Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Palabras para antes de una final



Gorka Arrinda, Sergio Castro y Pedja Savovic el día de la firma del acuerdo con Uxue. La firma no ha pagado todavía los 900.000 euros comprometidos. Foto UBB

Gorka Arrinda, Sergio Castro y Pedja Savovic el día de la firma del acuerdo con Uxue. La firma no ha pagado todavía los 900.000 euros comprometidos. Foto UBB

Gorka Arrinda se sentó con gesto serio ante los medios de comunicación. No es hombre que se exponga mucho y la última vez que lo hizo era solo el máximo accionista del Bilbao Basket. Ahora es también el consejero delegado, el hombre que “se pone frente a las balas” en el momento económico más crítico de la entidad que puso en marcha en marzo de 2000. Hace tres meses y medio, compareció acompañado de Sergio Castro, presidente de Uxue, y de Pedja Savovic, presidente del Bilbao Basket. Ayer Arrinda apareció solo, para confirmar, como dijo, que la máxima responsabilidad de sacar al club del atolladero en que se encuentra le corresponde a él. Su discurso fue el esperado, quizás el que hace falta cuando el club se encuentra a las puertas de hacer historia en lo deportivo. Posiblemente, todo no sea tan negro como algunos lo quieren ver ni tan rosa como se deduce de algunas de sus palabras.

En diciembre, se escenificó un acuerdo que parecía garantizar la viabilidad futura del club y ayer hubo que confiar en la palabra de Gorka Arrinda cuando afirmó que “el proyecto sigue siendo viable” y que no tiene fecha de caducidad. De la misma manera, dijo que “no puedo desconfiar de nadie”, y con nadie se refería a Uxue cuyo dinero se sigue esperando. “Nos ha pedido y le hemos concedido un plazo prudencial de tiempo para abonar los 900.000 euros de esta temporada. Está en los plazos marcados y no tengo que dudar de nadie. Mientras no se vaya de fechas hay que apoyarle, respetarle y comprenderle”, manifestó en relación al empresario zaragozano, cuyo proyecto le sigue dando “buena pinta porque así me lo han confirmado los fondos de inversión con los que me he reunido. Esperamos que pueda crecer y cumplir”.

Los problemas económicos del Bilbao Basket no son de esta temporada, pero se agravaron cuando “el club recibió en el plazo de dos semanas dos misiles en la línea de flotación que no todos habrían aguantado” y que hicieron perder el 35% del presupuesto. Puso un ejemplo: “La boda estaba preparada y, de repente, no teníamos dinero para el convite”. Arrinda apeló a un convenio existente con la Diputación y al dinero que aún debe aportar Uxue como herramientas para llegar al final de la temporada, “pero tenemos un año por delante para trabajar” en busca de adaptarse al nuevo escenario. Porque dejó otra frase contundente: “Agradezco la paciencia que han tenido los jugadores y el entrenador, pero ahora es el momento de encontrar soluciones”.

Hay quien no las ve cercanas ni sencillas, sobre todo porque los compromisos dinerarios adquiridos, no solo con la plantilla, acumulan importantes retrasos. Gorka Arrinda dijo que “para finales de abril puede estar todo encauzado con imaginación y magia” y, en este sentido, garantizó “personalmente y públicamente que todos los contratos serán cumplidos al 100%”. “Tardaremos más o menos en pagar porque no somos el único club ni la única empresa con pagos diferidos. Si hace falta nos sentaremos para establecer un calendario de pago”, expuso. Y ante algunos comentarios que han surgido, se mostró convencido de que “esta plantilla que ha comenzado la temporada la va a terminar”.

En estos momentos de zozobra económica, Arrinda recordó que el mayor activo del club son “sus casi 4.500 accionistas, los 10.000 que vienen a Miribilla cada partido y esos 2.000 que van a ir a Charleroi, para los que no tengo palabras. Los jugadores juegan para ellos, para el entrenador y para la afición y ese es un plus que no tiene nadie”. A las puertas de la final europea, eso obliga a “poner exigencia en el manejo” de un proyecto que “sigue siendo ilusionante y apasionante”. “En los momentos difíciles hay que estar porque el club se merece el esfuerzo que hagamos todos”, sentenció.

En los últimos días también se ha hablado sobre la incidencia que puede tener el resultado de la final de mañana en el futuro económico del Bilbao Basket. Gorka Arrinda quiso desligarlo, aunque no ocultó que “si ganamos todo es más sencillo”. Pareció excesivo, sin embargo, escuchar que “la Eurocup se nos queda pequeña”, sobre todo porque hace tres años, cuando el equipo se quedó fuera, el club removió Roma con Santiago sin éxito en reclamación de una plaza. El máximo accionista indicó que, pese a todo, el Bilbao Basket sigue siendo “uno de los 15 mejores proyectos de Europa y nuestro hábitat natural es estar en las competiciones europeas”. “La Euroliga es un plus en todo y para nosotros ganarnos la plaza sería la culminación a esta parte de la temporada”, señaló.

Para eso, hay que ganar la final ante el Lokomotiv Kuban a la que acudirá el equipo bilbaino, quizás, con una presión adicional a la meramente deportiva. Gorka Arrinda no cree que eso pueda influir negativamente en unos jugadores que “son expertos y han demostrado que saben cuál es el objetivo y la pieza. Tienen grabada a fuego la final y no creo que acusen la presión, en todo caso habrá que controlar la adrenalina”. “La Eurocup era el objetivo de todos y cuando era seguir o morir, el equipo siempre ha respondido”, indicó.

En definitiva, el Bilbao Basket es otra muestra de que “los mejores resultados salen en los peores momentos económicos”. Y también es cierto que no siempre los presupuestos se ven reflejados en la cancha. Si así fuera siempre, los hombres de negro podrían dar por perdida la final. No ocurrirá porque con el carácter ganador no se negocia y porque ganar al Lokomotiv Kuban pondría en manos del club otras bazas que nada tienen que ver con el dinero. Porque está claro que cuando toque apretarse el cinturón, que habrá que hacerlo, tener la Euroliga como reclamo valdría más que todo el oro del mundo.

Share This: