Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

La UEFA va en serio con el Juego Limpio Financiero



La UEFA hizo pública ayer su decisión de retener a 23 clubes el dinero de los premios que pudieran obtener en las competiciones internacionales en las que participan esta temporada. El castigo estará en vigor hasta que estos clubes pongan al día sus pagos atrasados a otros equipos, empleados y Hacienda. La FIFA por su parte, ha instado al Deportivo de La Coruña a abonar al Nacional de Montevideo el importe del traspaso del portero Munua, que asciende a un millón de euros, una operación que se realizó en 2003. De no pagar, el equipo gallego sufrirá una sanción de seis puntos que le tendrá que aplicar obligatoriamente la Federación Española.
Los organismos internacionales que rigen el fútbol empiezan a ponerse serios en los asuntos económicos. Entre los veintitrés equipos a los que la UEFA retiene sus premios, figuran el Málaga y el Atlético de Madrid. En su día el Mallorca se quedó sin poder participar en la Europa League, para la que se había clasificado, por el impago de sus deudas.
En la lista aparecen bastantes equipos de segunda fila, pero también figuran algunos nombres ilustres como el CSKA de Sofia, el Hajduk Split, el Sporting de Portugal, rival el año pasado del Athletic, el Dinamo de Bucarest, uno de los nuevos ricos, como el Rubin Kazan donde juega Orbaiz, o un Fenerbahçe que no es un novato en asuntos turbios.
En la relación no figura ningún equipo de la Premier, de la Bundesliga, ni de la Serie A de Italia, así como tampoco aparecen equipos holandeses, franceses o belgas, por citar algunas de las Ligas más importantes. Una circunstancia que debería dar qué pensar a los responsables de la Federación Española.
El denominado Juego Limpio Financiero, es quizá el proyecto estrella de la UEFA desde que se constituyeron sus bases el año pasado. De acuerdo con el calendario previsto, será al final de la temporada 2013-14 cuando se pueda hacer un balance clarificador de sus efectos. De momento, la UEFA está satisfecha por la contracción que ha experimentado el mercado de fichajes desde que vigila de cerca las economías de los clubes.
Según los datos que aportó el propio organismo, en enero de 2012 hubo menos traspasos que en 2011, pasando de gastarse 613 millones de euros a solo 393 millones de euros, una reducción del 36 por ciento. Solo hubo un traspaso de más de 15 millones de euros comparado con los nueve que hubo en enero de 2011. Una comparativa entre el mes de enero de 2012 y los meses de enero entre 2008 y 2011 revela que hay un 20 por ciento menos de actividad.
La actividad de traspasos en verano de 2012 muestra que los clubes solo han hecho 19 traspasos de 15 millones de euros o más, comparados con los 26 que hubo en el verano de 2011, y el récord de 33 en verano de 2009. Este verano se han gastado unos mil ochocientos millones de euros, considerablemente por debajo de la media de los últimos cuatro años, que era de 2.249 millones de euros. La salida de Javi Martínez del Athletic hacia el Bayern ya sido una de las operaciones más importantes.
La UEFA cuenta para llevar adelante su proyecto con al apoyo de la Comisión Europea, que entiende que el Juego Limpio Financiero está en consonancia con su política general respecto a las ayudas de Estado. Este apoyo político resulta fundamental porque respalda al organismo futbolístico en sus decisiones, planteando un escenario global sin portillos por donde eludir la acción fiscalizadora del Comité de Control Financiero de Clubes, que es la instancia habilitada por la UEFA para controlar las economías de sus afiliados.
Las razones que han animado a la UEFA a diseñar su plan de choque contra el actual estado de cosas en la economía del fútbol tienen mucho que ver con la situación de desequilibrio que se viene produciendo de un tiempo a esta parte en la competición. El fenómeno del Real Madrid y el Barcelona trasciende las fronteras de la Liga y afecta directamente a la competición más preciada por la organización que preside Platini, la Champions League. Estamos ante una situación de competencia desleal ante la que han alzado la voz aquellos clubes que se sienten perjudicados por las prebendas que disfrutan los dos equipos que dominan la Liga y el panorama continental. Es cierto que los primeros afectados son equipos en su mayoría modestos o de clase media, pero el objetivo último apunta a una normalización de los balances de los clubes, que incluye, y aqui radica la importancia del apoyo de la Comisión Europea, las relaciones con las Haciendas respectivas, anormalmente relajadas hasta el punto de que la deuda acumulada con el erario público excede con mucho lo que pudiera considerarse razonable.
Que sea la UEFA la que entre a poner orden quizá sea la mejor solución para superar la incapacidad de una Federación absolutamente condicionada por su relación clientelar con los clubes, y la inacción calculada de una LFP más atenta a tapar a sus socios que a encontrar soluciones.

Share This: