Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Los cambios y los traumas



San Mamés ya es historia para el Athletic. Y también una página más para los cuadernos de arquitectura, que después de estudiar con detalle su construcción y remodelaciones, ahora anotarán las peculiaridades de su derribo, estructurado con la gran premisa de desmontar el arco que preside su Tribuna Principal. El Athletic está de cambio. Por vez primera en cien años mudará su escenario natural -lo desplazará unos cuantos metros en dirección a la ría-, que es lo más traumático que ha hecho nunca el club. Y sí, es así, porque lo de cambiar jugadores y entrenadores va con la esencia propia de la estructura de un equipo profesional. Además, lo que hoy se ve como un horror y un drama cuando se habla de renovación de futbolistas o el futuro de sus técnicos, con el tiempo quedará en anécdota.

Llorente, azotado en sus inicios para ser idolatrado durante largo tiempo hasta hace apenas nueve meses, se marchó de La Catedral en zapatillas. Vestido de futbolista pero sin botas. Sabía desde el arranque que no iba a jugar. Seguro que de haber salido le esperarían los mismos pitos que ha acostumbrado a escuchar cada vez que este curso ha puesto sus tacos sobre la hierba del ya viejo y agotado San Mamés. El rebautizado rey león (título que hace no muchos años correspondió a Julen Guerrero) se fue desde el banquillo, con Amorebieta, este con vaqueros, sentado no muy lejos de él. Los dos son producto de la cantera rojiblanca. Los dos cambiarán el Athletic por un futuro en otras ligas. Pese a que su cabeza está puesta en otros colores y nuevas experiencias, no habrá que dudar de su sentimiento y de que un cosquilleo recorrió su estómago cuando vieron salir, para jugar por sorpresa, a Orbaiz, Guerrero, Andrinua, Dani e Iribar. Cinco de los grandes capitanes que ha tenido este club. De haber firmado una renovación, de sellar su vida deportiva al Athletic, ellos también podrían, con los años, disfrutar de un espectáculo similar.

Sin embargo, en la última función de San Mamés mandó por encima de todo la figura de Marcelo Bielsa, al que una parte importante de la afición ha tomado como un referente casi mesiánico. Un guía futbolístico y espiritual del que no se puede prescindir. Y esa apreciación, aunque duela, no es consustancial al fútbol profesional, encarrilado en una rápida sucesión de modificaciones de plantillas. Los cánticos a favor del entrenador argentino, casi unánimes a medida que la caldera cogía temperatura por el efecto simpatía que producen este tipo de acontecimientos, convierten las decisiones siguientes en más traumáticas si cabe.

La marcha de Luis Fernández después de cuatro años de éxitos, sembró muchas dudas en la afición

La marcha de Luis Fernández después de cuatro años de éxitos, sembró muchas dudas en la afición

Nada nuevo bajo el sol y similar a lo ocurrido con demasiada asiduidad en los últimos doce años, cuando ha habido amores eternos hacia el que se sentaba en el banquillo y crítica y duda para el que decidía el cambio. Así que la reciente historia del Athletic está repleta de ejemplos de sustituciones mal entendidas por amplios sectores de una afición que, quizá, sea la misma que meses más tarde jalea a su nuevo inquilino sin tener constancia de por dónde se mueve su anterior referente. Luis Fernández se fue en el 2000 después de cuatro temporadas al frente del conjunto rojiblanco. Renovó a mitad de temporada para luego terminar saliendo del club. El tarifeño era un volcán de sensaciones y difícil de dejar a la parroquia indiferente. Cuando se anunció su marcha, hubo muchas preguntas en el área e innumerables reflexiones periodísticas. El País, en abril de 2000, ofreció en sus páginas un análisis en el que expresaba que “el envidiable palmarés de Luis Fernández (un subcampeonato de Liga, que le dio acceso a la Liga de Campeones, y dos clasificaciones para la Copa de la UEFA), unido a la sintonía del entrenador con la filosofía y el ambiente social del club, habían convertido a Luis Fernández en el prototipo del entrenador natural del Athletic”. Casi nada. Un recado de importancia para directiva y sustituto, que tendría que afanarse en mejorar eso de “entrenador natural del Athletic”.

Jupp Heynckes se fue del Athletic para volver siete años después

Jupp Heynckes se fue del Athletic para volver siete años después

El siguiente responsable de banquillo que salió con división fue Ernesto Valverde, que se fue después de una extraña negociación para renovar. En El Mundo se apuntó entonces que “la oferta de renovación que le hizo Fernando Lamikiz (entonces presidente) era una invitación a marcharse”. El Txingurri trató de ser discreto en la despedida, pero los comentarios periodísticos, ecos a la vez de lo que se cocía entre la hinchada. “La obligada renuncia del Txingurri Valverde a seguir al mando de nuestros leones va a ser un error cuando menos grave, sino fatal para el club. Creo realmente que el equipo no jugaba así de bien desde la época de la primera llegada de Jupp Heynckes a San Mamés”, se pudo leer en una columna de opinión del Diario AS en marzo de 2005.

Los vaivenes de la marea rojiblanca con respecto a sus entrenadores también precedieron a Marcelo Bielsa, que llegó al final de un proceso electoral para hacerse cargo de una plantilla que con su anterior técnico, Joaquín Caparrós, había vuelto a alcanzar una final de Copa tras muchos años en barbecho. Entonces también se hablaba de fractura social. Y se hacía con contundencia. “La afición quiere que Joaquín Caparrós siga en el Athletic”, publicó El Correo en mayo de 2011 en reflejo a una encuesta que manejaban en su edición digital sobre las preferencias del pueblo con la identidad del siguiente entrenador. Los encuestados entonces podrían dar ahora la misma respuesta para Bielsa, que como el resto de entrenadores que ha tenido y tendrá el Athletic en su historia, sean buenos o malos, forman parte de un mismo ADN, el rojiblanco.

Share This:

9 Comentarios

  1. Aupa Juancar.

    Luis Fernandez se fue después de un ciclo de 4 temporadas y un proyecto agotado.

    Jupp tras dos etapas bien diferenciadas. Curiosamente los que en su segundo paso por el Athletic lo tildaban de vago y pesetero, son los que ahora lo encumbran y lloran su ausencia.

    Lo de Txingu, al que el Athletic le debe una (al igual que a Mendilibar), fue la cacicada de un presidente que finalmente fue pasto de su afición.

    La labor de Joaquín Caparros, guste más o menos, fue positiva pero creo que su recorrido estaba agotado. Con unas elecciones de por medio hasta García Macua, su gran valedor, dudó supuestamente de la idoneidad de su candidato.

    Aunque nadie está en posesión de la verdad y Bielsa tampoco, creo que su caso es diferente. Entiendo que su especial personalidad, su exigencia y su obsesión casi enfermiza por el trabajo no casan ni con la autosuficiencia demostrada muchas veces por nuestro viejo Club ni con parte del vestuario, que hasta hace bien poco se quejaba de los entrenamientos de Caparrós. No es un entrenador cómodo para nadie pero eso es algo inherente a su persona y lo debieras saber en el momento que das el paso de ficharlo. Se habla con mucha mala baba y falta de educación de los abducidos por Bielsa. Yo soy uno de ellos pero me considero suficientemente inteligente para discernir cuando algo que hace o dice está bien o no. Soy de la opinión de que su obra está inacabada pero carezco de datos deportivos y extra deportivos, si los hubiere, que lo refuercen. Eso sí, tampoco he visto a gran parte de San Mames corear el nombre de un entrenador como lo hizo el miércoles con Bielsa.

    En caso de que tuviera que salir del Athletic, me gustaría que no fuera por la puerta de atrás. Un ambiente enrarecido tampoco sería bueno para quien lo pueda sustituir.

    Por otra parte, parece que en Lezama también se está preparando una buena… Desgraciadamente, no escarmentamos.

    • Gracias por seguir y comentar aquí, Isaac. Solo una puntualización. Este post no es mío, es de Juanma Velasco, que también escribe por aquí. Un saludo

      • Parkatu Juancar, ez naz konturatu.

    • Isaac, lamentablemente los que ficharon a Bielsa no tenían ni repajolera idea de quien era Bielsa. Y la afición mucho menos. Resulta que era un referente futbolístico a nivel mundial desde hace un montón de años y aquí se preguntaba la gente ¿ pero quien coño es Bielsa ?..

  2. Lo de Valverde esta hecho hace ya mas de tres meses,

    • Pero, espero equivocarme igual Txingu se tiene que arrepentir.Ojala no, pero me temo que el año que viene va a ser calentito, con la aficion dividida, y cuando hay un entrenador de la casa ya sabemos lo que pasa.
      A mi personalmente me parece un buen entrenador, pero la verdad que esta directiva ha demostrado hacer las cosas muy mal, y si se confirma lo publicado hoy en el Gara, apaga y vamonos

  3. Pues parece que en 3 horas saldremos de dudas, porque el presidente ha convocado una rueda de prensa para las 20:15.

    Lo que me gustaría: que comunicara que Bielsa sigue un año más. Lo que seguramente pasará: que anunciará que el nuevo entrenador será Ziganda. Lo que no deseo que pase: que al final resulte que era verdad lo de Valverde. Supongo que el Txingurri es un buen entrenador, eso no lo discuto, pero en el Athletic ni dio mejor resultado que el que ha dado Bielsa ni hizo crecer al vestuario ni implantó un estilo bonito y/o fiable. Hicimos muy buenas remontadas, algunos buenos partidos, bastante mediocridad y dolorosísimas derrotas. Aunque lo que lo envuelve todo en mis recuerdos de aquella época es el ostracismo infame de Julen Guerrero.

    No entiendo que un proyecto tan ambicioso e ilusionante se aborte por motivos que poco tienen que ver con lo deportivo y mucho con lo personal/empresarial. Lo dejo así y a ver qué pasa.

  4. No creo que Bielsa tenga nada que ver con los entrenadores que comparativamente se mencionan en el post. Bielsa ha profundizado en lo que se suponía eran las raíces del Athletic. O sea, no a la vulgaridad, ganar y, sobre todo, perder con grandeza. Y la vulgaridad supondrá, además de limitarse a sobrevivir y sólo afilar las garras contra los dos grandes del futbol español una vez al año, otras muchas cosas, como, por ejemplo, que nuestros niños acaben prefiriendo ir con la camiseta del Barsa o Madrid antes que con la del Athletic.

    Y todo pasa, y dentro de nada nos olvidaremos de Bielsa y volveremos a lo de los últimos veinte años. O sea, la nada con sifón.

    Y lo dice quien opina que Bielsa debe marcharse tal como ya he comentado en algún post previo. No veo a dirigentes ni afición con una disposición adecuada como para que este hombre desarrolle su trabajo durante un periodo suficientemente largo.

  5. Yo no puedo sino discrepar del autor del artículo. Del tremendo error que supuso el desmantelamiento del equipo campeón tardamos décadas en recuperarnos (si es que alguna vez nos hemos recuperado del todo). Y aún y con todo no dejó de ser una guerra de egos a 3 bandas. esta vez es mucho más grave, hemos conseguido a uno de los mejores entrenadores del mundo, que ha captado como pocos la esencia del Athletic, que ha encajado como un guante con la afición, y lo han despedido por la venganza de los cementeros de angulas y huevos al temblor de tierra. Si Txingu tiene 2 dedos de frente no se mete ni loco en el avispero que va a ser San Mames a nada que las cosas vengan mal dadas.
    Una pena que una gestión que podía haber sido brillante, un entrenador de excepción, y un broche final perfecto a la catedral ha quedado empañado por las ganas de venganza de 4 malnacidos.