Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Fran Pilepic quiere más



Fran Pilepic tuvo un papel estelar en la importante victoria sobre el CAI. Foto ACB

Fran Pilepic tuvo un papel estelar en la importante victoria sobre el CAI. Foto ACB

Hay victorias de esas que se llaman balsámicas, que aportan vitaminas a cualquier grupo humano que pasa por una fase de dudas, de merma de su confianza. El Uxue Bilbao Basket logró ante el CAI Zaragoza el triunfo que necesitaba para que su actualidad vuelva a centrarse en lo deportivo, para afrontar el sprint final de la temporada con un objetivo claro y motivador que alimente un espíritu competitivo que nunca ha faltado, pero que podía estar aletargado después de 47 partidos disputados y mucha exigencia mental por lo que ocurre en el parquet y fuera de él. Después de un mes alejado en la Liga Endesa de esa afición que le acompañó fielmente en Charleroi, el Uxue Bilbao Basket corría el peligro de verse descolgado de la lucha por la cuarta plaza, pero Fran Pilepic acudió al rescate con el botiquín de emergencia con una actuación extraordinaria, sobre todo para tratarse de un jugador que normalmente ocupa una posición al fondo del banquillo y que solo actúa cuando no queda más remedio.

Eso ocurrió ante el conjunto aragonés. El croata salió de inicio por segunda vez en la temporada, lo que ya indicaba que Kostas Vasileiadis no estaba para jugar porque de otra manera habría sido el griego el que se llevara su buena ración de minutos habitual. Pilepic promediaba hasta ayer apenas nueve minutos de juego y solo 2,7 puntos por partido. Pues bien acabó el partido con 33 minutos y 30 puntos. Desde que Luke Recker logró esa misma cantidad el 26 de noviembre de 2006 en Granada, ningún jugador del Bilbao Basket había metido tantos puntos en un partido de Liga. Fotis Katsikaris apeló al croata, que tiene que estar físicamente mucho más fresco que la mayoría de sus compañeros y el de Rijeka respondió como lo que es: un buen jugador. Porque ningún mal jugador anota 30 puntos en la Liga ACB, menos aún uno que habitualmente es el décimo jugador de la rotación. Fran Pilepic se soltó sabiendo que esta vez equivocarse estaba permitido y que su concurso era imprescindible para responder a las andanadas del CAI desde detrás de la línea de 6,75 metros.

El Uxue Bilbao Basket, al contrario que otros días, empezó el duelo muy enchufado y marcó un parcial de 10-0 que obligó a José Luis Abós a parar el partido después de solo dos minutos y medio para recordar a sus jugadores las claves del encuentro. El CAI Zaragoza es un equipo que juega muy bien al baloncesto, con mucho equilibrio gracias a la presencia en el poste bajo del holandés Henk Norel, que vive la temporada de su explosión en la Liga Endesa, y de una batería de tiradores que generan muchos espacios. Uno de ellos es Pablo Aguilar, cuatro talentoso pero hasta ahora irregular, que tenía el día inspirado. Cinco triples sin fallo anotó el granadino en la primera mitad, pero Fran Pilepic dio cumplida respuesta metiendo todo lo que tiró hasta bien entrado el último cuarto.

De esta manera, el Uxue Bilbao Basket pudo llevar siempre la iniciativa en el marcador en un partido de un nivel notable durante casi tres cuartos. Doce puntos de Norel en tres minutos y medio del último cuarto, que volvieron a descubrir los problemas de los bilbainos para defender a los cincos del equipo rival, igualaron el choque al final del tercer cuarto. En ese momento, quedaba la duda de saber qué respuesta iban a dar los hombres de negro, si aún tenían energía para amarrar al menos la victoria. Y fue que sí gracias a la aportación de los veteranos. Grimau elevó el tono defensivo y anotó canastas importantísimas, pero fue Mumbrú el decisivo. El capitán, que estaba jugando de cuatro por las faltas de Hervelle, se sacó dos triples monumentales. Uno, sobre la bocina y a la salida de un tiempo muerto, devolvió la ventaja a su equipo después de que el CAI lograra su máxima diferencia (78-80) a 6.17 del final. El otro, desde nueve metros y también al filo de la posesión, convenció al Uxue Bilbao Basket de que, incluso, podía pelear por recuperar el average. El marcador marcaba entonces un 90-81 y quedaban poco más de dos minutos.

Grimau recuperó otro balón y con un mate enardeció a la grada y dejó la conquista del premio añadido del partido al amparo de la fiabilidad en los tiros libres de Pilepic y Raúl López en el último minuto. Nadie lo esperaba, pero el Uxue Bilbao Basket logró un triunfo muy meritorio, sobre todo por el oscuro panorama que había descrito Katsikaris en la previa del duelo. Nadie le esperaba, pero allí apareció Fran Pilepic para firmar una actuación excelente, con solo dos fallos e los tiros, que llevó a preguntarse a muchos aficionados por qué no ha jugado más. Como eso ya no tiene remedio, sería una buena noticia que el croata confirmara este partido en los que quedan. El de Rijeka es el mejor tirador del equipo de largo y, además, no suele malgastar lanzamientos. Con la confianza que adquirió ayer, puede ser una amenaza de gran calibre ahora que el Uxue Bilbao Basket aún tiene cosas por jugarse. Habrá que ver si Katsikaris, que ha puesto la defensa como justificante para no usar más al croata, se salta las jerarquías, modifica los roles y porque, además, Fran Pilepic es el futuro. Ahora que todo el mundo piensa que Vasileiadis no va a seguir en el equipo la próxima temporada por la situación económica del club, el jugador croata tiene que ser una apuesta decidida, más allá de las circunstancias puntuales, porque tiene contrato en Bilbao para un par de temporadas más. Además, él quiere más, él tiene ganas de baloncesto después de una campaña en la que no ha participado todo lo que, seguramente, esperaba. Y a estas alturas la motivación y la ambición pueden suplir la falta de fuerzas y la pesadez en las piernas.

El miércoles llegará a Miribilla el rebautizado Laboral Kutxa para que el Uxue Bilbao Basket ponga al día su calendario. Ese derbi, intrascendente para los baskonistas a efectos de la clasificación, que se tuvo que aplazar por la final de la Eurocup, pondrá de nuevo a prueba a un equipo al que el carácter y el orgullo no le abandonan. Varios de sus jugadores han pasado por situaciones parecidas, por decepciones que no pueden durar más que unos pocos días. Con 18 victorias, lo que iguala su mejor marca tras 31 jornadas, el conjunto bilbaino tiene la oportunidad de redondear una campaña excelente. El CAI Zaragoza era un Rubicón que había que pasar y el Uxue Bilbao Basket lo hizo de nuevo con la vara de los 100 puntos anotados. Si todavía, pese a todo lo vivido, es capaz de hacerlo bonito y eficaz, significa que su depósito aún no está vacío. Con tres victorias más, la cuarta plaza puede ser un hecho. El objetivo no está tan lejos.

Share This: