Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Madariaga: “Todos tenemos que volver a empezar desde abajo”



Miguel Madariaga vuelve a los orígenes después de una aventura de diecinueve años que le llevó a la élite del ciclismo mundial capitaneando el Euskaltel-Euskadi

La vida mía es trabajar para el ciclismo. Creo que he conseguido una meta grandísma con corredores nacidos o hechos aquí. Desde que se fundó el World Tour en el 93 o 94, que empezó como Pro Tour, ahí hemos estado siempre. Creo que esa es una de las proezas más grandes que se pueden conseguir en el ciclismo. He dado una vida importantísima al ciclismo vasco y ahora mismo yo creo que lo que estamos viendo, la demanda que tiene la esta Fundación.

 Se refiere a la Fundación Ciclista Euskadi, que vuelve a ser el proyecto en el que se ha involucrado de lleno

Con el cambio que ahora mismo se está viendo en el entorno, esta Fundación va a ser prácticamente la única que va a dedicarse al ciclismo de formación. Están montando otra en Madrid, con Alberto Contador, que está organizando un equipo de juveniles. Nosotros en este momento estamos trabajando en la Fundación en una escuela de BTT, porque la BTT dentro del ciclismo es un deporte que engancha a los niños, que es lo que queremos, y a los niños esto de pasar y caerse por el barro les encanta. Pero además tenemos el aula pedagógica,  donde a los niños y niñas se les da educación vial y a continuación otra hora u hora y media de lo que es la bici, que luego la practican sin ningún problema en un circuito que tenemos aquí en el parque tecnológico. Por la escuela, pasan al año unos 3.500 niños y niñas totalmente gratis. Lo único que les pedimos es que traigan formalizado el seguro del colegio.

Habla de niñas. Cómo contempla la Fundación al ciclismo femenino?

Dorleta Zorrilla está dando clases y haciendo todo lo que puede con chicas. Sí hemos pensado en chicas en la Fundación, pero quiero empezar con ellas desde muy jóvenes, educarlas aquí. Las chicas no están valoradas ni aquí ni en ningún sitio. En la escuela de BTT tenemos 4 chicas cuando no las habíamos tenido nunca, y eso para mí es un logro importante. Tenemos que ir poco a poco porque quiero que su educación nazca aquí, no que vengan de otros sitios.

 El  proyecto abarca más que la formación…

Becamos a corredores que no son de aquí, y a los de aquí también. Lo que ocurre es que los corredores de aquí prefieren no ser becados porque en mi opinión, desgraciadamente para el ciclismo, los ciclistas que vienen un poquito bien en Euskadi, pues ya desde el primer momento tienen su representante, su entorno médico, así que no les hace falta que les beque la Fundación.

A partir de los becados, que son seis este año, que les traemos aquí y viven aquí  para que tengan todo el camino preparado para que en el futuro sean corredores que entren dentro de la filosofía de la Fundación, que es la misma filosofía que el Athletic.

¿En que se traduce esa filosofía?

En que en cuanto pasan de juvenil a amateur, tienen que correr en un equipo de aquí Tenemos la ventaja de que  en esa categoría aquí tenemos lo que no hay en ningún sitio de España, que son el Trofeo Euskaldun y el Trofeo Lehendakari. Yo he tenido la suerte de haber estado en la formación de esos trofeos, allá por el 67-68. Fue un navarro, Rufino Gorrotxategi, el primero que hizo esos dos trofeos. Correr el 80 por cien de esos dos trofeos ya les da a los corredores todas las bendiciones necesarias para cumplir con nuestra filosofía y entrar en nuestro equipo.

 El nuevo proyecto ya está muy avanzado…

Ese equipo amateur lo tenemos montado, aunque todavía me falta concretar el patrocinio. Más adelante esos corredores tendrán la oportunidad de pasar a un equipo de categoría continental que también está iniciándose y que según el apoyo y el patrocinio que tenga será más o menos fuerte, pero el equipo va a existir por la sencilla razón de que tengo seis corredores firmados desde atrás.

Miguel Madariaga afronta su proyecto con ilusión renovada

Miguel Madariaga afronta su proyecto con ilusión renovada. Foto Mitxi

 ¿Hay algún cambio entre aquella Fundación Euskadi que nació hace dos décadas y la que ahora vuelve a cobrar un nuevo impulso?

La filosofía de la Fundación ahora es idéntica a la de hace 20 años. La única diferencia es que cuando empezamos no había ningún corredor que quería venir aquí y en cambio ahora hay una demanda. Me conocen y conocen el trabajo de la Fundación. Date cuenta de que Samuel es la mejor venta que ha tenido la Fundación. Empezó corriendo la Bizkaiko Itzulia de juveniles en Balmaseda. Ahora mismo hay otro chaval asturiano que viene muy bien y me he lanzado a por él y el chaval ha venido sin ningún problema, como vino Samuel en su día.

 ¿Qué presupuesto tiene este nuevo proyecto?

El proyecto nuevo cuesta 1.472.000 euros al año. De momento estamos a la espera de patrocinadores. Hasta ahora puede decirse que  las cosas van normal, como otros años. En estos momentos cuento con que me va a apoyar Euskaltel, aunque no sé en qué medida. Cuento también con Naturgas, que tampoco sé en qué medida. Las conversaciones con ellos están avanzadas pero tengo que tener otro apoyo porque Naturgas aportará menos del 50 por ciento. Luego creo que las instituciones, enseñándoles el proyecto, no se van a quedar atrás. Y estamos abiertos a otros patrocinadores, claro. Estoy trabajando en ello.

  ¿Ha cambiado mucho el papel de las instituciones?

Empecé con Pradera, pero no olvidemos que en aquel momento, no sé en qué puesto, pero al lado de Pradera estaba José Luis Bilbao, y José Luis Bilbao, apoyó mucho, ha apoyado mucho y hasta el día de hoy está apoyando mucho este proyecto.

En Gipuzkoa entramos con el anterior diputado. José Luis Bilbao habló con él y lo involucró. Con el de ahora estamos en ello. El hombre no llega a todo pero tiene una diputada muy buena que entiende lo que hay.

A mí lo que más me han roto han sido los recortes que he tenido. Antes el Gobierno vasco me apoyó al cien por cien. Ahora, como todo el mundo sabe, por una cosa o por otra el Gobierno vasco se ha venido abajo y tenemos muy poco apoyo por su parte, comparando con otros apoyos. Y la Diputación de Alava, ha apoyado  y sigue apoyando pero en una escala muy inferior a los demás.

 ¿Y los socios?

Seguimos teniendo socios, pero en estos momentos entre socios y empresas no pasan de los 1.400, con una cuota de 107 euros los mayores y alrededor de 60 euros los pequeños.

 La crisis se nota…

Desde luego hoy en día tal y como están las cosas no es el mejor momento para iniciar una aventura de estas otra vez, pero tampoco es para dejarlo. Una persona que lleva 45 años en el ciclismo como yo, con todo lo que he visto, lo que veo y lo que intuyo que voy a ver, no puedo quedarme con los brazos cruzados. La juventud no quiere sufrir y si la juventud no quiere sufrir… pues la bici si alguna cosa tiene, es sufrimiento. El ciclista se tiene que cuidar de forma diferente a otros deportistas y más en este ciclismo moderno en el que o te cuidas o te mueres.

 ¿Ha sido traumática la separación de Euskaltel?

La separación de Euskaltel no me ha supuesto ninguna ruptura  personal y en cuanto a  problemas económicos, date cuenta que el proyecto de la Fundación ha estado enganchado al proyecto de Euskaltel. Ahora mismo todo eso no lo tenemos todavía decidido del todo. Yo tiraba de los médicos, de la estructura de Euskaltel, en cuanto por ejemplo comprar la ropa donde la compran ellos, de tener el apoyo de Orbea… todo eso lo he tenido y yo espero que siga teniendo ese tipo de apoyo por su parte.

Además un equipo profesional lo primero que necesita es del apoyo de la parte de formación. Euskaltel tiene todo lo que yo le he dado de formación y está en ello.

 ¿Qué papel piensa que tiene que jugar su Fundación en al actual panorama amateur en Euskadi?

Sacamos un equipo, pero mi idea no es competir. Mi idea en estos momentos es apoyar, hacer, formar… No veo que un equipo de formación tenga que tener como objetivo único competir. Un equipo de formación tiene que ser una idea de apoyo entre todos. Yo ahora mismo para el equipo continental en cualquier momento puedo tener necesidad de un corredor de otro equipo amateur. Eso no es competir, sino unir. Yo lo que tengo que intentar  en estos momentos en Euskadi es unir el ciclismo, respetando todas las reglas de todos los equipos y ante todo las reglas de las escuelas. Las escuelas han sido los verdaderos artífices de todo y ahora mismo están desapareciendo.

Aguantan los de La Galea, por ejemplo, pero la escuela que siempre ha sido un referente en Bizkaia y hasta en Euskadi, ha sido la escuela de Amorebieta. También estaba la Duranguesa. Ahora lo que ocurre es que se nota que ya no están aquellos grandes señores como Txetxu Baqué, Balier o el que fue el gran valedor en Amorebieta, Marcos Gerediaga, todos esos se han ido apartando porque tenían una filosofía y una forma de ser que ahora mismo pues… Y el ciclismo necesita de gente como esa y no la hay.

 Desaparecen equipos, pero también desaparecen carreras…

Por eso es por lo que no me querido separar del ciclismo de base. Hay un tema clarísimo con las organizaciones. Yo pienso que tienen que bajar el pistón de alguna forma. Hay que volver a la base y trabajar como se trabajaba antes para sacar el ciclismo adelante, de una forma altruista, como empezó la Fundación. Si no nos damos cuenta de eso estamos perdidos. Organizaciones y corredores, todos tenemos que volver a empezar desde abajo. Ha desaparecido una de las carreras más importantes del calendario la Bizkaiko Bira, por ejemplo. En Alava el ciclismo estaba prácticamente muerto. Yo cogí hace 8 años el ciclismo alavés que estaba sin un equipo amateur prácticamente desde 2002. He conseguido un equipo amateur en Alava y que el ciclismo alavés resurja y ese resurgimiento es muy fácil de comprobar con el hecho de que uno de los trofeos más importantes de Euskadi, el Trofeo Lehendakari sub-23 lo ha ganado un corredor alavés de primer año, hecho aquí.

 Pasando a los profesionales ¿qué opina del sistema de puntos implantado por la UCI y que tan decisivo ha sido en el cambio de filosofía de Euskaltel?

Si veo el ciclismo moderno lo tengo que ver como una cosa normal. Euskaltel tiene que cambiar la filosofía porque tiene una necesidad que le ha impuesto la UCI con esa normativa que tiene que cumplir si quiere seguir en el World Tour. Yo pienso que la UCI, que es la que manda, ahora mismo no quiere tener tantos equipos. Quiere menos equipos pero más potentes, dependientes de empresas potentes. Y yo calculo que una de las empresas más fuertes que hay en España quitando a Telefónica y a Iberdrola es Euskaltel, porque además va con Kutxabank.

 ¿Cómo cree que reaccionará la afición cuando vea al nuevo Euskaltel en las carreteras?

Supongo que en Euskaltel ya habrán tenido en cuenta cuál puede ser la reacción de la afición ante el nuevo proyecto. Yo pido a la afición que midan también una cosa: que Euskadi tiene un equipo World Tour y que se mentalicen de lo que van a ver; que lo que han visto hasta ahora no puede ser. Pero sobre todo, que tengan en cuenta que tienen a un equipo World Tour de los mejores del mundo y lo mejor es que eso, en definitiva, viene de la Fundación. Por eso estoy en un tira y afloja con Euskaltel, porque me gustaría que se me reconociera la labor de estos 20 años y la importancia que va a seguir teniendo para ellos la labor de formación que va a seguir llevando al Fundación, porque igual dentro de unos años ni siquiera necesitan buscar fuera. Yo creo que ahora mismo con algunos corredores que han llevado va a haber sorpresas muy grandes porque los hay de auténtica categoría como Pello Bilbao, Román Sicard o el mismo Mikel Landa.

Miguel Madariaga rodeado de bicis en el taller del equipo

Miguel Madariaga rodeado de bicis en el taller del equipo. Foto Mitxi

Share This: