Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Mensajes y mensajeros



Josu Urrutia se siente respaldado por los socios del Athletic. Foto MITXI

Josu Urrutia se siente respaldado por los socios del Athletic. Foto MITXI

Un pajarito está a punto de comerse al león. No estoy recordando a los pajaritos de Jorge Valdano que disparaban escopetas. Me refiero al pajarito de twitter, símbolo por antonomasia de estas llamadas redes sociales que pueden ser un gran invento pero que a veces parecen la octava plaga de Egipto. Algún día en un futuro más o menos lejano, algún doctorando en ciencias de la comunicación, de la información o como se llame entonces eso que hasta hace bien poco todos conocíamos como periodismo, escribirá su tesis sobre el daño que le hicieron las redes sociales al Athletic aquel infausto año 2012 del señor.

Vaya por delante que twitter es solo una herramienta y que son (somos) sus usuarios quienes la hacen buena o mala. Ya sabemos que un bisturí se puede utilizar para hacer un trasplante que salve una vida o como Jack el Destripador, así que cada palo tendrá que aguantar su vela.

Según conclusión generalmente aceptada, parece que fue un tuit el que provocó en la última rueda de prensa lo que se ha considerado como un desaire de Urrutia a un periodista,  que consistió en responder en euskera a una pregunta formulada en castellano. La reacción del presidente ha dado pie a calurosos debates en los que no han faltado insultos, menosprecios, epítetos más o menos gruesos, descalificaciones,  y todas las faltas de ortografía que pueden caber en una frase compuesta aproximadamente por sujeto, verbo y predicado, o así. Es decir, lo habitual en estos casos.

Se equivocó el periodista con su mensaje en twitter y se equivocó el presidente en su reacción. El primero porque debe saber que su condición de periodista, que además se dedica a informar del Athletic y que sabe que al día siguiente va a tener que ir a preguntar al presidente, le impide  comportarse como un señor particular, como diría Umbral,  con  libertad para decir lo que le da la gana y como mejor le pete en cualquier foro público. Un profesional, como los toreros, debe comportarse como tal dentro y fuera de la plaza. El segundo, porque su condición de presidente del Athletic le obliga a comportarse de acuerdo con la exigencia de su cargo, aunque en su fuero interno esté convencido de que, llegado el caso, un jurado popular le absolvería incluso si utilizara un lanzallamas, aunque solo fuera porque consideraría como eximente su situación de desventaja y hasta de desamparo ante el fuego graneado que le llueve casi a diario fundamentalmente desde las redes sociales, invento de lujo para decir y escribir, muchas veces desde al anonimato, todo lo que no se puede decir y escribir en espacios que se suponen más serios.

En cualquier caso, el incidente no tiene más recorrido que el que se le quiera dar. Ni es el primero ni será el último de los que ocurren a veces en este tipo de comparecencias. Hay ejemplos de sobra sin salir del ámbito del Athletic y bastante más serios algunos de ellos, protagonizados por presidentes, entrenadores, futbolistas… y periodistas de todas las épocas.

Pero el club haría bien en estudiar este fenómeno de las redes sociales en profundidad para tratar de establecer una estrategia que esta claro que ahora no tiene. Es evidente que buena parte de lo que le viene ocurriendo al Athletic desde junio tiene mucho que ver con la difusión en la red de rumores, mentiras e informaciones sesgadas que han encontrado en la inacción de la entidad el mejor hábitat para expandirse.

Twitter ha sido también el vehículo elegido por Fernando Amorebieta para desmentir una presunta noticia que le presenta abiertamente enfrentado a Bielsa: «escribo este tweet para aclarar que esta información es totalmente falsa, no he tenido ningún problema con mi entrenador«, dice el central en su cuenta personal. Claro que para cuando se ha publicado su desmentido, el bulo ya ha sido replicado, copiado y reenviado cientos de veces. El hecho de que los periodistas no recuerden la última vez que Amorebieta se ha dejado ver en la sala de prensa añade su pizca de gracia al asunto.

Y luego están los que, despreciando las facilidades de las nuevas tecnologías, recurren al método clásico para hacer llegar sus mensajes al pueblo soberano: la pancarta más o menos chapucera pero de eficacia contrastada si se sabe utilizar en el momento y el lugar adecuados. Por ejemplo en un entrenamiento en Lezama, donde siempre hay una docena de cámaras dispuestas a inmortalizar todo lo que se mueva. Seis individuos, seis, armados con un trozo de tela en la que leía ‘Llorente veta ya’, pero descritos como ‘un grupo de seguidores del Athletic’, se ganaron su minuto de fama y de gloria  en la mayoría de los medios de comunicación, con opinión incluida de los jugadores a los que les tocó comparecer ante la prensa. Una gota más de inestabilidad y polémica que se sigue retroalimentando con tanta eficacia que hace tiempo que cuesta creer en las casualidades.

Share This:

4 Comentarios

  1. Los seis de la pancarta adquieren más repercusión que una manifestación de miles de personas si ésta no sale en la tele. Así es el mundo aquí y ahora. Una cámara de televisión puede multiplicar el efecto de cualquier ridiculez como la de la pancarta de ayer. Y después está la prensa escrita, y los programas de radio. El mismo rifirafe de Urrutia con el periodista no tendría mayor importancia si no fuera por la multiplicación exagerada en los medios radiofónicos y televisivos de esta tontería. Cualquier chorrada se utiliza como combustible para el incendio contra el presidente, contra el míster o contra el Athletic actual, éste que se quiere hacer ver que está gobernado por abertzales dictatoriales y fundamentalistas. Quisiera pensar que es una tontería, pero esta situación me recuerda a las campañas reaccionarias contra cualquier gobierno de izquierdas que llega a cualquier poder: el estilo es el mismo. Y no lo digo porque piense que Urrutia es abertzale o de izquierdas, cosa que no sé ni me importa demasiado, sino por la apariendia de todo esto visto desde la lejanía, como es mi caso.

    Los infundios y sus propagadores. Anoche mismo se me ocurrió ponerme un Bilbosport de los que Woodyathletic cuelga en su web. Era del martes pasado y puede ver, atónito, una escena que lo explica todo, y no por exagerada sino por habitual (eso es lo peor). Voy a decir nombres propios porque no quiero ser como ellos. Estaban a la mesa de Bilbosport Velasco, Puente, Josu Alcorta y Vivanco (a éste lo dejo aparte expresamente del caso porque me parece un tío honesto y cabal). Los tres primeros, como siempre, disparando con fuego a discreción contra el presidente (y de paso contra Bielsa), con cualquier pretexto (o sin él, qué más da). A su vez, como de costumbre, insultando a todos los que no piensan como ellos: que si hay seres humanos que no utilizan la inteligencia, que si talibanes, que si no quieren ver nada… Estaban analizando la rueda de prensa del presidente y cuando sale el corte en el que éste niega que algunos jugadores hubieran ido a pedirle la no renovación de Bielsa, se ponen a llamar mentiroso a Urrutia, Velasco asegura que hay 5 casos de jugadores que sí que lo han han hecho y Puente se embala y se pone a jurar por sus hijos, por su mujer y por su vida (!!!) que a él mismo algunos jugadores le han contado varias veces que 2 pesos pesados de la plantilla al final de la temporada fueron a Urrutia a quejarse de Bielsa en varias ocasiones. Como de costumbre, no se aportan pruebas ni se dan nombres, que es lo más dañino que se puede hacer porque así son todos sospechosos. Y añado otra perla: el otro día Velasco se hizo eco de la enésima insidia de De la Morena, esta vez a cuenta del contrato fantasma de Bielsa, esparciendo sombras y mal rollo pero sin explicar nada: que si cobra tantísimo, que si se supiera la letra pequeña haría mucho daño al Athletic y mira si soy buena persona que yo no lo haría público… Siempre en esta línea. Maledicencias, rumores, correveidiles, difamaciones al fin y al cabo porque nunca prueban nada.

    Ya sé que son actitudes miserables y que cualquier persona con dos dedos de frente las despreciaría, pero todos sabemos que las habladurías siempre funcionan así y acaban haciendo daño porque consiguen ganar para su causa a incautos, desinformados o revanchistas, ves a saber. Esto es mucho más grave que ponerse a hablar mal en el bar del amigo que no está. Con la televisión de por medio, la repercusión es exponencialmente mayor que un simple rumor de barra de bar. Y lo que se está consiguiendo al final es dividir, que es lo que realmente nos está perjudicando desde las elecciones a esta parte: la fragmentación que se aprecia en la masa de socios y aficionados que mueve el Athletic. El mal rollo, día a día, noticia a noticia, la gota malaya que nos va envenenando poco a poco. Ya sé que por mi bien no tendría que ver ciertos programas, pero es que uno ha pasado en esta vida mucha hambre de noticias del Athletic, y ahora tal vez me estoy empachando. ¿Bulimia informativa? Creo que sí. Me voy a poner a dieta: con este blog y alguno más, un par de tertulias de radio a la semana y algún vistazo a la prensa me voy a alimentar una temporada, a ver si se me pasa este malestar digestivo.

    Los tres puntos del sábado serán un buen laxante, al menos para mí. A algunos que yo sé les van a sentar como la anguila al horno que me comí el otro día (demasiado regada, lo reconozco). Que paséis unas buenas navidades. Salud y paz… ¡y no comáis demasiado!

    • Con todo el respeto Endika, distingamos:
      – Medios de comunicación.
      – Foros/redes sociales.
      – Masa social del Athletic.
      No niego que hay una relación entre los mencionados, pero no saquemos conclusiones, para mí erróneas, mezclando algunas causas con algunas consecuencias.
      Que mucho periodismo y participación en redes sociales van de la mano, que no hay contraste, no hay confirmación, no hay ética ni moral ni ATHLETIZALES, ni nada. Mierda y más mierda? Pues sí, sin duda: ” insultando a todos los que no piensan como ellos: que si hay seres humanos que no utilizan la inteligencia, que si talibanes, que si no quieren ver nada…” ejemplos, un montón.
      Sinceramente el comportamiento, por llamarlo de alguna forma, de cierta prensa ha perdido, para mí, hace ya mucho tiempo, la credibilidad.
      Los que han ido a poner la pancarta no escuchan a De La Morena ni ven Bilbosport. Los que se dejan influenciar por lo comentado por los medios mencionados + El Correo, Marca, etc., la noticia publicada que menos les puede afectar en su vida es cualquiera referida al Athletic… Si toda la mierda vertida divide a la mitad de la afición el 50 % queda en muy mal lugar. Hasta donde yo sé, bobos los hay. Cuantos? Pienso que pocos.
      Un saludo,

  2. Menuda rajada ENDIKA, solo desearte feliz navidad y que te calmes, no merece la pena. Estoy con asier en que no se puede mezclar. Los aficionados del otro día están en su pleno derecho de expresar su opinión, que es la de muchos socios, respecto a la actualidad del club.
    Yo ya dije que por amor al club me abstengo de aparecer por esos santos lugares, ganas no me faltan.
    PD: endika, desconozco donde estás, pero ni dudes por un instante que todo esto responde a una vendetta política. Si hoy trabajases en gipuzkoa alucinarías en colores.

  3. Michelle, estoy en un pueblo de València, y te aseguro que de vendettas políticas los abertzales del País Valencià entendemos un rato. Te confieso que no quería creerme que lo que está pasando fuera por este motivo, pero al final me resulta tan evidente… Solo me faltaba que me lo confirmarais algunos athletikzales como tú, bien informados y con espíritu crítico. No eres el primero que me lo comenta.

    Por mi especial situación, siempre he idealizado todo lo relacionado con el Athletic hasta el punto de llegarme a creer que somos perfectos en todo. Y no, no lo somos, ningún colectivo puede serlo. Pero bobos, como dice Asier, seguro que solo hay unos pocos entre los nuestros. Lo malo es que tienen muchos medios para armar ruido, y con esto de las redes sociales, cualquiera pude echar leña al fuego. Esta misma tarde he encontrado un motivo para ser optimista en este tema: he escuchado una tertulia radiofónica en Radio 7 donde ha participado Juan Carlos Latxaga, y me ha parecido estupenda. No escarmiento, jejejejeje.

    Os deseo felices fiestas también a vosotros. Pero primero, a por el Zaragoza.