Juego de cabeza http://juegodecabeza.com Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte Wed, 01 Jul 2015 16:45:41 +0000 es-ES hourly 1 Realista, realismo; ilusionante, ilusionismo http://juegodecabeza.com/realista-realismo-ilusionante-ilusionismo/ http://juegodecabeza.com/realista-realismo-ilusionante-ilusionismo/#comments Wed, 01 Jul 2015 16:45:41 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6739 Elustondo, Bóveda y Eraso son tres fichajes que llegan al Athletic para corregir en la medida de lo posible una plantilla un tanto descompensada

The post Realista, realismo; ilusionante, ilusionismo appeared first on Juego de cabeza.

]]>

El fichaje de Gorka Elustondo por el Athletic ha sumido en la perplejidad a un sector de la afición rojiblanca que, sospecho, coincide mayoritariamente con ese grupo que lleva unos años repitiendo los nombres de Raúl García, Monreal y Azpilicueta como un mantra, ajeno a la realidad del mercado en general y a la del Athletic en particular. Probablemente ese grupo ahora perplejo, lo engrosan quienes cada verano hablan de fichajes ilusionantes, otro mantra que han puesto de moda los mercaderes del fútbol, más duchos en el ilusionismo y en la venta de humo.

Lo de los fichajes ilusionantes es la evolución natural del fichaje bomba que inventó el difunto Jesús Gil para hacerse con el Atlético de Madrid. Gil vendió ilusión a los aficionados colchoneros y compró su confianza con el fichaje de Futre, un crack mundial de la época. Aquella fue una idea novedosa que Florentino Pérez copió para presentarse a las elecciones del Real Madrid con el precontrato de Luis Figo, entonces jugador del Barcelona, debajo del brazo.

Aquellos fichajes electorales derivaron en los fichajes ilusionantes de nuestros días. Ya no hace falta que haya elecciones por medio. Los dueños de los clubes, sus consejos de administración, los fondos de inversión y demás bucaneros que merodean por el fútbol mueven el mercado con la llegada del calor. King Africa o George Dann tienen pendiente escribir la canción del fichaje de verano.

Una patulea de futbolistas más o menos conocidos aterriza sobre el fútbol hispano cada verano. Los buenos, los pata negra, los que además de ilusión generan goles y fútbol, toman tierra casi siempre en los mismos clubes, los más grandes, los que más dinero manejan en el panorama continental, los que presentan un palmarés de lujo y ofrecen la posibilidad cierta de ganar títulos. Florentino Pérez sabe bastante de eso, sobre todo los veranos posteriores a inviernos de sequía de títulos.

Para los demás queda el ilusionismo, el as sacado de la manga, nada por aquí nada por allá, el boleto de la primitiva sellado con la remota esperanza de que toque, porque a alguno le tiene que tocar, ¡oye!, y por qué no voy a ser yo el afortunado. Fornidos bielorrusos, a tanto el kilo, exóticos brasileños conocidos en su casa a la hora de comer, argentinos, uruguayos, paraguayos, chilenos a granel y al detall, orientales con el reclamo de la venta de camisetas en sus países,  llegan para ilusionar a los aficionados que antes de Navidad verán frustradas sus ilusiones y empezarán a hacer cábalas sobre el ‘nuevo proyecto’ -otro hallazgo del fútbol moderno- para el año que viene. Y vuelta a empezar.

Gorka Elustondo no es precisamente uno de esos fichajes ilusionantes. Como tampoco lo son Javi Eraso ni Eneko Bóveda. Si te pasas meses y años repitiendo Raúl García, Monreal, Azpilicueta, hare krishna hara hare, y te vienen con Elustondo, Eraso y Bóveda, se te apaga el incienso y se te caen los palos del sombrajo, claro.

Pero es que el Athletic es así, qué le vamos a hacer. Ficha lo que puede, dentro de un orden y con realismo, incluso cuando se trata de un realista. No hay mirlos blancos en el mercado en el que se mueve el Athletic. Valverde, Amorrortu y Urrutia estarían encantados de pagar un dineral por un delantero que garantizara 3o goles, si fuera que ese hipotético delantero quisiera venir al Athletic y no irse a esos equipos menores como el Chelsea, el Bayern o el Barcelona.

Gorka Elustondo viene con el lastre añadido de un historial realista incomprensible, por decirlo de alguna manera. Ha jugado nueve temporadas, ocho si descontamos la de su debut, porque solo participó en seis partidos, y de esos nueve cursos, tres fueron en Segunda División.

La suya es la historia de una promesa que no acabó de cuajar. Campeón de Europa sub-19, parecía llamado a ser una figura de referencia. Una lesión grave de tobillo, y la turbulenta trayectoria de la Real Sociedad -descenso, concurso de acreedores, inestabilidad institucional- no facilitaron precisamente al crecimiento del jugador quien, sin hacerse nunca  con una titularidad indiscutible, contó para todos los entrenadores que le dirigieron, a saber: Lotina, Coleman, Eizmendi, Lillo, Martín Lasarte, Montanier, Arrasate y Moyes. Ha jugado un promedio de 18 partidos por temporada

Elustondo no ha cumplido con las expectativas que despertó cuando llegó al primer equipo de la Real Sociedad, aunque habría que ver el nivel de esas expectativas y las razones reales que llevaron  a plantearlas, pero tampoco es el tuercebotas en el que le han querido convertir desde un sector de la grada de Anoeta. Silbado por parte de su propio público, señalado como el culpable de todos los males de la Real y el responsable de no pocas derrotas, Elustondo ha decidido abrir un capítulo nuevo en su carrera, ahora en San Mamés. Está ante una oportunidad inmejorable para reivindicarse.

Ni es un crack, ni viene a marcar diferencia alguna. Pero su llegada tampoco frena el crecimiento de los que están tocando la puerta del primer equipo desde el Bilbao Athletic. Él, como Eraso o Bóveda, vienen a reforzar una plantilla que el año pasado se quedó corta en bastantes fases de la competición, no hay más que repasar algunos banquillos que tuvo el Athletic, incluso en Champions.

A sus 28 años Elustondo ha firmado por dos temporadas. Con su fichaje el Athletic compra tiempo para que sus jóvenes promesas, esas que tanto nos ilusionan, terminen de cuajar. No olvidemos que el Bilbao Athletic también necesita una plantilla más sólida este año para competir en la categoría de plata y que las promesas tienen ahí una estupenda plataforma para dar el salto. Hay sitio para todos y partidos de sobra, este año otra vez en tres competiciones, para que cada uno demuestre lo que vale. Al final, los que son buenos de verdad acaban jugando, porque el fútbol siempre acaba poniendo a cada uno en su sitio.

Javi Eraso, Gorka Elustondo  Eneko Bóveda en Ibaigane

Javi Eraso, Gorka Elustondo Eneko Bóveda en Ibaigane, Foto AC

Share This:

The post Realista, realismo; ilusionante, ilusionismo appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/realista-realismo-ilusionante-ilusionismo/feed/ 0
Certificado de calidad http://juegodecabeza.com/certificado-de-calidad/ http://juegodecabeza.com/certificado-de-calidad/#comments Sun, 28 Jun 2015 17:01:09 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6729 El Bilbao Athletic logra el ascenso a Segunda A empatando en Cádiz un partido que requirió mucho coraje y determinación para superar el calor y la intensidad del rival

The post Certificado de calidad appeared first on Juego de cabeza.

]]>
El Bilbao Athletic celebró en Cádiz un ascenso más que merecido

El Bilbao Athletic celebró en Cádiz un ascenso más que merecido

El Bilbao Athletic vuelve a ser equipo de Segunda A después de 19 años. El rojiblanco será el único filial en la categoría de plata la próxima temporada. Ni Barcelona, descendido este año, ni Real Madrid Castilla, que bajó el curso pasado y que esta temporada ha quedado a ocho puntos de los cachorros, fuera del play off, en la temporada regular, ni Sevilla, ni Villarreal, ni otros equipos con canteras emergentes, tendrán representación en el segundo escalón del fútbol estatal. El dato da una idea de la importancia del logro del equipo de Ziganda, pero también de la dificultad que entraña el reto que encara el año que viene. No es cosa de echar agua al vino de la celebración en plena efervescencia del éxito, pero convendría asumir las cosas en su justa medida: el ascenso es un premio muy bonito y motivo de alegría y orgullo, claro que sí, pero la memoria no es la virtud más destacada del fútbol y convendría hacer algunas consideraciones antes de que las cañas se tornen lanzas dentro de unos meses.

Conviene no olvidar, para empezar a centrar el asunto, que la tarea del Bilbao Athletic es la de formar jugadores para el primer equipo. La discusión sobre si ese trabajo se desarrolla mejor en Segunda A o un escalón más abajo, se parece demasiado a la que los participantes en el Concilio de Bizancio sostuvieron sobre el sexo de los ángeles. El Bilbao Athletic lleva diecinueve años en Segunda B proporcionando de forma regular, año tras año, jugadores el primer equipo, lo que parece indicar que la categoría es indiferente. Es cierto que sobre el papel parece más fácil saltar un escalón que dos, pero habría que preguntarse si es mejor que los aspirantes rojiblancos completen su periodo de formación con un ‘Erasmus’ lejos de Lezama, o es más recomendable que lleguen al primer equipo sin ver más mundo ni conocer más experiencias que las de las cuatro paredes de las instalaciones, alicatadas hasta el techo, con calefacción en invierno y aire acondicionado en verano.

Entre los expertos se encuentran opiniones para todos los gustos. Hay quien apuesta por pulir a los aprendices en un centro de alto rendimento como Lezama, incomparable en instalaciones y medios técnicos y humanos aunque estéril como un quirófano, y quien prefiere que la chavalería aprenda los arcanos de la vida y de su deporte en ambientes contaminados por el virus de la competencia y la necesidad de buscarse la vida a diario. Hay teóricos que entienden que la progresión individual es más factible compitiendo en las filas de un equipo generalmente dominador, como puede ser el Bilbao Athletic en Segunda B, que en un grupo condenado a sufrir y a jugar a remolque del rival, como le puede ocurrir al filial el año que viene. En el fútbol, como en todos los deportes, el estado de ánimo es tan importante o más que la condición física, y es sabido que las cosas no salen igual en una dinámica perdedora o en una racha en la que todo sale bien.

Es muy bonito, sensacional, que el Bilbao Athletic compita el año que viene en Segunda A por lo que eso significa. Y significa que la cantera de Lezama funciona muy bien, a pesar de todos los pesares y de sus sempiternos críticos. Porque el éxito de este Bilbao Athletic hay que adjudicárselo a los que han estado trabajando al menos en la última década. Esto no es flor de un día, ni surge por generación espontánea. Este equipo ganador se empezó a gestar cuando un ojeador descubrió a un niño y lo llevó a Lezama, cuando un entrenador pulió sus primeros defectos y recomendó su promoción a un equipo de mayor edad, cuando otro técnico le enseñó a competir en el juvenil o en el Basconia, cuando finalmente, Cuco Ziganda le reclamó para dar el penúltimo paso hacia el Athletic. Por cada uno de los cachorros que han tocado el cielo en Cádiz, se han quedado decenas de aspirantes en el camino. El proceso de selección medido al milímetro, la enseñanza continua, la progresión labrada en el trabajo diario, la paciencia, todo eso y mucho más que tantos ponen en duda tantas veces y con tan pocos argumentos, eclosionó en el Ramón de Carranza. Si sirve para que de una vez por todas se deje en paz a Lezama sería más importante incluso que el propio ascenso.

El decisivo partido del Carranza se disputó más en clave de gesta que de fútbol propiamente dicho y volvió a dejar en evidencia algunas de las muchas lagunas que asolan a este deporte en este país. Es probable que cuando alguien decidió poner el partido a las 12 del mediodía, no se conocía el pronóstico que anunciaba una ola de calor africano para este domingo, pero seguro que al margen del pronóstico, tampoco tomó su decisión buscando la fresca precisamente un 28 de junio en Cádiz. En el pasado Mundial, la FIFA decretó una interrupción en cada tiempo de los partidos a partir de una determinada temperatura; en el Carranza los dos equipos tuvieron que jugar hasta la deshidratación.

El choque puso también sobre la mesa el debate nunca abordado sobre el papel de los equipos filiales en el fútbol profesional. Se enfrentaba un grupo de aspirantes a futbolista con todo su futuro por delante con un equipo en el que muchos de sus componentes se jugaban, literalmente, el pan de sus hijos. Un equipo para el que el ascenso era un bonito premio y otro cuyo presupuesto y hasta su viabilidad dependía del resultado. Y se notó claro, vaya si se notó. Los cachorros cursaron un master acelerado de eso que llaman ‘el otro fútbol’. Los jugadores del Cádiz interpretaron la agresividad natural y hasta encomiable en una final, como un ejercicio de amedrentamiento que, afortunadamente, no tuvo éxito porque los de Ziganda demostraron un carácter y un espíritu competitivo muy por encima de su edad y de un equipo de sus características. Supieron sufrir, mantuvieron la cabeza fría y consiguieron el premio que se han merecido por juego y por ambición. Su temporada ha sido todo un éxito, pero no olvidemos lo principal cegados por lo accesorio: el verdadero éxito de este Bilbao Athletic lo calibraremos dentro de cinco años, cuando contemos los jugadores que han conseguido instalarse en el primer equipo.

Share This:

The post Certificado de calidad appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/certificado-de-calidad/feed/ 0
Lezama, otra vez en el ojo del huracán http://juegodecabeza.com/lezama-otra-vez-en-el-ojo-del-huracan/ http://juegodecabeza.com/lezama-otra-vez-en-el-ojo-del-huracan/#comments Thu, 18 Jun 2015 13:53:36 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6722 A estas alturas de la vida uno ya no aspira a conocer l […]

The post Lezama, otra vez en el ojo del huracán appeared first on Juego de cabeza.

]]>
La estructura de técnicos de Lezama ha sufrido una auténtica revolución

La estructura de técnicos de Lezama ha sufrido una auténtica revolución

A estas alturas de la vida uno ya no aspira a conocer la verdad absoluta; se conforma con alguna información, aunque de antemano la sepa sesgada, y algún dato suelto que le permita hacerse una composición de lugar más o menos aproximada, basada en una mezcla de intuición y experiencia; poca cosa, lo justo para ir tirando en la ficción de que uno sabe por dónde pisa. Pretender conocer la verdad de lo que ha pasado en Lezama es una entelequia; uno se daría por satisfecho si le contaran un cuento de apariencia creíble. Ya sé que es aspirar a mucho, porque, probablemente, hasta los propios protagonistas tendrían dificultades para concertar un relato coherente.

Es curioso lo que ocurre con Lezama. La joya de la corona, el corazón del Athletic, el cofre donde se guarda la identidad del club, ha estado en el punto de mira de tirios y troyanos desde cinco minutos después de que Félix Oraa anunciara su creación. De hecho, al Athletic le pasó con Lezama lo que a Colón con América, que no supo lo que descubrió hasta años después del descubrimiento. Lezama se pensó para una cosa y resultó otra. Tampoco es tan raro que esté siempre en el centro de la polémica.

Sobre Lezama se dirigen todos los dedos acusadores cuando las cosas le van mal al primer equipo y desaparece del primer plano cuando los resultados deportivos acompañan. La novedad en este caso es que se haya convertido en noticia con el Athletic clasificado para Europa, el Bilbao Athletic peleando por regresar a Segunda después de veinte años y muchos balcones decorados en rojiblanco celebrando todavía la reciente final de Copa. Y hay más. La crisis se produce cuando no ha habido unas elecciones por medio y Lezama parecía definitivamente a salvo de injerencias externas. Por primera vez en su historia, una directiva revoluciona la estructura de cantera que ella misma había creado cuatro años antes sin que, a simple vista al menos, se aprecie que en ese tiempo se haya producido una catástrofe.

Lo insólito de la situación requeriría una explicación plausible y rápida, sobre todo rápida, para que la bola deje de crecer en una época del año en la que los medios están ayunos de noticias. No se exige un streptease integral, ni un auto de fe con hoguera en el patio de Ibaigane; sencillamente se pide una explicación, más que nada para enfriar la imaginación popular que ya se sabe que es calenturienta y tendente al incendio. La información es el mejor antídoto contra el rumor.

No entraré a analizar lo que ha sucedido porque confieso que de este caso solo se que no se nada. Lezama es un microcosmos con vida propia, muchas veces tan alejada de Ibaigane que se diría que ambos entes habitan distintas galaxias. Los dimes y diretes han sido siempre consustanciales a la vida de la factoría rojiblanca. Se podría escribir un libro, y no precisamente flaco, con las historias de intrigas, amores y odios que han rondado por bares y tribunas más o menos públicas. Algunas son verdad, otras, exageraciones; las más,  bulos que alguien hizo correr y otros hicieron crecer. Casi medio siglo de historia da para mucho y ha pasado mucha gente por Lezama, cada uno con su entorno, con su forma de ver las cosas, el Athletic y, por qué no, la vida. Y esta sociedad es muy pequeña para que todo eso no acabe alimentando muchas comidillas.

Lo mejor de todo es que Lezama tiene la suficiente energía propia como para sobrevivir a todas las crisis, reales o fabuladas, que ha sufrido a lo largo de su ya dilatada historia. La cantera del Athletic funciona más que razonablemente bien y la prueba está en sus resultados. El Athletic sería impensable sin Lezama por mucho que se empeñen sus detractores. Con altibajos y con rachas, la factoría produce material para el primer equipo con una regularidad que contradice tanto a sus críticos como a los profetas de la verdad revelada que cada cuatro años aproximadamente, se suben a un taburete para anunciarnos a voces que ellos sí que tienen la fórmula de la Coca Cola.

Obsérvese que nadie está discutiendo de lo principal, es decir, del método. Qué diferencia a los que se van de los que llegan; cuáles son los ideas que van a dejar se ponerse en práctica por fracasadas  y cuáles las que se van a implantar a partir del mes que viene. Se habla de relaciones personales cuando deberíamos estar hablando de fútbol.

Soy de los que pienso que la política de comunicación del club no es tan mala como algunos lamentan aunque sí creo que es manifiestamente mejorable. Este es uno de esos momentos en los que el club tiene que retomar una iniciativa que, de momento, ya ha perdido en el terreno epistolar, y cortar de raíz una crisis algo más que incipiente dejando las cosas todo lo claras que se puedan dejar, a sabiendas de que siempre habrá quien quiera seguir alimentando el incendio. Y a ser posible, que esta vez no participe el que redactó aquella nota de respuesta a Bielsa cuando aquel asunto de las obras de Lezama. ¡Vaya por Dios, qué casualidad!

 

 

Share This:

The post Lezama, otra vez en el ojo del huracán appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/lezama-otra-vez-en-el-ojo-del-huracan/feed/ 0
Haciendo el ridículo http://juegodecabeza.com/haciendo-el-ridiculo/ http://juegodecabeza.com/haciendo-el-ridiculo/#comments Tue, 02 Jun 2015 10:17:01 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6710 Nada menos que dos Secretarios de Estado comparecieron […]

The post Haciendo el ridículo appeared first on Juego de cabeza.

]]>
El auto del juez Pedraz emitido tras la final de 2009

El auto del juez Pedraz emitido tras la final de 2009

Nada menos que dos Secretarios de Estado comparecieron ayer para mantener encendida la llama que prendió nada menos que el Gobierno con el comunicado emitido instantes después de que se produjera en el Camp Nou lo que todo el mundo esperaba que se ocurriera, entre otras cosas porque ya era la tercera vez y porque los mismos que se indignaron tanto, fueron los que anunciaron lo que iba a pasar en el momento mismo que acabaron la semifinales de Copa hace más de un mes y supieron quiénes serían los equipos protagonistas de la final.

Nada menos que dos Secretarios de Estado se vieron en la tesitura de sostener la falacia y, obligados por el cargo y por el sueldo, se pasaron casi media hora tratando de explicar lo inexplicable.

Todos sabemos que quien menos razón tiene es el que más argumenta. En cualquier discusión que se soluciona con un monosílabo, quien tiene las de perder es capaz de recitar el cantar del Mío Cid con tal de no dar su brazo a torcer.

Los dos Secretarios de Estado recurrieron a una panoplia de leyes, decretos, reglamentos y artículos, desde la FIFA a la FEF, pasando por la UEFA o el Código Penal para apoyar su penoso discurso; todo para no decir nada, porque nada podían decir.

Lo tenían muy fácil si hubieran querido cerrar el asunto. El juez Pedraz, de la Audiencia Nacional, se lo explicó en 2009 en un solo párrafo. Es el siguiente, copiado literalmente: “Al efecto, la pitada efectuada durante la llegada de Rey, durante la interpretación del himno nacional, así como la colocación de pancartas con el lema ‘good bye Spain’, están amparadas por la libertad de expresión, y no pueden considerarse difamatorias, injuriosas o calumniosas, ni mucho menos que propugnen el odio nacional o ultraje a la Nación; no siendo merecedoras de reproche penal, teniendo además en cuenta el principio de intervención mínima“.

La conclusión de la reunión de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte,  fue que no podían concluir nada porque nada había que concluir, así que pasaron el trago pidiendo, recabando, inquiriendo, preguntando a los dos equipos, a la Federación, a la Guardia Urbana, a la Policía y a todo bicho viviente en general, información añadida antes de emitir una sentencia.

Si todavía queda un gramo de sensatez, es de esperar que esa petición de información añadida sea el primer paso para que la cosa se vaya diluyendo en el tiempo, se olvide y el expediente acabe archivado en una papelera. Seguir adelante con esto es, además de ridículo, el mejor  sistema para que la próxima final que jueguen estos dos equipos, el Gobierno se vea en la tesitura de incluir los silbatos, tanto los de plástico como los metálicos, en la lista de armas prohibidas, y decretar la ilegalización y cierre preventivo de las tiendas de chuches y jugueterías. Claro que, pensándolo bien, tampoco nos extrañaría tanto si lo hicieran.

 

Share This:

The post Haciendo el ridículo appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/haciendo-el-ridiculo/feed/ 0
El Athletic se tuvo que rendir a la evidencia http://juegodecabeza.com/el-athletic-se-tuvo-que-rendir-a-la-evidencia/ http://juegodecabeza.com/el-athletic-se-tuvo-que-rendir-a-la-evidencia/#comments Sat, 30 May 2015 23:32:52 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6701 Messi volvió a liderar al Barcelona abriendo el marcador y completando un primer tiempo que acabó con todas las esperanzas de los leones

The post El Athletic se tuvo que rendir a la evidencia appeared first on Juego de cabeza.

]]>
Iñaki Williams marcó un gol que será solo un bonito recuerdo

Iñaki Williams marcó un gol que será solo un bonito recuerdo

Otra final perdida y sin apelación posible. El Barcelona volvió a ser muy superior y no hay nada que objetar a su triunfo. No solo es el mejor equipo del mundo sino uno de los mejores de la historia de este deporte. De la mano de Luis Enrique y con la aportación de Suárez se ha convertido en una máquina de triturar rivales. El grupo que dirigió Guardiola maravilló por su manejo del balón, pero acabó enamorado de si mismo, como Narciso, admirándose ante su propio reflejo; se amaneró y hubo partidos en los que parecía que le importaba más enlazar cincuenta pases seguidos que marcar un gol. El Barcelona de ahora maneja la pelota con la misma calidad, pero es más vertical y se tira a la yugular a la mínima. Así no hay manera.

El Barcelona es el mejor equipo del mundo y cuenta en sus filas no solo con el mejor futbolista del mundo sino con uno de los mejores de la historia. Messi, a su edad, y con casi media carrera por delante todavía, ya comparte sitio en el panteón de los más grandes, a la altura de Di Stéfano, Pelé, Cruyff o Maradona. Está atravesando uno de los mejores momentos de forma y fútbol de su carrera y tiene la ambición intacta. Así no hay manera.

El Athletic lo intentó pero no pudo. Nada se puede exigir al que lo da todo si no le alcanza. Es verdad que a ratos el equipo pareció roto y desorientado, perdiendo balones tontos y disputas. Pero hay situaciones en las que sabes que te están pintando la cara y, sencillamente, no sabes cómo evitarlo.

Resulta ocioso hablar de tácticas o de cuestiones técnicas después de un partido como éste. Valverde apostó por un centro del campo de mucho trabajo con San José por delante de los centrales y Rico e Iraola abiertos a las bandas para ayudar a cerrarlas. A  Beñat le tocaba tratar de organizar, si podía. Arriba, Williams de enlace y Aduriz tratando de bajar balones desde el cielo. En el costado derecho Bustinza ocupó finalmente el sitio que dejaba libre el sancionado De Marcos.  El mejor, sin embargo, fue Herrerín, así que poco más se puede añadir. Podríamos repasar las alineaciones de los dos equipos, comparar nombres, edades, trayectorias, procedencias, precios… ¿de verdad merece la pena?

La cosa funcionó más o menos bien durante el primer cuarto de hora. Al Barcelona le costó encontrar los caminos hacia Herrerín hasta que Messi muy abierto en la banda derecha, disputándole el espacio al juez de línea, le puso un centro a Neymar que acabó en gol mal anulado por inexistente fuera de juego. Fue como la señal de salida. El astro argentino se debió de tomar el error del árbitro y el pegajoso marcaje de Balenziaga como un reto. La siguiente ocasión en la que cogió el balón con medio metro de ventaja, dibujó una de esas jugadas que se repetirán en todas las televisiones por los siglos de los siglos. Messi marcó un golazo que abrió el partido y acabó con las esperanzas del Athletic.

Ya está dicho que el Barcelona tiene un magnifico equipo, el mejor del mundo, pero por si no le alcanzara, tiene a Messi para allanarle el camino cuando se encuentra con un atasco. En estos tiempos de estadísticas y de programas informáticos que te dicen cuánto ha sudado cada jugador, estaría bien que alguien recopilara la cantidad de partidos que un Barcelona espeso ha acabado ganando con facilidad porque Messi le abrió el camino con un gol en el momento oportuno.

Si algo se le puede achacar al Athletic es que tal vez se vino abajo demasiado pronto tras el gol. Dio la impresión de que los leones lo fiaron todo a mantener su puerta a cero y dejar correr los minutos a la espera de su oportunidad. Pareció que cuando encajaron el primer gol vieron imposible la remontada; se sintieron derrotados y perdieron tensión y vigor competitivo. Claro que también se encontraron con un Barcelona que metió una marcha más, con prisa para cerrar la final cuanto antes, algo que consiguió antes del descanso en una jugada colectiva que se vio facilitada por la posición del novato Bustinza rompiendo la línea de fuera de juego.

Quizá cabría reprochar a Valverde que no cambiara nada en el descanso con todo perdido, pero podríamos remitirnos a las recientes palabras de Guardiola cuando se le preguntó si conocía la forma de parar a este Barcelona y a este Messi. Si alguno de esos numerosos técnicos de salón que pululan por las televisiones tiene alguna sugerencia que hacer a Valverde, que levante el dedo.

Se le pedía al Athletic competir mejor de lo que lo ha venido haciendo en las últimas finales y puede decirse que lo hizo hasta donde le alcanzaron las fuerzas y el fútbol. Ocurrió que el Barcelona atacó mejor, disputó y presionó con más poderío en todo el campo y fue, en definitiva, muy superior a este Athletic todo voluntad y poco más.

Hay dieciocho equipos de Primera División que hubieran dado una mano y cuatro dedos de la otra, por estar en el sitio en el que estuvo el Athletic y perder como lo hizo. Pero el que jugó la final de Copa fue este equipo que ni es el mejor del universo, ni tiene a uno de los mejores futbolistas de la historia en sus filas, pero que sí es un caso único en el mundo del fútbol. El Athletic es ese equipo que ha jugado cuatro finales en los últimos seis años y que es capaz de arrastrar tras de sí no ya solo a la ejemplar multitud que le arropó en Barcelona, sino a muchos miles más de aficionados y no aficionados que se identifican con una forma de entender el fútbol única e inimitable.

Ahora toca levantarse otra vez, lamerse las heridas y transformar todo el orgullo, el cariño y la ilusión que se han desbordado estos días en fuerza para conseguir volver a disputar otra final lo antes posible.

Share This:

The post El Athletic se tuvo que rendir a la evidencia appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/el-athletic-se-tuvo-que-rendir-a-la-evidencia/feed/ 2
El Athletic nunca puede fracasar http://juegodecabeza.com/el-athletic-nunca-puede-fracasar/ http://juegodecabeza.com/el-athletic-nunca-puede-fracasar/#comments Fri, 29 May 2015 17:19:15 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6694 Jugar cuatro finales en seis años no está al alcance de […]

The post El Athletic nunca puede fracasar appeared first on Juego de cabeza.

]]>
banderas Athletic

Jugar cuatro finales en seis años no está al alcance de muchos equipos. El Athletic jugará mañana su cuarta final desde que en 2009 volvió a su sitio después de una larga noche que duró un cuarto de siglo. Hubo un tiempo en el que era habitual ver al Athletic en las finales, de hecho, se decía que la final de Copa la jugaban el Athletic y otro más. Hace mucho de eso, tanto que no conviene recordarlo demasiadas veces, porque corremos el riesgo que de tanto mirar atrás nos convirtamos en estatua de sal.

El pasado está bien, con sus glorias y sus mitos, para conocer de dónde venimos que es la mejor forma de saber a dónde queremos ir. Pero no hay que mirar demasiado hacia atrás. Hay que mirar adelante, porque hay futuro, tal y como nos lo demuestra el presente.

Ganar la final al Barcelona es a día de hoy una entelequia. Puede ocurrir porque en el fútbol siempre puede pasar cualquier cosa y la sorpresa espera a la vuelta de la esquina. Hará bien el Athletic en buscarla poniendo todo lo que este al alcance de su mano, porque la suerte también hay que merecerla. Competir es la palabra, verbo que no han conjugado los leones en las últimas finales que han jugado, no que han disputado, porque no lo han hecho.

Unas palabras de Aduriz animan a pensar en que esta vez sí que sabrán competir. Dice el faro que alumbra este Athletic que el grupo afronta esta final con más ilusión que presión. Es un primer paso imprescindible. Da la impresión de que en las últimas finales la carga de la responsabilidad histórica que cayó sobre los hombros de los futbolistas rojiblancos fue tan abrumadora que acabó poniendo plomo en sus piernas. Había que ver la carita de Iraola en el túnel de vestuarios de Bucarest para entender que el Athletic no podía ganar aquella final que estaba a punto de empezar. Mejor que, como dice Aduriz, se tomen esta final con ilusión y no con la responsabilidad de tener que escribir la historia del club. Que piensen solo en jugar y en dar todo lo que tienen, que no es poco, en el campo.

Pero al margen de cuál sea el resultado final en el Camp Nou, el Athletic ya ha ganado esta Copa y todas las que se disputen, porque el Athletic gana siempre, sea cual sea el marcador. Este club es una rara flor en el estercolero en el que han convertido el fútbol entre unos y otros, desde la banda de los Blatter a los fondos de inversión, pasando por intermediarios, prestamistas, soldados de fortuna,presidentes de puro y gomina y demás bucaneros que viven de algo que en su día fue un bello deporte que cautivó a millones de seres humanos de todas las razas, idiomas y religiones.

Estas cuatro finales son la demostración palpable de que se puede seguir compitiendo siendo diferentes. En los últimos tiempos el Athletic y su entorno han sucumbido a la debilidad de usar su singularidad como disculpa y no como fortaleza. En demasiadas ocasiones el mundo rojiblanco se ha refugiado en la autocomplacencia renunciando a plantar cara a una dificultad buscada voluntariamente. Los resultados han demostrado que se puede ser diferente y competir. Está bien que nos admiren por nuestra singularidad, pero está mejor que nos elogien porque, además, somos capaces de ganar. Después de 117 años de historia, el Athletic no es grande porque es diferente, sino porque siendo diferente, ha sido capaz de llenar sus vitrinas con ocho Ligas y veinticuatro Copas.

Estas finales jugadas y perdidas en el campo, son la mejor victoria del Athletic de hoy en día, porque significan que el modelo funciona cuando la diferencia se convierte en fortaleza y no en disculpa. Lo más probable es que el Barcelona vuelva a ganar otra final al Athletic. Sería lo más lógico y a nadie cogería por sorpresa. Es tan fácil como comprar lo mejor en los mejores mercados del mundo y si no funciona, volver a comprar. Los tribunales, las imputaciones, los millones que van y vienen o se pierden por el camino… son harina de otro costal; basta con mirar hacia otro lado y hacer como que no pasa nada; el brillo de los trofeos es suficiente para cegar al que no quiere ver.

Por eso, el Athletic gana siempre, gana cada día que renueva su apuesta por una idea, cada minuto que se mantiene fiel a una forma de hacer las cosas, cada segundo que dedica a convertir a un niño en futbolista. El Athletic gana cuando entrega todo su cariño a un jugador que se despide, como hizo hace siete días con Andoni Iraola, y gana cuando apenas unas horas después de la final, el Bilbao Athletic pelee por ascender de categoría.

Un día, hace ya mucho tiempo, alguien que no es del Athletic ni de lejos, pronunció una frase que debería estar escrita en un lugar bien visible de Ibaigane: El Athletic nunca puede fracasar. Es cierto. El Athletic podrá tener temporadas peores o mejores y sufrirá derrotas, incluso algunas muy duras, pero nunca nadie podrá decir que ha fracasado mientras sea fiel a sus principios. Y si por una casualidad, ganara esta final al Barcelona en el Camp Nou, no te quiero ni contar.

Share This:

The post El Athletic nunca puede fracasar appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/el-athletic-nunca-puede-fracasar/feed/ 0
El ejemplo de Iraola http://juegodecabeza.com/el-ejemplo-de-iraola/ http://juegodecabeza.com/el-ejemplo-de-iraola/#comments Sat, 23 May 2015 20:34:25 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6687 Andoni Iraola tuvo la despedida soñada marcando un gol ante un San Mamés entregado que celebró la séptima plaza y rindió homenaje a uno de sus jugadores de referencia

The post El ejemplo de Iraola appeared first on Juego de cabeza.

]]>
San Mamés celebró a lo grande los goles de Iraola y Aduriz.

San Mamés celebró a lo grande los goles de Iraola y Aduriz.

El Athletic jugará este verano las previas de la Europa League. Confirmó su billete internacional goleando con comodidad a un Villarreal que vino con lo puesto y con el pasaporte en el bolsillo desde hace unas jornadas. Es muy importante lo que ha conseguido el Athletic esta temporada: volver a Europa por segundo curso consecutivo y alcanzar la final de la Copa son logros más que meritorios y los rojiblancos se merecen el elogio unánime.

Pero lo más importante de la tarde noche de San Mamés ocurrió a partir del minuto 91. Fue a partir de ese momento cuando compareció en la catedral lo más auténtico del Athletic, el sentimiento rojiblanco intransferible e inimitable. Cuando el árbitro pitó el final del último partido de Liga, empezó un encuentro corto en minutos pero infinitamente más trascendente que unos puntos más o menos.

El Athletic despidió a uno de sus jugadores bandera. Andoni Iraola ha jugado más de medio millar de partidos defendiendo el mismo escudo. Llegó al juvenil con el siglo, en la temporada 99-00 y cuatro años más tarde, en la 03-04 debutó con el primer equipo donde va a permanecer hasta el próximo sábado, cuando juegue su última final de Copa.

La historia del Athletic está jalonada por futbolistas como Iraola; son ellos los que han hecho grande a este club y los que le dan sentido a todo cuanto le rodea. Es trascendental mantener ese espíritu y rendir homenaje a quienes verdaderamente se lo merecen. No hablamos de figuritas de un día, ni de aquellos que envueltos en un presunto sentido de la profesionalidad, han mercantilizado este deporte hasta dejarlo hecho unos zorros. Son muy libres de hacerlo, pero nunca disfrutarán como lo hizo Andoni Iraola ayer en San Mamés, del cariño de una afición que sabe estar al lado de los suyos.

Hablamos del Athletic y eso son palabras mayores. Hablamos del club que renueva a un jugador cedido horas después de que se destroce la rodilla y pase de promesa a incógnita. Hablamos del último reducto en el que todavía podemos disfrutar la sustancia de este deporte, la que rezuma sentimientos como la fidelidad o el cariño incondicional; la lealtad a unas ideas incluso cuando en medio de la oscuridad aparecen los charlatanes con sus cuentas de colores y sus farolitos, tratando de vender la moto averiada de eso que llaman fútbol moderno, el de los cheques multimillonarios, los fondos de inversión, las deudas y el trapicheo.

Quedan pocos futbolistas como Iraola, que se niega a tirar un penalti para su lucimiento personal y prefiere que lo tire el encargado de siempre, y solo queda un club como el Athletic, así que San Mamés fue el escenario de un acontecimiento de enorme trascendencia: nada menos que la ejecución de una herencia. Cada abrazo de Iraola a sus compañeros llevaba implícito un mensaje; les enseñaba que ese es el camino, que él se va, porque ha cumplido su ciclo pero que ellos siguen aquí hasta que les llegue el momento de la despedida. Cada aplauso de cada de uno de los espectadores que asistieron de pie a toda la ceremonia, rubricaba un contrato escrito sin tinta ni papel que lleva en vigor más de un siglo. Porque fueron, somos, y porque somos serán. Athletic gu gara.

Antes de lo trascendente ocurrió lo importante, esto es, el partido que tenía que ganar el Athletic para amarrar la clasificación europea y llegar a la final con una dinámica positiva. Era lícito mantener alguna duda después de los últimos espectáculos ofrecidos por los rojiblancos pero, afortunadamente, lo tuvieron todo de cara. El Villarreal llegó tan disminuido que solo fue reconocible en las camisetas y en su gusto a la hora de mover el balón. Les bastó para mantener un cierto control sobre el juego los primeros minutos, cuando el Athletic estaba buscando su sitio en el campo y el personal estaba más atento a que llegara el minuto quince para empezar su homenaje a Iraola, que al propio partido.

Valverde situó en esta ocasión a Aketxe en el costado izquierdo y volvió a entregar el mando a la pareja Beñat-San José. Iraola, el protagonista de la tarde, volvía al lado derecho del centro del campo, por delante de De Marcos. Fue esta banda, completada por Williams, la más activa del equipo, pero fue un penalti cometido sobre Aduriz el que desatascó el partido a los veinticuatro minutos. Transformó el propio Aritz, pese a que el público y él mismo, le ofrecieran la posibilidad a Iraola, que también ha tirado algunas penas máximas en su carrera.

La ocasión de celebrar un gol le llegó tres minutos después, y fue un golazo. Trataba de reaccionar el Villarreal al primer gol y el Athletic le cazó con un contragolpe de libro, conducido por Aduriz, que puso a Iraola en ventaja para que éste batiera al portero con un toque sutil.

Con el partido debidamente orientado, el Athletic se liberó y durante unos minutos borró del campo a un rival que no quería bajar los brazos a pesar de todo. Cuando Beñat dibujó una parábola perfecta por encima de la barrera, San Mamés abrió definitivamente la puerta a la celebración.

El segundo tiempo solo fue un paréntesis a la espera de la fiesta, que era lo que ya realmente importaba. El carrusel de cambios acabó situando a Iraola como segundo punta y si no marcó otro gol fue porque quiso anotar aquel que se le escapó después de regatear a medio Manchester United. El que volvió a marcar fue Aduriz, otro golazo, que le ratifica como el mejor goleador no extranjero de la Liga, lo que no está nada mal para ir calentando de cara a la final.

 

Share This:

The post El ejemplo de Iraola appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/el-ejemplo-de-iraola/feed/ 0
Athletic: de villanos a héroes en diez minutos http://juegodecabeza.com/athletic-de-villanos-a-heroes-en-diez-minutos/ http://juegodecabeza.com/athletic-de-villanos-a-heroes-en-diez-minutos/#comments Sun, 17 May 2015 20:26:34 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6678 Los rojiblancos dieron vergüenza ajena durante más de una hora en el Martínez Valero, pero diez minutos increíbles le dan una victoria que puede valer la plaza europea

The post Athletic: de villanos a héroes en diez minutos appeared first on Juego de cabeza.

]]>
Beñat e Iturraspe volvieron a compartir línea

Beñat e Iturraspe volvieron a compartir línea

El Athletic se pasó una hora muy larga dando vergüenza ajena en el Martínez Valero y acabó firmando una remontada increíble en los últimos diez  minutos. En Elche se comprobó una vez más que en el fútbol los milagros existen. Otra cosa es que se repitan con frecuencia, por si alguno está pensando en comprar velas para la final, pero cosas como las vividas en el campo ilicitano son las que hacen que el fútbol tenga millones de aficionados en los cinco continentes.

Llevaban los seguidores del Athletic ochenta minutos jurando en arameo y entregados a las especulaciones más descabelladas, empezando por esa que dice que el Athletic no quiere el séptimo puesto. Llovían los improperios sobre los rojiblancos, aunque estos se estrellaran contra la pantalla de la televisión y, cosas de jugar todos al mismo tiempo como antes, el disgusto por el espectáculo que estaban perpetrando los leones, se tornaba en indignación a medida que se comprobaba que en todos los campos los resultados les favorecían; en todos menos en el que tenían una responsabilidad directa.

El partido del Athletic tiene muy difícil explicación, más incluso que el propio marcador porque, a fin de cuentas, la remontada se empezó a oler en cuanto los rojiblancos empezaron a comportarse como futbolistas y no como palmeras de chocolate.

La remontada, sin embargo, no puede ocultar la pertinacia de Valverde en repetir lo que se ha demostrado fallido, como tampoco debe hacer olvidar la lamentable puesta en escena del Athletic. Los rojiblancos se plantaron en el campo sin tensión competitiva, sin intensidad, sin concentración, sin nada de nada que hiciera recordar que se estaban jugando algo tan importante para la institución como la oportunidad de volver a Europa un año más.

La alineación que eligió el técnico tampoco se prestaba a mucho, todo hay que decirlo. Suplió la baja de Etxeita retrasando a San José al eje de la defensa para apostar por la tripleta Iturraspe, Beñat, Rico en la zona ancha,un triángulo que no funcionó, algo que tampoco es una novedad. Insistió, y eso ya es mucho insistir, en situar a Viguera como extremo condenando al jugador a una nueva catástrofe.

Enfrente estaba un Elche festivo con la salvación asegurada, dispuesto a celebrar el éxito ofreciendo a su gente una despedida digna. El equipo ilicitano pudo emplearse con la tranquilidad de estar a salvo de cualquier presión, con la cabeza despejada y las piernas sueltas. Claro que el Elche, con presión o sin presión, no da para mucho, como se pudo comprobar finalmente. Pero si enfrente tienes a semejante Athletic, hasta el Calvo Sotelo de Puertollano puede llegar a parecerse al Bayern de Munich.

El Athletic fue evolucionando a medida que corrían los minutos: pasó se no hacer nada a hacer el ridículo. Jonathas, un futbolista que tiene toda la pinta de que encontrará un destino más potente que su equipo actual equipo, retrató la lentitud de San José y con la colaboración de un Herrerín que salió tarde y mal, fusiló el primer gol sobre la media hora.

No había pasado nada hasta entonces y tampoco pasó nada después hasta que llegó una de esas acciones que describen a todo un equipo. Hacía muchos años que no veía esa jugada en un partido de profesionales. El árbitro pita una falta al borde del área y el equipo que la cobra pone el balón en juego de inmediato para sorprender al rival sin papel. La acción, en el minuto 44, terminó de subrayar la empanada de los rojiblancos que se tuvieron que retirar a la caseta abochornados por el espectáculo que estaban dando.

La verdad es que el segundo tiempo no empezó mejor. El Athletic seguía sin dar señales de vida, como si lo del séptimo puesto, lo de Europa, y hasta lo de la final de Copa, no fuera con ellos. Más de uno y de dos aficionados con la entrada en el bolsillo y la reserva del hotel pagada, se estarían preguntando entonces si de verdad se les había perdido algo en Barcelona el día 30.

La entrada de Gurpegui por Iturraspe empezó a cambiar algo el panorama a los diez minutos de la continuación. El recién incorporado se colocó en el eje de la defensa y San José adelantó unos metros su posición, hasta el sitio en el que ha venido rindiendo a muy buen nivel durante los últimos meses. Su presencia en el centro del campo contribuyó a que el Elche dejara de asomarse por el área de Herrerín definitivamente. Once minutos después Aketxe ocupó el puesto de Viguera y Aduriz empezó a encontrar algo de compañía porque coincidió además con la activación de un Williams que apenas estaba tocando balón. Beñat asumió los galones sin la competencia de Iturraspe y el Athletic empezó a parecerse, solo a parecerse, a un equipo medianamente organizado o, al menos, coherente.

Tampoco parecía que la cosa iba a dar para más porque los minutos caían y el partido parecía condenado a una muerte dulce con un Elche cómodo en el marcador y en el campo y un Athletic derrotado e incapaz. Corría el minuto 79 cuando Aduriz recogió de espaldas y con espacio un balón en el borde del área. Maniobró, encontró posición y le puso el balón con toda la ventaja a un Aketxe que venía lanzado por el costado. La verdad es que el pase de Aduriz fue un regalo con lazo y todo que el chaval agradeció con un remate cruzado perfecto.

Y se hizo la luz. El Athletic entró en el partido, el Elche, que llevaba tiempo festejando la victoria se vino abajo y el escenario sufrió un cambio brutal. Tanto que el Athletic marcó cuatro goles en diez minutos. Uno de San José lo anuló el árbitro a medias con Gurpegui, pero tampoco importó. El propio San José ya había empatado con un trallazo desde el borde del área, borrando de un plumazo sus errores en los goles del Elche y todavía tuvo tiempo, ya en el descuento, de prolongar un balón de cabeza para que Williams culminara una remontada que diez minutos antes había sido inimaginable. Los rojiblancos pasaron de villanos a héroes en un suspiro y, lo que es mejor, consiguieron llegar a la última jornada con la clasificación europea en la mano. Malo será que la dejen escapar, pero cosas más raras se han visto, como acabamos de comprobar.

 

 

Share This:

The post Athletic: de villanos a héroes en diez minutos appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/athletic-de-villanos-a-heroes-en-diez-minutos/feed/ 0
Un Athletic penoso sufre un siniestro total en el último segundo http://juegodecabeza.com/un-athletic-penoso-sufre-un-siniestro-total-en-el-ultimo-segundo/ http://juegodecabeza.com/un-athletic-penoso-sufre-un-siniestro-total-en-el-ultimo-segundo/#comments Sun, 10 May 2015 10:00:42 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6667 Los rojiblancos se fueron diluyendo a medida que transcurría el partido y volvieron a fracasar en San Mamés ante un visitante del fondo de la tabla

The post Un Athletic penoso sufre un siniestro total en el último segundo appeared first on Juego de cabeza.

]]>
Un gol en el último segundo castigó la inoperancia del Athletic

Un gol en el último segundo castigó la inoperancia del Athletic

El Athletic volvió a sufrir uno de esos apagones de proporciones apocalípticas que le convierten en un grupo insustancial. Se puede estar mejor o peor, tener un acertado o desafortunado. Todos los equipos pasan por esos trances porque, al fin y al cabo esto es un juego sujeto a diversas circunstancias de lo más variables. Pero lo que a le suele ocurrir a veces al Athletic pertenece al patrimonio exclusivo de los rojiblancos. Una jugada describe la cosa. Prácticamente en tiempo de descuento, Susaeta se encuentra con un balón cerca de la banda y espacio para pensar  maniobrar. La propia inercia de su carrera le lleva hacia el banderín de corner, donde todo el mundo espera que debe acabar esa acción. ¿Qué pasa por la cabeza de un jugador al que se le supone veteranía y experiencia para que en lugar de optar por lo más lógico, elija centrar sin mirar para que el portero recoja el regalo?. Sólo él lo sabe, pero desde luego no es ni medio normal.

Lo de Susaeta es solo un ejemplo que no hay que tomar como señalamiento de nadie. Todas las mentes rojiblancas discurrieron más o menos igual. Lo que empezó con toda la pinta de ser un paseo, acabó en siniestro total. Por el camino el Athletic perdió primero el balón, luego el fútbol y los papeles; finalmente, se dejó dos puntos que pueden ser decisivos en su carrera hacia Europa.

Llueve sobre mojado. Deportivo, Granada, Eibar y Córdoba ocupan las cuatro últimas posiciones de la tabla. El Athletic ha sumado contra todos ellos dos puntos en San Mamés. Ningún equipo que se tenga por serio se puede permitir semejante estadística.

El Athletic de este año ha dejado de ser el equipo consistente y previsible del año pasado. Ahora el grupo de Valverde es una moneda al aire, que lo mismo cae de cara, como hace siete días en el Manzanares, que muestra la cruz como ayer ante el Depor. Ahora mismo es la única razón a la que se aferra el aficionado para seguir confiando en el equipo. Es tan capaz de ganar los últimos seis puntos que quedan en juego, como de perderlos, así que, de momento, habrá que esperar antes de hacer balance.

La imprevisibilidad del equipo tiene bastante que ver con la búsqueda por parte de Valverde de la piedra filosofal de una alineación equilibrada a partir de una base tan inestable como la del medio punta. El técnico se ha pasado el curso como Diógenes con la lámpara, buscando al hombre bueno que ocupara esa plaza, pero a estas alturas está claro que no lo ha encontrado. A cambio ha descubierto la figura del futbolista errante. Ante el Depor le tocó a Rico hacer de De Marcos. Jugó todo el primer tiempo escorado hacia el lado derecho, como en el Manzanares. Después del descanso, cuando Susaeta sustituyó al intrascendente Viguera, pasó a la media punta. Cuando Unai López sustituyó a Beñat, retrasó su posición a la altura de San José para que el recién incorporado tratara de hacer de enlace. Finalmente, fue sustituido por Iturraspe. Llegó al banquillo sin necesidad de GPS.

El Athletic solo tuvo buena pinta hasta que Aduriz marcó el gol remachando una jugada a balón parado muy reconocible en el repertorio rojiblanco. Es decir, el equipo funcionó tal y como se espera de un aspirante a Europa quince minutos. Los de Valverde se emplearon con energía, velocidad y decisión. Les bastó para poner en evidencia todas las carencias del rival. Cuando marcó Aduriz la cosa empezó a tomar el cariz de un paseo, y  la única duda que flotaba en el ambiente era sobre cuánto tiempo tardaría en caer el segundo gol.

Pero ocurrió todo lo contrario. El Athletic perdió el balón y no volvió a acercarse a la portería rival. El Depor vio que tenía una posibilidad y se fue a por ella con decisión. Empezó entonces el festival de despropósitos. Aduriz, que había empezado mandón distribuyendo balones y haciendo girar todo el juego de ataque sobre su persona, quedó aislado. Williams volvió a dar muestras de que sigue estando muy tierno y Viguera fue un alma en pena hasta que se quedó en la caseta en el descanso. Beñat no daba abasto, porque encontraba poca ayuda en San José y Rico perdía mucho  potencial  pegado a la línea de cal.

Los dos equipos se retiraron al vestuario preguntándose por qué habría anulado el árbitro un gol al Depor, pero mientras que el Athletic regresó al campo sumido en un mar de dudas, el Depor volvió con la determinación de los desesperados. Valverde recurrió a Susaeta para comprobar una vez más que ni está y, a estas alturas, ni se le espera. Minutos después volvió a echar mano de Unai López, un futbolista de una levedad impropia de la categoría. Mientras el Depor metía gente de ataque a la desesperada, el Athletic empeoraba con los cambios y no veía la manera de parar el partido.

El equipo volvió a adolecer de una falta de oficio que raya lo inaudito. Queda reseñada la jugada de Susaeta en el tramo final, pero esa solo fue la penúltima de las entregas inocentes, de los pases errados, de los balones regalados. La contundencia de Laporte bastaba para mantener a raya a casi todos los rivales, pero por fallar, el Athletic falló hasta a la hora de defender los balones parados.

Si sería endeble el rival que así y todo Fabricio, aliado con el larguero, impidó que Aduriz sentenciara; Susaeta disparó desviado en buena posición y Williams se durmió cuando se plantó solo ante el portero. Finalmente llegó la catástrofe. Si el segundo tiempo del Athletic había sido flojo, la imagen que dio en los últimos diez minutos, sin orden ni concierto, sin un solo futbolista con voz de mando, fue, sencillamente, penosa.

Share This:

The post Un Athletic penoso sufre un siniestro total en el último segundo appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/un-athletic-penoso-sufre-un-siniestro-total-en-el-ultimo-segundo/feed/ 0
El nuevo contrato de televisión no es una buena noticia para el Athletic http://juegodecabeza.com/el-nuevo-contrato-de-television-no-es-una-buena-noticia-para-el-athletic/ http://juegodecabeza.com/el-nuevo-contrato-de-television-no-es-una-buena-noticia-para-el-athletic/#comments Mon, 04 May 2015 16:30:24 +0000 http://juegodecabeza.com/?p=6658 La aprobación del Decreto que regula la comercializació […]

The post El nuevo contrato de televisión no es una buena noticia para el Athletic appeared first on Juego de cabeza.

]]>
cámara LFP

La aprobación del Decreto que regula la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional, según reza el texto oficial, no es una buena noticia para el Athletic. Como prueba, baste recordar que el club de Ibaigane fue el único de los 42 que forman la Liga de Fútbol Profesional, que votó en contra de la fórmula de la venta global de los derechos.

El retraso en aprobar el Decreto Ley por parte del Gobierno, y las presumibles reticencias del Real Madrid y el Barcelona, hacían concebir la esperanza de que el asunto se dilatara en el tiempo, al menos hasta después de las elecciones legislativas previstas para noviembre de este año. Sin embargo las prisas de los liderados por Tebas, que no dudaron en insinuar hasta una paralización del fútbol, han surtido efecto y la semana pasada el Consejo de Ministros dio luz verde a la nueva fórmula.

No es el Athletic el único en desacuerdo. La idea tampoco gusta a la Federación que preside Villar, que teme quedarse en fuera de juego con el nuevo reparto. A la Federación Española le corresponden los derechos de la competición de Copa y de la selección. Si los cede, conseguirá el 2 por cien de la suma total que aporten las televisiones. En caso contrario solo recibirá el 1 por ciento, lo que, de hecho convierte a la LFP en el verdadero mandamás del fútbol. La Federación Inglesa, por acudir a un modelo que tanto se mira en los últimos tiempos, recibe el 20 por ciento del dinero. Villar tiene razones para amenazar, también él, con paralizar el fútbol.

Pero volvamos al Athletic. Resultó significativa la ausencia de un portavoz rojiblanco en la rueda de presidentes y directivos que improvisó la televisión que ahora ostenta los derechos, en los palcos presidenciales de los estadios de Primera este fin de semana. No cabían en sí de gozo y satisfacción todos los directivos encuestados. Quien no anunciaba el advenimiento de la edad de oro del fútbol patrio, se congratulaba porque por fin su equipo tendría los recursos necesarios para competir al más alto nivel.

Según el Decreto, en el nuevo reparto nadie cobrará menos de lo que cobra ahora mismo, pero las diferencias se recortan. En la actualidad mientras que Barcelona y Real Madrid se llevan 140 millones cada uno, los recién ascendidos Eibar, Córdoba y Elche cobran 15 millones. De acuerdo con el nuevo modelo, la proporción entre los que más cobran y los que menos, no excederá de 4,5 veces, 3,5 si el contrato global superara los 1.500 millones de euros.

De acuerdo con el nuevo sistema, el monto total (se prevé un primer contrato de 1.000 millones) se repartirá, una vez descontados porcentajes mínimos destinados a la Segunda, al fondo de compensación para los que desciendan, Federación, y otras partidas, de la siguiente manera: El cincuenta por cien del importe total se distribuirá a partes iguales entre los 20 equipos de Primera División, lo que garantizaría un mínimo de 22,5 millones a cada uno. Del cincuenta por ciento restante, la mitad se repartirá en función de las clasificaciones obtenidas en las últimas cinco temporadas y la otra mitad, de acuerdo a criterios de incidencia social de cada club, incidencia que se calcula en función al número de abonados y recaudación en taquilla en las últimas temporadas. Esta partida, explicaría, por ejemplo, el desconcertante interés de equipos que no llenan sus estadios actuales por reformarlos o construir otros de mayor capacidad.

El Athletic cobrará más con el nuevo modelo, pero es evidente que su beneficio será relativamente menor que el de sus competidores. El club rojiblanco vuelve a encontrarse con la paradoja a la que le destina su peculiar idiosincrasia. Tendrá más dinero, pero su mercado potencial seguirá siendo igual de pequeño por lo que sus posibilidades de mejora apenas crecen. Todo lo contrario les ocurrirá a todos sus competidores, grandes y pequeños, que volverán a encontrarse con la caja llena para gastar a manos llenas, como si no hubiera un mañana.

Ahora mismo, después de diversas puestas a cero, amnistías, reconducciones y financiaciones extraordinarias, el fútbol español debe un total aproximado 600 millones de euros a la Hacienda Pública y la Seguridad Social y hasta 3.000 millones diversos proveedores y bancos. Dice Tebas que los primeros ingresos del nuevo contrato televisivo se dedicarán a amortizar esta deuda; nadie lo diría viendo cómo brillaban los colmillos de los directivos que salían en la tele este fin de semana. Por no hablar del efecto invernadero que pueden provocar intermediarios, agentes, representantes y demás buhoneros frotándose las manos a la espera del diluvio de billetes que se les viene encima. Cuando en la década de los noventa llegaron los primeros millones de la televisión al fútbol español, los clubes apenas jugaron el papel de mediadores. El dinero se les escurrió entre los dedos y fue a parar a los bolsillos de los agentes y los futbolistas

Un ejercicio tan simple como repasar las clasificaciones y compararlas con las oscilaciones del PIB, nos dice que las cosas le van mucho mejor al Athletic en tiempos de crisis económica. No es casualidad que el equipo juegue cuatro finales y sea un habitual en Europa justo cuando los constructores se han ido del fútbol dejando un reguero de deudas a sus espaldas. El famoso bienio negro del Athletic coincidió, mira por dónde,  con Seseñas y ciudades de vacaciones. Como respondiendo a una ley física, el hueco de los constructores lo han rellenado potentados llegados de tierras lejanas y ahora este Decreto que anuncia una especie de Jauja para el común del fútbol.

 

Share This:

The post El nuevo contrato de televisión no es una buena noticia para el Athletic appeared first on Juego de cabeza.

]]>
http://juegodecabeza.com/el-nuevo-contrato-de-television-no-es-una-buena-noticia-para-el-athletic/feed/ 0