Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Kike Sola, delantero por convencimiento



Kike Sola llega para reforzar el eje de la delantera del Athletic

Kike Sola llega para reforzar el eje de la delantera del Athletic

El día después al Osasuna-Athletic de la pasada Liga, uno de los diarios de referencia de Navarra ilustró su portada con una foto tremenda de Kike Sola. El ya delantero del Athletic se lamentaba de una ocasión fallada con un gesto en el que levantaba su camiseta hasta taparse la cabeza. El estirón dejó al descubierto su estructura corpórea, con casi tanto músculo como kilómetros hay de Lezama a Cascante, su lugar de origen. El futbolista navarro (25 de febrero de 1986) es un fiel ejemplo de un jugador por convencimiento, que no ha dejado de dar pasos hasta que ha cogido el tren que ha querido. Su extrema formación física da pie a imaginar todo lo que ha trabajado por hacerse un hueco en la élite.

Kike Sola, que de segundo apellido tiene Clemente aunque nada tiene que ver con el que fuera técnico del Athletic, regresa al club en el que siempre quiso estar y donde igual que Ernesto Valverde, su nuevo entrenador, vivirá una segunda etapa. El delantero de Cascante ya vistió la camiseta rojiblanca cuando iba camino de la adolescencia. El Athletic le captó del Aluvión a los 12 años de edad y aguantó cinco años en la estructura de Lezama. En 2003, después de haber hecho etapas en los dos equipos infantiles, dos cadetes y el segundo juvenil, pidió volver al Aluvión porque le faltaban oportunidades en el equipo de División de Honor. Regresó a casa, a un equipo modesto, para iniciar su primera reconversión.

Sus 17 años y el pasado en la cantera de Lezama hicieron que se saltase un escalón de formación para empezar a alinearse con el Aluvión, en Tercera División. Y pronto llamó la atención de Osasuna. Ziganda, que por entonces entrenaba al juvenil, dio el O.K. a su contratación cuando le cuestionaron al respecto desde la secretaria técnica. Le tuvo a sus órdenes en el juvenil y luego también le promocionó al filial rojillo. Estaba tan a gusto con el atacante que le promocionó hasta la Primera División, haciéndole debutar en el penúltimo partido de la temporada 2006-07. Fue contra el Betis, en el Villamarín, y el chico de Cascante contribuyó con dos goles a la victoria. Solo estuvo veinte minutos en el césped y nadie diría que le pesó el estreno en la categoría. El primer gol lo hizo sin haber cumplido cinco minutos en la Liga de las Estrellas.

Sola mantiene un alto concepto de Ziganda, quien comparte idéntica impresión por el delantero. El preparador del Bilbao Athletic salió de Osasuna camino del Xerez y Sola perdió a uno de sus padrinos. Así que le tocó volver a labrarse un futuro: el verano de 2009 le mandaron cedido al Numancia, donde no terminó de cuajar. Lejos de arrugarse, Kike Sola hizo las maletas en mitad de la temporada para volar al Levadiakos griego. “Estas experiencias me enriquecieron mucho. Fue como salir de tu círculo de seguridad para ver cómo son los demás equipos”, destaca.

La reconstrucción finalizó en Osasuna, donde ha continuado el crecimiento a las órdenes de Mendilibar. Ha demostrado que le van las segundas puertas y en esta ocasión tendrá la ocasión de jugar en el equipo por el que apostó cuando todavía era un niño y Cascante quedaba a muchas horas de lloros y recuerdos de Lezama. Los que crean en la asociación de astros, la cábala y las casualidades, no dudarán de que Kike Sola tiene padrinos y aura para brillar en el fútbol. El año de su nacimiento (1986), Osasuna consiguió la primera clasificación de su historia para jugar en Europa, obteniendo plaza para la vieja Copa de la UEFA. Hay más. Un día después del nacimiento, el Athletic pasó adelante en los cuartos de final de Copa contra el Sabadell en un partido en el que Clemente (su segundo apellido) alineó de salida a tres delanteros centros: Endika, Sarabia y Julio Salinas. Cualquiera diría que son las marcas que le colocaron para señalar el camino.

Share This:

Un comentario

  1. A mi este fichaje se me antojaba necesario. Para mí hay dos posiciones, delantero centro y portero, que son importantisimas, ahí hay que poner toda la carne en el asador, de hecho aún sueño con que la directiva fiche a Aranzubia, más ahora con el Depor al borde de la desaparición y sin poder pagarle su ficha. Presentarnos en agosto con Iraizoz de nuevo como portero titular me parecería una grave irresponsabilidad.

    Y con la delantera igual, solamente teníamos a Aduriz y a partir de ahí un abismo de improvisaciones y experimentos. Una lesion de Aduriz podría resultar peligrosísima y encima Aritz tampoco es precisamente un chaval, el año pasado rara vez jugó un partido entero.

    Es muy dificil saber el rendimiento que puede dar Kike Sola en el Athletic pero a mi la verdad ke me gusta. El año pasado metió 9 goles, que teniendo en cuenta la multitud de cambios que hace Mendilibar y el paupérrimo juego de ataque de Osasuna me parecen bastantes, de hecho el mejor goleador de los últimos años de Osasuna ha sido Milosevic el año de la Champions y solamente metió 12. En el Osasuna al delantero centro le toca bregar y pegarse con la defensa, apenas tiene ocasiones de gol, en el Athletic será otra cosa.

    Y los partidos en los que he visto al jugador me ha gustado, lo da todo en el campo, tiene buena planta, va bien de cabeza y tiene un buen disparo, de hecho en las ocasiones que tiene suele tirar a romper.

    A mi me gusta este fichaje, creo que puede aportar y desde luego para suplente de Aduriz va sobrado. Alguno dirá que quizás se podría haber conseguido pelín más barato, pero desde luego para mi el jugador era necesario y no fichar a nadie en ese puesto me parecía un riesgo gravísimo.

    Lo dicho, para mi un acierto de la directiva y a ver si reforzamos la portería…

    Saludos del Tigre.