Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Josu Urrutia hace un último
guiño a Llorente



La anunciada rueda de prensa de Josu Urrutia fue algo así como un coitus interruptus. Se esperaba mucho y el presidente apenas dijo nada. Una vez más la especulación y el comadreo fueron muy por delante de la realidad, siempre mucho más pobre que la feraz imaginación de profesionales, amateurs compensados y afición en general. Siempre se esperan con interés las contadas comparecencias del presidente del Athletic, mucho más si se anuncian con tanta antelación y en medio de un bombardeo mediático. Por eso la decepción ante la falta de noticias de más calado resta eficacia la mensaje institucional.
En realidad Urrutia no pudo decir nada que no se supiera, salvo algunos detalles de la salida de Javi Martínez, intrascendentes ahora y que solo sirven para engordar el inventario. El dato de que el Athletic ya sabía antes de la Eurocopa que el jugador se quería marchar o la precisión de que fue la noche del 29 de agosto cuando mediante un fax anunció a Ibaigane que al día siguiente depositaría el importe de la cláusula, son a estas horas detalles que adornan un relato del que hace tiempo conocíamos planteamiento, nudo y desenlace.
Respondiendo a una pregunta concreta Urrutia señaló que el club está analizando la posibilidad de emprender acciones legales contra el Bayern. “Estamos estudiando si podemos y debemos hacerlo”. Una puntualización importante que medios de la trascendencia de L’Equipe han interpretado con un agresivo “Athletic Bilbao pretende lanzar un procedimiento judicial contra Bayern Munich”, sin más matices. Resulta ocioso insistir en el papel que están jugando los medios, de aquí, de allá y de acullá, en esta historia.
Llaman más la atención los mensajes que emitió el presidente dirigidos a Llorente y a la afición. Admitió por primera vez de forma implícita, que el Athletic ha rechazado la posibilidad de obtener algún dinero por el delantero y lo justificó con el ya conocido discurso del sentido de pertenencia que exige a los jugadores y que no puede tener una traslación automática a lo meramente económico. No obstante, y aunque Urrutia aseguró que, de momento, la negativa de Llorente a renovar cierra el caso, dejó una puerta entreabierta a la posibilidad de que el delantero reconsidere su postura a lo largo de una temporada en la que el presidente espera verle en los terrenos de juego vistiendo la camiseta rojiblanca. Pidió Urrutia a la afición un comportamiento que facilite que esa posibilidad tome cuerpo. “Nunca he entendido que se silbe a un jugador del Athletic, aunque entiendo la decepción de la gente del Athletic, pero creo que todos tenemos que hacer un esfuerzo para transformar esa decepción en un impulso positivo creando un buen ambiente no solo en torno a Llorente sino de todo el equipo”, dijo. De las palabras del presidente se desprende que por encima de todas las evidencias, se resiste a dar por perdido a un jugador que sigue considerando muy importante para el equipo. “El Athletic siempre está abierto a considerar situaciones”, añadió. Dificilmente un club puede hacer un mayor esfuerzo, y no solo económico, para retener a un jugador. Si la pelota ya estaba en el tejado de Llorente, ahora hasta los francotiradores que utilizaban al delantero como munición para disparar contra los responsables del Athletic, se lo tendrán que pensar dos veces antes de continuar con su estrategia. Claro que pensar, rectificar o analizar son verbos de significado desconocido en algunos ámbitos.
No hubo noticias de las renovaciones de Amorebieta y Susaeta, “cuando haya algo se comunicará“, pese a que varios medios daban por cerradas con éxito ambas negociaciones incluso dando detalle de la duración de los nuevos contratos. Parece que hay razones para el optimismo toda vez que el propio presidente apuntó que si las negociaciones siguen abiertas es porque, a diferencia de los otros casos, aquí sigue habiendo materia que negociar.
Tampoco hay noticias de fichajes, ni en un sentido ni en otro, porque el presidente no confirmó interés alguno por nadie, pero tampoco descartó que no exista intención de fichar, ahora o a medio o largo plazo, y esa es, en sí misma, una mala noticia, sobre todo si se pone en correspondencia con la ampliación del plazo a un mes del que dispone ahora el Athletic, por lo que ello significa de treinta días de rumores y especulaciones sin cuento.
Por último, Urrutia respondió de la única forma posible a la última ocurrencia del lehendakari Patxi López, quien ha manifestado que el Athletic debe implicarse más en la financiación de San Mamés ahora que dispone de los 40 millones de Javi Martínez. “El Athletic siempre ha cumplido y seguirá cumpliendo los compromisos que ha adquirido“. En este caso con la sociedad San Mamés Barria, habría que añadir para una mejor comprensión del lehendakari que quiso colocar una pista de atletismo en el nuevo campo.

Share This: