Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Lo primero es lo primero



El Bilbao Basket busca en Riga una victoria para redondear la buena noticia del sorteo de Copa. Foto ACB

El Bilbao Basket busca en Riga una victoria para redondear la buena noticia del sorteo de Copa. Foto ACB

Mientras en Gasteiz se sorteaban los emparejamientos de la Copa, el Uxue Bilbao Basket aterrizaba a Riga donde hoy jugará el partido más importante de la temporada hasta ahora. Es lo que tiene atender a tres frentes, que todo se mezcla, porque el equipo bilbaino cogió el avión apenas unas horas después de derrotar al CB Canarias en un partido poco brillante y de aire funcionarial, esto es, que los de Fotis Katsikaris ganaron simplemente porque son mejores que el campeón de la Adecco Oro de la pasada temporada y lo hicieron sin gastar una energía de más.

El partido sirvió para reivindicar la presencia en el equipo de Mamadou Samb, que se sacó su mejor partido en la Liga ACB para disimular los problemas en el juego interior que provocaron las tempranas faltas de Hamilton y la enfermedad de Rakovic, y también de Fran Pilepic, que se va soltando y con dos aciertos triples en el segundo cuarto contribuyó a crear la primera diferencia importante sobre la que el Uxue Bilbao Basket navegó todo el partido. Se demostró que la rotación puede ampliarse y que puede haber minutos para todos sin que deban mediar circunstancias inesperadas.

Después de un comienzo al ralentí, los vizcainos recuperaron el tono defensivo y llegaron a mandar por 18 puntos en el tercer cuarto, pero desconectaron pronto y el conjunto lagunero, limitado pero atrevido, llegó a colocarse a tres puntos a cinco minutos del final. Pero no dio la sensación de que pudieran ganar porque el Uxue Bilbao Basket controló la situación con el pie encima del acelerador. Apretó un poco de la mano de un inédito hasta entonces Vasileiadis y comenzó a pensar en otras cosas después de cerrar la primera vuelta con su segundo mejor balance de siempre: once victorias y seis derrotas.

Salvado sin alardes el escollo canario, se abrieron las cábalas, las porras, sobre lo que depararía el sorteo copero. Mucha gente pronosticó un derbi vasco en cuartos de final, porque es lo que ha ocurrido siempre, pero la ACB sorprendió y el Uxue Bilbao Basket quedó emparejado con el Herbalife Gran Canaria en la otra parte del cuadro por la que van el Real Madrid y el Barcelona, que se medirán para abrir el torneo, y el anfitrión Caja Laboral, al que le correspondió el CAI Zaragoza. Por una vez, el torneo copero nace imprevisible desde el mismo momento del sorteo y, por tanto, sumamente abierta y atractiva para equipos y aficiones poco acostumbradas a las mieles del éxito. Los seguidores bilbainos entienden, con razón, que se ha abierto una venta a la ilusión de poder ver a los hombres de negro en la final, aunque siempre hay que apelar a la prudencia porque tres semanas, que es lo que queda hasta que empiece la Copa, es mucho tiempo.

Pero quienes apoyan al Valencia y al Estudiantes, por un lado, y al Gran Canaria y al Uxue Bilbao Basket, por otro, sueñan desde ya para justificar las palabras escuchadas en el acto celebrado en el Pórtico de la Luz de la Catedral de Santa María en el sentido de que la Copa es “la joya de la corona de la ACB” y un torneo que despierta “un gran interés”, por más que el día anterior TVE lo desmintiese al cortar su retransmisión para meter un programa del corazón cuando estaba a punto de saberse la identidad de los ocho participantes.

Pero al margen de decisiones incomprensibles alejadas del sentido común, esta vez todos los participantes, salvo quizás el CAI Zaragoza, piensan que pueden llegar lejos, que no hay nada dirigido y que, efectivamente, todo lo que ha ocurrido es producto del azar. Y no puede ser de otra manera ya que la Copa ACB es el mejor torneo que se puede montar en Europa. Nadie, excepto en la Final Four de la Euroliga, es capaz de juntar a ocho equipos mejores en una sede en cuatro días. Y lo natural es que sea un evento que pueda involucrar a todos, sin privilegios, de la primera a la última jornada.

En él, estará el Uxue Bilbao Basket por cuarta vez en su historia y con las expectativas más elevadas que nunca tras el sorteo de ayer. También con cierto morbo ya que podría darse un duelo en semifinales ante el Valencia, que sería el cuarto en menos de mes y medio, o ante el Asefa Estudiantes de Txus Vidorreta, que jugará su tercera Copa con tres equipos distintos. Y también podría darse una final vasca, probablemente el sueño que albergan ahora mismo todos los implicados en la organización de la cuarta Copa que acoge Gasteiz.

El problema es que hasta el 8 de febrero, que es cuando jugarán los bilbainos probablemente, van a ocurrir muchas cosas. Hasta entonces quedan tres jornadas de Liga de máxima exigencia (Gran Canaria, en un anticipo del cruce de cuartos de final, Barcelona y Real Madrid) y tres de la Eurocup, con el Last 16 en juego. Por eso, el choque ante el VEF Riga adquiere una trascendencia máxima, como han reconocido Fotis Katsikaris y sus jugadores. Sumar otra derrota complicaría muchísimo las cosas. Cabe recordar que en el orden de prioridades del Uxue Bilbao Basket la Eurocup se ubica por delante de la Copa, que todos quieren disputar, pero no da nada más que un título. Afrontar el torneo cuando la cabeza está en otra cosa no es lo más recomendable si se aspira a ganarla, claro. Por eso, lo primero es lo primero o, como diría Jack el Destripador, “vayamos por partes”. El tópico de partido a partido cobra más vigencia que nunca. Riga es una cita ineludible con la victoria que marcará el camino posterior. Y a nadie le gustaría meterse en una encrucijada.

Share This: