Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

La eliminatoria de La Concha volvió a ser
una caja de sorpresas



Es la regata que más temen remeros, entrenadores y aficionados. La que precede a la más deseada: la contrareloj clasificatoria para la Bandera de La Concha.  El jueves previo al primer domingo de septiembre se juegan demasiadas cosas en tan solo veinte minutos, para muchos toda la temporada, para todos la posibilidad de entrar en la pequeña historia de su club, de su pueblo. El campo de regatas donostiarra con sus características únicas, siempre hace que las cosas sean más difíciles, más emocionantes, más impredecibles. Si aparecen el viento y las olas como invitados la regata empieza a parecerse mucho a una ruleta rusa,

El jueves se dieron cita todos los condicionantes porque hasta la lluvia hizo acto de presencia por momentos, estorbando y mucho el regateo de los afectados. Fue una tarde llena de emoción, de sustos y de disgustos, también de alegrías, claro, como la que se llevaron los gallegos de Chapela, protagonistas de la gran sorpresa de la jornada al conseguir el sexto mejor tiempo, por delante de San Juan, el nombre que cierra la lista de afortunados.

Había interés por ver el rendimiento de Orio en la  contrarreloj. Los aguiluchos están arrasando en la Liga en una categoría impropia de su historial, pero así es del deporte. Entraba dentro de la lógica contar con ellos como uno de los siete mejores y los apostantes, cátedra que no opina a tontas y a locas sino que se juega los cuartos, tuvo en cuenta a los amarillos. Se equivocaron y tampoco debe hacerse tan extraño. Una cosa es ganar todas las Banderas de la ACR y otra muy distinta medirse con los mejores de la ACT. Quiérase o no, hay un peldaño entre ambas categorías y en la bahía donostiarra se dejó ver. No es la primera vez que pasa. A Astillero le ocurrió lo mismo cuando purgaba su sanción en la segunda categoría. Los cántabros también arrasaban en su competición y hasta podría decirse que contaban con una tripulación incluso más solvente que la oriotarra actual puesto que conservaban en las tostas de la San José a buena parte de la tripulación que tanto había ganado en la ACT. Pero también fracasaron en su asalto a la contrarreloj de La Concha.

Ayer, sin embargo, Astillero fue otra de las sorpresas con su cuarto puesto. Sí que figuraban en algunas de las quinielas, por su mejora en las últimas regatas, pero no en todas ni, en cualquier caso, en una posición tan holgada.

Solo les superaron las tres grandes: un Kaiku inconmensurable que se atrevió con el estado de la mar a bordo de la banana a quien algunos achacaron su fracaso del año pasado en el mismo escenario, Urdaibai, que pasó la prueba son solvencia haciendo buenas las palabras de su entrenador, Etxabe, quien asegura que su tripulación llega a la Bandera en el mejor momento de la temporada, y Hondarribia, un tanto irregular en los últimos tiempos, capaz de lo mejor, pero también de dar algún petardazo. Ayer no fallaron y seguro que el domingo les tocará dar la de cal. Experiencia, calidad y ganas, tienen de sobra.

Tirán también cumplió el pronóstico, aunque por detrás de Astillero, y Chapela y San Juan, como queda dicho, completaron el lote. El octavo puesto, el peor de todos, le correspondió en esta ocasión a Pedreña, siete segundos peor que los pasaitarras rosas. Los otos, los morados de San Pedro, esta vez fueron novenos, un puesto por debajo del que han estado abonados los últimos años, practicamente con el mismo tiempo que Pedreña. Que una de estas tripulaciones quede fuera para dejar sitio a una Donostiarra que solo puede aspirar a hacer acto de presencia, es tema para otro debate. El Reglamento de La Concha es el que es, lo escriben sus organizadores y no hay más que hablar por mucho que en la mejor regata del año no estarán las ocho mejores tripulaciones.

A las chicas también les tocó sufrir el estado de la mar, pero su regata, más corta, apenas se asoma más allá de puntas. Además, el escalafón está mucho más jerarquizado en la categoría femenina. Zumaia, Getaria-Tolosa, San Juan y Rianxeira no dieron ninguna opción y estarán en la baliza de salida el domingo a las once y media de la mañana.

Share This: