Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

La heroica empieza a resultar cansina



Aduriz marcó un golazo que vale tres puntos pero acabó expulsado injustamente. Foto AC

Aduriz marcó un golazo que vale tres puntos pero acabó expulsado injustamente. Foto AC

El personal de marchó ayer de San Mamés con la mosca detrás de la oreja (mojada). Acababa de asistir al quinto episodio en el que su equipo tuvo que recurrir a la heroica para sacar adelante el partido y la cosa ya empieza a resultar cansina. Si el personal se aburre comiendo langosta todos los días, es lógico que empiece a torcer el morro cuando ve a su equipo repetir el mismo guión cada quince días. El aficionado rojiblanco es de buen paladar y tiene buena memoria. Sabe distinguir una gesta de un remiendo. Y lo que el Athletic está haciendo desde que se ha trasladado al nuevo campo es remendar partido tras partido los descosidos que ha sufrido en los primeros tiempos. Las gestas están muy bien contra los grandes; el personal sale encendido de la catedral cuando ve a al Athletic aplastar al Manchester United, jugarle de igual a igual al Barcelona o tenerlas tiesas con el Real Madrid. Sin embargo, cuando observa a su equipo echar los bofes para ganar al Levante, empatarle al Elche o voltearle el marcador al Celta, se va del campo con un cierto mosqueo. Una vez está bien, dos ya suena peor; siempre es como para empezar a preocuparse.

Ves jugar al Athletic y te acuerdas de Unamuno echándole un rapapolvo a Millán Astray. Aquello de vencereis, pero no convencereis. El Athletic vence, de hecho lo ha logrado en cinco ocasiones en casa, pero su juego no acaba de convencer. Al contrario, cada día que pasa siembra más dudas y solo los 23 puntos de su casillero y el lugar que ocupa en la tabla permiten seguir otorgándole un voto de confianza a la espera de que el equipo acabe por encontrar su camino o Valverde descubra por fin su famosa tecla.

Ante el Levante volvió a pulsar varias, pero la cosa no funcionó hasta que alguien agitó el equipo, avanzada ya la segunda parte. Hasta este partido Valverde se había mantenido fiel a un esquema sobre el que iba variando las piezas a la espera de que el puzzle acabara encajando. Ante el Levante rompió esa rutina y sorprendió a todo el mundo con un invento nuevo: dos medios centros, Beñat e Iturraspe; una línea de tres con Ibai y Susaeta por las bandas y Muniain a la espalda del delantero centro, el debutante Guillermo. La cosa se completaba con De Marcos en el lateral izquierdo y Saborit, el único especialista disponible, en la grada.

Tampoco funcionó el experimento, y eso que el partido empezó más o menos bien, con un Athletic dominador que tuvo un par de acercamientos peligrosos a la portería contraria y que mantenía el control del juego ante un rival replegado. Claro que hablar de un rival replegado tratándose de un equipo de Caparrós no deja de ser una redundancia. El Levante estaba a la suyo, a ceder terreno y a esperar su oportunidad en la velocidad de Xumetra o en el instinto de Barral. A los siete minutos Iraola salvó el gol bajo los palos en la salida de un corner. Recién superada la media hora Xumetra ganó en velocidad a un De Marcos que sufrió como un perro durante todo el partido en una posición que no es la suya, y sirvió el pase de la muerte a Barral para que éste fusilara a Iraizoz, quien respondió en primera instancia con una gran parada.

El Athletic, que no estaba para tirar cohetes, acusó el golpe del gol y durante unos minutos flotó sobre el césped de San Mamés. Fue cuando salieron a relucir todos los defectos que hasta entonces había medio disimulado por los metros que le había concedido el rival. El personal se fijó entonces en que Beñat e Iturraspe llevaban todo el partido estorbándose sin que ninguno aportara apenas nada, volvió a desesperarse con un Muniain que necesita que alguien le explique sobre un plano los entresijos de este deporte; veía a un Susaeta impreciso y desconectado de Iraola, añorando a su socio De Marcos, al debutante Guillermo más perdido a medida que pasaba el tiempo y los balones no le llegaban y a al reaparecido Ibai intermitente como siempre pero con el añadido de la falta de ritmo lógica por su inactividad.

Demasiados cambios de nombres y de sistema para buena cosa. Tampoco esta vez acertó Valverde de salida, así que se vio obligado a rectificar en el descanso. Una vez más. Y si está comunmente aceptado eso de que recticar es de sabios, no es menos popular el aserto que señala al hombre como el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. En el caso que nos ocupa, ya van seis tropiezos con sus correspondientes rectificaciones; que cada cual extraiga las conclusiones que considere pertinentes.

Salieron Aduriz y Mikel Rico tras el descanso y se quedaron en la caseta Muniain y Beñat. Valverde hizo entonces un mix: volvió a la formación clásica con Iturraspe como único medio centro, y dejó en punta un doble delantero, en este caso Aduriz y Guillermo, como ha hecho en todos los segundos tiempos de San Mamés para remontar.

El Athletic mejoró, el Levante reculó más todavía y el partido entró en una dinámica conocida. Susaeta ganó revoluciones en la banda porque los dos ‘nueves’ rojiblancos desajustaban la defensa levantina, Rico imprimía energía por el centro e Ibai tenía más oportunidades por su lado. Pero la mejoría seguía sin alcanzarles a los rojiblancos para voltear el marcador. Valverde tuvo que volver a recurrir a Toquero, el descubrimiento de la pólvora vamos, que salió en el lugar del agotado Guillermo. Ya estábamos en pleno cantar de gesta cuando Rico cazó una volea en el área. Minutos después un centro largo de Iturraspe fue cabeceado de forma magistral a la red por Aduriz.

De nuevo hubo final feliz para un cuento conocido por demás, solo empañado por la injusta expulsión que sufrió Aduriz por culpa de uno de esos tipos que sobreviven en la profesión a base de trampas. Fue Simao, pero pudo haber sido Xumetra, que le atizó un rodillazo ignominioso a Laporte en las narices de un linier, o Barral, que se tiró cada vez que veía las rayas el área, o Juanfran, que nunca encontraba el balón para sacar de banda o Diop, otro genio de la interpretación, o cualquiera porque todo el Levante está cortado por el mismo patrón. Algunos a eso le llaman el otro fútbol y hay quien les ríe la gracia. Lo mejor de partidos como el de ayer es la satisfacción que produce ver la cara que se les queda al final a los que se han pasado noventa minutos perdiendo el tiempo y empleando toda clase de triquiñuelas para engañar al árbitro y sacar de sus casillas al rival.

Share This:

5 Comentarios

  1. Hay decisiones de Valverde que me cuesta entender, entre otras, los descartes: si siendo el único lateral izquierdo disponible no cuenta con Saborit, por ejemplo; o el papel reservado a Morán o Etxeita esta temporada… De los bailes de alineaciones, puestos y demás, ya lo has dicho tú.

    Claro que como me dijo un viejo colega de San Mamés, si jugando así estamos con 23 puntos, ¿qué puede pasar cuando consigamos jugar bien?

  2. Jamás me ha gustado a Oscar de lateral izq. en primer lugar pq a pesar de que es cierto que necesita campo para correr y la posición de lateral como dice Txingurri se la da, se le nota que no es defensa… y no va a ser la primera vez que comete penaltis tontos por agarrones o forcegeos excesivos en el área, como si estuviese en el centro del campo…. y por otra parte, pq a mi entender perdemos a uno de los jugadores que más se ofrecen, y más campo abren con sus diagonales etc.

    De lateral, que juegue un lateral…. o Balenziaga o Savorit. Eso de desvertir un santo para vestir otro (poniendo a De Marcos o a Laporte) no aporta casi nada y jode lo que ya está bien.

    Por otra parte, personalmente tenia bastante claro que nuestro mejor jugador para sacar la pelota era Iturraspe. De hecho me alegro que ni los llamados “jugones” Beñat o Herrera tengan huev.. para quitarle el puesto después de tanta fantochada en los medios. Cuando está en forma es el mejor… y encima se puede meter como tercer central. Beñat saca muy bien la pelota… pero le da una lentitud que el mismo Valverde dijo ayer, no nos interesa. Cuando quitaron a Beñat Iturraspe pudo desplejar todo su juego… y subimos el ritmo de juego (sin precipitación). En el Betis Beñat participaba más… pero es que el Betis jugaba al tran tran… comparando con el juego que nos interesa a nosotros.

    Por otra parte, es evidente que Mikel Rico nos da un montón… por tanto, nos falta un tercer centrocampista en la ecuación… y es en la posición más adelantada. Por tanto tiene que ser alguien que sepa jugar de espaldas al juego, pero si no es asi… para mi debería ser alguien que sepa girarse rápido y encarar, o hacer diagonales para abrir huecos y tener llegada para las segundas jugadas. Evidentemente, no pedimos que tenga todo eso…

    Para mi HERRERA no destaca precisamente jugando de espaldas, no es tan rápido para diagonales, y cuando se gira tiende a abrir el juego a las bandas y no encara tanto. Hay que ser más killer ahí. Oscar DE MARCOS no destaca por girarse y encarar (excepto autopase), pero realiza diagonales a las mil maravillas y llega mucho a las segundas jugadas de remate. MUNIAIN sabe girarse y encarar (pena que no tenga el latigo de Griezman), lo cual puede derivar en faltas peligrosas o penaltis… o paredes peligrosísimas. BEÑAT es quizá el que mejor juega de espaldas de todos los mencionados… pero su pausita se hace a veces excesivamente lenta.

    Dicho esto… desde mi punto de vista el tercero en discordia tiene que ser DE MARCOS o MUNIAIN… depende del rival…

    Qué opináis?

    Un saludo

  3. Pues sobre tus dos últimos párrafos más o menos lo que comenté en mi anterior comentario. Cada día está más claro que Valverde optará por dos delanteros y 4 centrocampistas, con más asiduidad, visto el resultado y el rendimiento de los Beñat y Herrera. Dudo de las cualidades para jugar de espaldas que mencionas sobre Beñat.
    En cuanto a lo de De Marcos y el lateral izquierdo. No comprendo que no veías, no lo digo sólo por ti, Kresalgane, que el único que trató de defender con una mínima concentración y voluntad en la jugada de gol del Levante, fue precisamente él e Iraizoz. Laporte está mirando, sin ofrecer la cobertura o ayuda, con un compañero en desventaja y era evidente que necesitaba esa ayuda. Gurpegi se equivoca y llega tarde al presionar la línea de pase en vez de marcar al delantero y la “ayuda” que recibe de Beñat es una broma. Sí, a De Marcos le buscan la espalda y lo que pasa después qué? Por no hablar de cómo llega el balón a Xumetra.
    En la 2ªparte con Iraola más adelantado, curiosamente entre De Marcos que es rapidísimo, Laporte y Gurpe se hicieron varias ayudas de mérito, robando balones en disputas sin muchas ventajas y con el equipo muy arriba. EL PROBLEMA no es el lateral izquierdo. No tenemos un estilo definido o mejor dicho estamos definiendo varios.
    En cuanto a lo del teatro barriobajero de los jugadores del Levante, JCL, se te olvida el portero. Una puta vergüenza, en un país de navajeros y manguis, como este. Una más. IMPUNIDAD TOTAL!!!

    • Aupa Gori,
      Quizá me he explicado mal. No me referia a esa jugada puntual.. a cualquier lateral que sube le pueden ganar la espalda. Es más una sensación que transmite… aparte de lo que pierdes no poniendolo en el centro del campo.

      Es un poco como si quitas a Rico de donde le están poniendo y le pones de lateral. Pues si… con el desplieque físico que tiene el chaval y su concentración para llegar a los cortes… seguro que si le ponen de lateral no lo hará tan mal… pero no se trata de eso.

      Más allá de una jugada puntual, mi comentario perseguia una discusión general. Eso de jugar con 4 centrocampistas y 2 delanteros puede ser una opción…

      Egun on bat

      • Es ventajista e irreal la utilización del ejemplo que expones futbolísticamente hablando. Rico, jamás ha jugado de lateral en el ATHLETIC, me juego la pierna derecha que no lo hace, y De Marcos en la jugada del gol no le cogieron la espalda por haber subido en la jugada inmediatamente anterior al gol del Levante. Mejor dicho, no le cogen la espalda por “estar fuera de sitio”.
        Insisto la clave no está en el lateral izquierdo sino en la FORMA que debemos TRABAJAR para imponernos al contrario utilizando adecuadamente los recursos humanos y tácticos a nuestro alcance. Percibo que estamos trabajando varias formas jugar y que si la plantilla se lo cree…
        AUPA ATHLETIC!!!
        Nota: por un momento te confundí con otro ATHLTICZALE!!!