Es probable que un análisis desapasionado de la plantilla del Athletic nos lleve a todos a esa conclusión y coincidamos en que el entrenador hace bien tomando esas precauciones que acaban guillotinando nuestras ilusiones europeas. Claro que, de ser así, habría que plantearse qué pinta el Athletic en todo esto.

Vivimos en la paradoja de luchar nueve meses en la Liga para entrar en Europa y, una vez conseguido el objetivo, disparar todas las alertas anunciando los gravisimos peligros que se ciernen sobre los equipos que disputan tres competiciones. Llegados a este punto, uno no sabe si alegrarse porque el Athletic continúe en Europa en febrero. Veremos qué decisiones se toman entonces, qué alineaciones decide el entrenador y cuál es el mensaje que emite el club. La primera impresión es algo preocupante. No parecen un buen síntoma las declaraciones de algunos jugadores que dicen soñar con un emparejamiento contra el Liverpool para vivir una gran fiesta del fútbol, en lugar de estar ya poniendo velas a un santo para que toque el rival más membrillo y pasar a la siguiente ronda.

Por todo esto uno no sabe si realmente merece la pena alegrarse por lo que supone la victoria ante el BATE, que no por la victoria en sí, tan necesaria después del trompazo ante el Córdoba. Porque el partido no tuvo más historia que la que quiso escribir el Athletic. Valverde dejó por fin en el banquillo a Muniain y la banda izquierda ganó algo de presencia con Ibai Gómez. Claro que tampoco es mucho decir porque mejorar lo que ha habido en los últimos tiempos tampoco puede ser tan complicado. Mucho más potente estuvo el lado derecho, donde el BATE permitió a Susaeta los metros de libertad que tan caros se cotizan en otros partidos. Y el de Eibar los aprovechó recordando por momentos a aquel Susaeta afilado que cortaba el área rival una y otra vez. Le acompañaron, Iraola hasta que se lesionó, y un De Marcos tan hiperactivo como siempre, apareciendo por aquí y por allá como en los números de magia. Durante muchas fases del partido la nostalgia de aquella banda derecha que tantos partidos le dio al Athletic sobrevoló San Mamés.

El Athletic tiró a puerta solo en el primer tiempo mucho más que en sus últimos tres partidos. Lástima que Ibai y Rico tuvieran el punto de mira un poco alto y que Guillermo se ofuscara en más de una ocasión. Solo por eso se llegó al descanso sin goles.

San José acabó con el atasco nada más regresar de los vestuarios anticipándose a rematar con la derecha, un corner botado por Susaeta al corazón el área pequeña. Más de uno lamentó entonces la ausencia del central el partido del Córdoba; la respuesta oficial será que se le dejó descansar precisamente para que jugara ayer. ¡Ay, las rotaciones!

Con el BATE completamente replegado y sin dar apenas señales de vida en el centro del campo, Iturraspe y Rico jugaron muy cómodos, con tiempo y espacio para elegir el pase. Con el campo bien abierto por Susaeta e Ibai con la colaboración de Iraola y Balenziaga, el fútbol volvió a la catedral en toda su sencillez, que es su grandeza. Balones a las bandas y centros, ritmo e intensidad, no hace falta mucho más para completar un buen partido y acabar minando al rival por mucho que se proteja. La victoria le daba al BATE el pase a la Europa League, pero nunca la buscó. Al Athletic le bastaba el empate, pero no se conformó con nada que no fuera el triunfo. Se dirá que a un equipo que le han caído goles a granel, los rojiblancos se los han hecho con cuentagotas. Pero es que una cosa es el nivel del BATE y otra la puntería de este Athletic, y eso no se mejora de un día para otro, qué le vamos a hacer.

El hecho incuestionable es que el Athletic estará el lunes en el bombo europeo y que en febrero seguiremos teniendo fútbol continental en San Mamés. Lo que vaya a ocurrir entonces es un misterio insondable a dos meses vista. Europa sigue ahí. Veremos si el Athletic quiere ir a conquistarla o se limita a ir de excursión.

Share This:

Un comentario

  1. Aupa JCL y ATHLETICZALES. He tenido la oportunidad de gozar en directo de las victorias contra el Español y Bate. Lo primero que en la esquina norte, HNT, para mí, comportamiento ejemplar en un estadio en el que no anima NADIE MAS.
    Come pipas y abusadores del WI FI. Placientes pseudo entrenadores que no hacen nada más. Menos mal que no instalamos la calefacción, de lo contrario, de quince días encontraríamos a unos cuantos ocupas, tan molestos estos para el Ay. De Bilbao.
    Alucino con lo leído y escuchado estos días por aquellos que se dicen inconformistas con el Club y el Estado de las Cosas, y se conforman con recoger informaciones de la agencia EFE en cuestiones de mayor calado sin preguntar a nadie bien informado. Ahora resulta que corear el LO LO LO ATHLETIC UEFARA durante 30 segundos molesta a los puros, por celebrar un “éxito secundario” y no molesta lo que dice EFE en boca de presos políticos, hoy el 14-12-2014. VER PARA CREER! Yo también tengo presbicia!!!
    La clasificación de UEFA, para mí, un éxito, lo dije inmediatamente después del sorteo de grupos de Champions. Lo vi jodido, y fue más que jodido, imposible. Ganar, y cómo los dos últimos partidos, a mi modo de ver, refuerzan la idea y composición de este grupo. Si el año pasado la constante fueron las remontadas este año opino que la remontada será, no puntual sino completada a lo largo de una temporada.
    Hay que disfrutar de una competición que los números y por lo tanto la historia nos dicen que no lo hemos hecho habitualmente! Carajo!!! Y NO SOY CONFORMISTA!!!
    Resulta que Valverde hace un montón de cambios contra el Valencia y es un fenómeno, los hace contra el Oporto, Córdoba o Grabada y es un zopenco. PERSPECTIVA es el único que la tiene, los demás a verlas venir y hablar del dedo y no la LUNA. El equipo pese a las fugas está creciendo!!!
    AUPA ATHLETIC!!!