Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Ganar y a otra cosa



Zisis volvió a demostrar que es un jugador muy rentable para el Bilbao Basket. Foto UBB

Zisis volvió a demostrar que es un jugador muy rentable para el Bilbao Basket. Foto UBB

Había que ganar y el Uxue Bilbao Basket lo hizo. La visita a Miribilla del Blancos de Rueda Valladolid, encajonada entre los dos duelos europeos ante el Ratiopharm Ulm, suponía más un incordio que un estímulo y el equipo bilbaino sacó adelante el compromiso sin ningún alarde y con el nivel de intensidad lejos de su máxima expresión, lo que provocó un enfado considerable de Fotis Katsikaris. Pero el técnico griego tiene la plantilla que tiene y cuando las opciones a barajar no son muchas es entendible que los jugadores caigan en la tentación de dosificarse, de guardar fuerzas que harán falta más adelante.

El conocimiento del oficio llevó a los hombres de negro a la conclusión de que, evidentemente, el compromiso más importante es el de este martes. Por eso, el duelo ante un rival que bastante hace con sobrevivir lo jugaron con la disposición baja y la vista en la calculadora de energías. La defensa dejó mucho que desear en la primera mitad en la que los pucelanos llegaron a mandar por nueve puntos sin hacer nada especial. Para colmo, el Uxue Bilbao Basket se atascaba ante la defensa zonal del Blancos de Rueda, el recurso que les queda a los que se sienten inferiores. Con eso, le bastó al admirable equipo de Roberto González para ir tirando, para dejar correr los minutos en busca de un final igualado en el que explotar sus bazas.

Katsikaris tuvo que tirar de sus hombres importantes más de lo que le hubiera gustado, pero ya se sabe que el entrenador propone y los jugadores disponen. Álex Mumbrú tomó las riendas y a su lado se colocó Nikos Zisis para romper la defensa vallisoletana, que jugó al fallo del rival y lo acabó pagando, como era lógico. Últimamente, el base griego, sin tener que soportar las comparaciones con Raúl López, se está soltando en ataque ante las facilidades, rayanas en la falta de respeto, que le conceden los rivales y esta vez se fue de nuevo a los 20 puntos, rozando el MVP de la jornada. De su mano el Uxue Bilbao Basket devolvió las aguas a su cauce en el tercer cuarto sin tener que forzar porque los pucelanos no cambiaron un ápice de su propuesta. Ahora empezaron a entrar los tiros y el marcador no tardó en engordar a favor de los locales.

Con once puntos de ventaja (66-55) y los suplentes de nuevo en cancha, aunque aportando poquita cosa, el conjunto vizcaino volvió a aplicar la política de ahorro. El Blancos de Rueda no se soltó del partido, pero tampoco dio la impresión de tener recursos para optar a la victoria. Durante todo el último cuarto, el Uxue Bilbao Basket miraba por el retrovisor y apretaba solo cuando era estrictamente necesario, y así hasta el último minuto cuando Vasileiadis finiquitó el asunto con su tercer triple. No fue bonito, pero lo que importaba era ganar. Habría sido de ingenuos pensar, incluso por parte de su entrenador, que los hombres de negro iban a poner todos sus huevos en esta cesta. Con nueve jugadores en la rotación a la espera de que vuelva Raúl López, hay que reservar la épica para las ocasiones señaladas. No será la primera ni la última vez que este equipo se comporte así, aunque muchos se empeñen en dibujar escenarios imaginarios.

El sábado tocaba menú del día, algo que equipos como el Valladolid ni siquiera se pueden permitir. Cuatro jugadores de los que se midieron al Uxue Bilbao Basket en la primera vuelta ya no están en la plantilla de un club que se desangra económicamente. Por su parte, el equipo bilbaino, que durante la semana pasada cumplió sus primeros trece años de vida, resolvió un trámite que se le ha cruzado en plena lucha por sus terceras semifinales en la Eurocup. Entre la realidad de unos y otros hay un abismo que representa lo que es hoy la Liga Endesa. La mayoría de los proyectos sufren con más o menos crudeza la crisis económica y cabe recordar que en 1994 el mismo club pucelano se mantuvo en la ACB por la renuncia del Cajabilbao.

Casi 20 años después, el Bilbao Basket, también con sus dificultades, que las tiene y a nadie le son ajenas, ha logrado consolidar el baloncesto de élite en Bizkaia. Todos esos años de travesía en el desierto parecen haber sido olvidados, o directamente son desconocidos, para muchos que ejercen la crítica desde el púlpito de quienes no tienen nada que perder. Una cosa es hacer la vista gorda y otra es subrayar cada uno de los aspectos negativos de un proyecto y de un equipo que han alcanzado cotas insospechadas y que el día que no esté se echará de menos. Porque muchos viven de él, dentro y fuera, y también en los medios de comunicación, donde también hay gente deseando que el Bilbao Basket se venga abajo.

Qué más quisieran en Valladolid que recuperar las glorias pasadas, aquellas que les vieron disfrutar de Sabonis, de Corbalán, de Oscar Schmidt y pasearse por Europa. En esas está ahora el Uxue Bilbao Basket, que va a llegar al último tercio de la competición instalado en la cuarta posición y con serias aspiraciones de repetir presencia la próxima temporada en las competiciones europeas. Al fin y al cabo, el deporte profesional es una actividad de ocio más y cuantas más oportunidades haya de disfrutarlo, mejor será para todos. En este sentido, no faltan voces que defienden que el baloncesto, además de una mejor exposición mediática y menos enemigos en la casa propia, necesita más partidos para ampliar las fuentes de ingreso y una mejor organización del calendario para ahorrar gastos. A la plantilla del Blancos de Rueda Valladolid se le hará difícil llegar el lunes al entrenamiento sabiendo que esta semana tampoco va a cobrar, que les quedan siete días larguísimos hasta el próximo partido.

Los jugadores del Uxue Bilbao Basket, en cambio, acudirán al Bilbao Arena para preparar el choque ante el Ratiopharm Ulm, el que les pondría a dos pasos de su primera final europea. Lo que en el Athletic levanta ilusión y adhesiones inquebrantables, en el caso del baloncesto genera suspicacias, malos augurios e insatisfacciones constantes por parte de aquellos que, precisamente, protestan por la dictadura del fútbol. Que hay cosas que se pueden hacer mejor es claro, pero en el ‘efecto Miribilla’ está el que quiere, lo mismo que en el seguimiento de esta Liga Endesa cuyos mejores partidos no suelen verse por televisión. Además, que haya equipos que fichen cuando, supuestamente, no tienen ni un euro -y el Valladolid es el mejor ejemplo-, resulta llamativo, cuando no supone una clara adulteración de la competición. El Bilbao Basket todavía no ha fichado a nadie, y no lo suele hacer si no es imprescindible. Pero esto, que debería ser alabado en los tiempos que corren, también es motivo de crítica por los infalibles opinadores de salón. Como dice la sabiduría popular, “estos bueyes tenemos y con ellos hay que arar”. Si alguien prefiere manejar otras yuntas, es libre de escoger sus adhesiones. Para gustos se hicieron los colores. En Bilbao, el que quiera, está cerca de gozar de una final europea. Carpe diem, porque el futuro es impredecible. Por cierto, contra el Ratiopharm Ulm el Bilbao Arena estará casi lleno. O sea, que lo que allí ofrecen unos tipos vestidos de negro no será tan malo.

Share This: