Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

La chavalería hace méritos ante Bielsa



Llorente marcó el primer gol en Haifa. Foto MITXI

Llorente marcó el primer gol en Haifa. Foto MITXI

Agua pasada no mueve molino pero después de ver el partido de Haifa es inevitable recordar el primer encuentro de la liguilla contra el Hapoel Kiryat. Aquellos polvos trajeron estos lodos; aquel inconcebible empate concedido a un equipo menor privó a los rojiblancos de dos puntos que a la postre han sido decisivos. Con ellos, ahora mismo el Athletic estaría en disposición de jugarse la clasificación en el último partido.

Es inútil llorar sobre la leche derramada. El Athletic está fuera de Europa porque ha hecho una competición lamentable, tanto como que le han hecho falta cinco jornadas para reencontrarse con una aproximación a su verdadera dimensión y conseguir, por fin, sumar su primera victoria.

Quedémonos con las cosas positivas de un partido que empezó con toda la pinta de uno de esos de pretemporada en los que se oyen las voces de los entrenadores y de los jugadores. Era inevitable evocar los partidos veraniegos a la vista de un estadio vacío y ante una alineación plagada de suplentes y meritorios. Los primeros minutos confirmaron además esa impresión, viendo evolucionar a dos equipos imprecisos que no encontraban su acomodo en el campo.

Comparando a los protagonistas de este partido con el del mes de septiembre, en el Athletic repetían solo dos titulares en ambos encuentros, Castillo e Ismael López, ambos lejos de la titularidad estos dos últimos meses. Llorente, ahora titular, salió en aquel partido desde el banquillo, lo mismo que hizo Ibai en ambas ocasiones. La alineación del Hapoel se pareció más a la que jugó en San Mamés. Landau repitió con cinco titulares y en Haifa jugaron de inicio los tres suplentes que se incorporaron en el segundo tiempo de San Mamés.

Nadie dudaba de que el Athletic es un equipo muy superior a su rival israelí. Lo fueron los titulares en el primer partido y ratificaron la idea los suplentes y los jóvenes en el segundo. Morán y Peña, dos chavales del filial, se bastaron para mover a sus compañeros con criterio en cuanto le cogieron el aire al partido. Se hicieron con el balón y conectaron bien entre ellos y ambos con Ismael López. Como el ataque israelí no daba señales de vida, muy pronto Castillo y Ramalho vieron pasillo para buscar posiciones ofensivas mientras que Laporte y San José estaban más atentos a sacar balones al pie del compañero ante la falta de trabajo defensivo. Llorente empezó a disponer de balones en ventaja y de ocasiones y Toquero fue encontrándose poco a poco en su nueva posición de enlace. Solo Igor Martínez quedó algo descolgado en la banda derecha sin acabar de entenderse con Ramalho ni con Toquero. Aun así fue objeto de un penalti como un piano que la cuadrilla arbitral no quiso ver en el último minuto de la primera parte.

Fue Llorente quien abrió el marcador en una jugada en la que se cobró dos remates. Cabeceó el corner botado por Ramalho y empujó a la red el rechace corto del portero tras el remate a bocajarro de Toquero. Llorente ya había estrellado minutos antes en el larguero un remate desde el borde del área y Toquero había rematado mal en buena posición tras un fallo de un defensa.

El Athletic se retiró al descanso con una ventaja corta para lo que había ocurrido en la primera parte, en la que, durante muchos minutos, los rojiblancos disfrutaron con el balón en los pies, ejerciendo un dominio territorial incontestable y practicando un fútbol variado que alternaba el toque en corto con las aperturas a las bandas o la penetración en paredes por el centro. El presumible bolo veraniego acabó resultando un partido entretenido y hasta vistoso desde la perspectiva rojiblanca durante bastantes fases.

Las cosas se desarrollaron con la misma tónica después del descanso. Tras unos minutos en los que los locales trataron de equilibrar el partido e incluso hicieron trabajar a Raúl en un par de ocasiones, el Athletic volvió a hacerse con las riendas para no soltarlas hasta el final. El gol de Toquero acabó por rendir a los israelíes, que volvieron a librarse de otra goleada por la poca pericia de los rojiblancos en los metros finales.

Pero a los jugadores de Athletic hay que elogiarles esta vez sus ganas de agradar, la seriedad con la que se tomaron un partido de esos que se suelen ir por el sumidero en cuanto te descuidas. Con nada en juego, el encuentro se jugó en la clandestinidad que le proporcionaban las gradas desiertas y la ausencia de la televisión, situación ideal para que los protagonistas se borraran. En circunsancias similares  ¡cuántas veces se habrá escrito eso de que los suplentes no supieron aprovechar su oportunidad!. En Eibar hace un par de semanas sin ir más lejos. Sin embargo, en esta ocasión los que vistieron la camiseta rojiblanca sí pusieron los cinco sentidos para certificar en el marcador su superioridad sobre el rival.

Los cinco debuts en el primer equipo, Laporte, Morán, Peña, Undabarrena y Jonxa, sumados al resultado final y a las fases de buen fútbol que se vieron, podrían animar a más de uno a reclamar a Bielsa una mayor atención a la cantera. Pero en esto es mejor ir con pies de plomo. Hay futbolistas en Lezama que están dando el penúltimo paso en su formación antes del salto al primer equipo, pero todo requiere su tiempo. Resulta esperanzador comprobar cómo los sub-19 golean 5-0 al Olympique de Marsella pese a que todos los pesos pesados de ese equipo estuvieran en Haifa con los mayores. Hay cantera, no hay duda, pero la paciencia es una virtud que nunca está de sobra en este proceso.

Share This:

2 Comentarios

  1. Ayer me llevé una gran alegría con los catxorros de la NextGen Series. Lástima no poder ver estos partidos pero anima mucho saber que vienen buenas camadas. Gorka Santamaría me hace ilusionarme, aunque sé que todavía es muy joven y casos como el de Julen Guerrero se dan una vez cada varios decenios.

    El partido de Israel lo vi y me gustaron bastantes cosas del equipo. Sobre todo, la aportación de los debutantes. Aymeric está a un paso de poder llegar al primer equipo. Peña me encantó, fue atrevido y constante e hizo un excelente primer tiempo. También me gustó Jonás como lateral, le vi más participativo y contundente que otras veces y me sorprendió que sacara los córners y faltas laterales. También le veo con posibilidades de subir. Morán, Vidal y Undabarrena también fue un acierto que debutaran, y tienen una pinta estupenda.

    Siento repetirme tanto, pero lo que no me gustó es que jugara Llorente en vez de Guillermo o cualquier otro delantero centro joven que hubiera podido ir, o Toquero, o una probatura con Ismael… Para mí, este hombre (Llorente) no es recuperable y sigue siendo un problema más que una ayuda, por lo que falla, por su indolencia, porque no se merece vestir nuestra camiseta y porque ya pasó el Rubicon hace tiempo y no hay marcha atrás. La nueva vuelta de tuerca la he leído esta mañana: “El sindicato internacional de futbolistas denuncia el caso Llorente”. ¡Atribuyen su suplencia a su negativa a renovar este verano y equiparan su caso con el de Wesley Sjneider! Esto ya es demasiada poca vergüenza. Si este tío no hace una declaración clara y contundente desmarcándose de esta historia, es para mandarlo a la grada ya mismo. Ya está bien de tomarnos el pelo a todos, aficionados, directivos y compañeros. No quiero ni pensar cómo se sentirá Aduriz, que según esta información no juega por cuestiones técnicas o deportivas, sino por represalias laborales hacia un compañero. Lo dejo estar, porque me pongo enfermo solo de pensarlo.

  2. llevo gritándolo desde agosto, estamos tirando un año de transicion a la basura si lo d e ayer en tierra judia no tiene continuidad!!!!! tenemos katxorros que deben estar en el campo ya!!!!!!