Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Los ex rojiblancos se rebelan contra la maldición



Ustaritz se acaba de proclamar campeón de Liga y Copa con el Dinamo de Tiblisi

Ustaritz se acaba de proclamar campeón de Liga y Copa con el Dinamo de Tiblisi equipo en el que juegan Mikel Alvaro y Xisco

“Se ve que fuera de la manta del Athletic hace mucho frío”. La frase la ha pronunciado durante el mercado de invierno un actual miembro del club, pero el copyright viene de atrás. De muchos años atrás. Y se repite siempre que uno de los jugadores que menos opciones tiene de participar en el equipo rechaza ofertas para salir de Bilbao, la mayoría de las veces traspasado y en ocasiones cedido. Las buenas condiciones de trabajo en Lezama, la particular sintonía de los futbolistas con sus aficionados -salvo contadas excepciones San Mamés es un lugar idílico- y la solvencia de la estructura de Ibaigane para hacer frente a los pagos y sujetar contratos, por desfasados y desproporcionados que parezcan, provocan un irremediable temor a dejar el abrigo rojiblanco. Sin embargo, siempre hay quien está dispuesto a desafiar esa teoría.

Los hinchas del Athletic conocen del fútbol en Georgia por casualidad. Porque el bombo de la previa de la Liga de Campeones 1998-99 le emparejó con el Dínamo de Tiblisi, tan desconocido como exótico. Los leones sellaron frente a los georgianos el pase a la fase de grupos de la Champions. Perdieron 2-1 en Tiblisi y ganaron 1-0 en Bilbao. Imaz, recién fichado de la Real y debutante con los que entrenaba Luis Fernández, hizo el gol de los rojiblancos a domicilio y Etxeberria el de San Mamés. Dos ex de la Real metieron a los leones en la hasta ahora última carrera del club en la Copa de Europa. El Dínamo de Tiblisi es ya un equipo con pasado para los que siguen al Athletic, pero en la dirección contraria se vive idéntica situación. La marca Athletic infunde respeto y ofrece seguridad.

Ustaritz Aldekoaotalora (103 partidos repartidos en 6 temporadas con el Athletic) ha encontrado destino en el Dínamo, con el que recientemente se ha proclamado campeón de Liga y Copa. El de Abadiño, que estará presente en la despedida de San Mamés y también seguirá el último partido de Liga que jugará el primer día de junio el Athletic en Vallecas, ha tirado de orgullo y en vez de quedarse a la espera de ofertas, muchas veces tramposas, de equipos más reconocibles aceptó una propuesta de los georgianos. Viajó allí con la Liga comenzada y ha terminado disfrutando de sus dos primeros títulos como profesional. Ustaritz dejó de pertenecer al club rojiblanco el pasado verano. Lo hizo casi a la vez que David López, que en su caso tampoco ha pasado frío en Inglaterra. El centrocampista se enroló en agosto en el Brighton y ha peleado hasta la anteúltima estación del ascenso a la Premier. El premio colectivo le ha dado la espalda, aunque sí ha ganado un detalle personal puesto que uno de los goles que ha conseguido con el conjunto británico ha sido catalogado como el mejor de la temporada en la Segunda División inglesa.

David López y Ustaritz son los últimos ejemplos de tipos afortunados en sus salidas del Athletic. Puede que la racha de malos tiempos para los que se iban por la puerta de atrás la rompiese Pablo Orbaiz, que con la llegada de Bielsa en julio de 2011 hizo las maletas para jugar cedido en el Olympiacos. El navarro (318 partidos como león) cambió de equipo después de 12 temporadas de esfuerzo en Lezama y en Grecia disfrutó del doblete, tras conquistar la Liga y la Copa. Su buen rendimiento en el Pireo (24 partidos de Liga, 6 de Copa, 4 de Liga de Campeones y 4 de Liga Europa) no le sirvió para regresar a la disciplina rojiblanca y el verano de 2012 se despidió de manera definitiva. Ahora juega para el Rubin Kazan, con el que estuvo a punto de llegar a las semifinales de la Liga Europa. El equipo de Orbaiz eliminó a Levante y Atlético antes de caer en cuartos de final con el Chelsea. Siempre podrá decir que le eliminó el campeón.

Los que siguen

Las buenas sensaciones de las que han disfrutado los últimos jugadores en salir del Athletic estarán muy pendientes en las ensoñaciones de Llorente y Amorebieta, que están con un pie y medio puesto en Juventus y Fulham, sus respectivos nuevos clubes. Llorente firmó el acuerdo hace varias semanas mientras que el anuncio del futuro de Amorebieta es reciente: el Fulham lo hizo público a las 14 horas del 22 de mayo incluyendo en la confirmación unas palabras del jugador.

Llorente, si es que la vecchia signora no decide sacarle de sus previsiones en forma de cesión o traspaso tras la posible llegada de dos delanteros más de primer nivel, tratará de hacerse hueco en el vigente campeón de la Liga italiana, mientras que Amorebieta sumará trabajo para un equipo que no tiene miras tan altas en la Premier. A diferencia de Ustaritz, David López y Orbaiz, Llorente y Amorebieta se van porque está en su mano hacerlo y siguen la vía de Javi Martínez, si bien la salida del de Aiegi al Bayern reportó al club rojiblanco los 40 millones de euros que figuraban en su cláusula de rescisión. El navarro está en el camino de ganarlo todo con los alemanes: tiene en el bolsillo la Bundesliga, apunta a la Champions y todavía tiene pendiente la final de Copa. Un récord de esas proporciones debería tardar años en volver a conseguirse.

Share This: