Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Poco que objetar



El nuevo campo avanza a ojos vista. Foto MITXI

El nuevo campo avanza a ojos vista. Foto MITXI

Después de atender a la extensa y detallada explicación del sistema que ha diseñado el Athletic para el traslado al campo nuevo y vista la lista de precios que se someterá a votación en la asamblea de compromisarios, da la impresión de que la operación se desarrollará con más tranquilidad y normalidad de lo que presagiaban los agoreros cuyos vaticinios oscilaban entre la revuelta de los socios y el caos absoluto. Y es que hay muy poco que objetar tanto al sistema elegido como a los precios propuestos. El aval de un Premio Nobel de Economía al modelo matemático previsto, resta muchos argumentos al que quiera liderar una protesta. Las pocas quejas que se perciben se refieren más a situaciones que tienen que ver más con lo estrictamente personal que con la operación global. Es normal que un asunto que afecta a 36.000 personas no sea del gusto de todos y puede que incluso alguien pueda sentirse gravemente perjudicado, aunque a primera vista parece que todo entra dentro de los términos más razonables y no se conoce ninguna propuesta que mejore a la presentada.

En esto, como en casi todas las cosas que se refieren al Athletic, habría que distinguir tres niveles de opinión: la pública, la publicada y la de los socios, únicos verdaderamente concernidos en todo este asunto. La opinión pública está directamente relacionada, e influda, por la opinión publicada. Opinar es libre y gratuito y el Athletic tiene la suficiente presencia social como para que todo el mundo se sienta autorizado a expresar en público lo que piensa al respecto. Y si el Athletic somos todos ¿por qué no?. Hubiera sido estupendo que en su día, se hubiera hablado con tanta pasión del traslado de la ABAO del Coliseo Albia al Euskalduna, pero la opera todavía está bastante lejos del fútbol en las preferencias de ocio de nuestra sociedad.

La opinión publicada hubiera sido mucho más sólida si esgrimiera argumentos de peso para cuestionar la propuesta del club. Un minuto después de que el presidente, un directivo y el director general explicaran los términos del traslado, se pudieron escuchar amargas quejas porque la información no se completaba con la publicación de los precios; una vez hechos públicos estos, alguno se ha apresurado a poner el acento en las diferencias de precio entre una fila y su inmediata posterior que se observan en todas las tribunas.
Por ejemplo entre las filas 10 y 11 de la nueva Tribuna Principal Baja esa diferencia asciende a 247 euros. La información sería mucho más completa si se añadiera que, según las cuotas en vigor este año, la última fila de Preferencia Lateral cuesta ahora 481 euros y la primera de Tribuna Principal Baja, 1022 euros en su zona central y 997 a los lados. Una diferencia de 541 o 516 euros en cada caso que, asombrosamente, nunca antes había llamado la atención a nadie, salvo a los afortunados propietarios de una localidad en esa fila de Preferencia, que estaban igual de a cubierto que los vecinos que tenían a su espalda pero prácticamente a mitad de precio. Es cierto que ahora el precio de la vieja Preferencia lateral se incrementa en 259 euros, en el más desfavorable de los casos, pero la localidad se homologa a la Tribuna.

La configuración del nuevo campo provoca que al desaparecer las Preferencias sean las localidades equivalentes las que sufren los incrementos más importantes de precio al convertirse en Tribunas. Para que la UEFA conceda la categoría de cinco estrellas a un campo es necesario cubrir una serie de requisitos, como el de que todas las localidades sean cubiertas con su consiguiente incidencia en el precio a cambio de una mayor comodidad y mejor visibilidad.

Queda por último la opinión de los socios, la más importante en definitiva, y como ocurre casi siempre, la primera percepción es que en su inmensa mayoría han sido los que mejor han asumido y entendido tanto los criterios del traslado como los nuevos precios. La masa social del Athletic, tomada en su conjunto, sigue teniendo un alto grado de responsabilidad para con el club, y su forma de pensar y de actuar en todo lo relacionado con la institución suele evidenciar más sentido común y racionalidad que lo que podría hacer suponer el ruido circundante.

Hilando muy fino se podría cuestionar a la Junta el hecho de que presente su propuesta de cuotas para el año 2014 a estas alturas del año 2013, ocho meses antes de lo habitual y al margen del resto del presupuesto, pero no pasa de ser una cuestión más formal que trascendente puesto que el conocimiento de lo que van a costar las nuevas localidades es lo prioritario en este momento en el que el socio tiene que elegir su sitio con la mayor cantidad posible de elementos de juicio para formarse un criterio.

Share This:

5 Comentarios

  1. Egun on Juancar.
    No estoy de acuerdo con la equivalencia, ya que entiendo que con esa premisa lo que hace es impedir el agrupamiento entre familiares y amigos.
    Mi opnion que la forma mas coherente y justa es por ANTIGUEDAD. El mas antiguo elege el primero y asi sucesivamt. hasta completar afor. Y asi, si k se podria formalizar tema de agrupamiento, siempre utilizando los coeficientes comentados por la Junta directiva.
    Un slaudo

  2. Juan Carlos, poco que objetar al método de adjudicación. NO hace falta el aval de un premio nobel para eso. Yo estaba (y estoy) dispuesto a respetar cualquier método de adjudicación medianamente imparcial y justo independientemente de que me favorezca más o menos. Pero lo de las cuotas para los sociso de las actuales preferencias es sangrante. Y no vale decir que esas diferencias de precio de una fila a otra ya existían antes, ya que quizás entonces también eran injustas. Pero por qué la solución a una injusticia es perjudicar al más débil? Por qué no se han trasladado los tramos de cuotas al nuevo campo de una forma más proporcional?

  3. la diferencia de precios en al viejo San Mamés sí me parecía justificada: yo he ido muchos partidos a las última fila de preferencia y me he mojado en muchas ocasiones, no tanto como los de las filas bajas pero sí lo sufiente para llegar a casa bien calado.

  4. Será justa pero no para todos, después de ser socio 51 años y mi mujer 46, nos encontramos sin localidad porque allí va la prensa. Con el agravante de que ahora estamos juntos y si queremos escoger no sólo nos vemos obligados a ceñirnos únicamente lo que queda de la zona de Tribuna Principal Alta sino que para seguir juntos tenemos que pasar al Listado 1, porque por lo que especifica la Junta Directiva las localidades se escogerán por antiguedad y el que quiera agruparse pasará al Listado 1 sin tener en cuenta a los que ya estamos juntos y que encima ya salimos bastante perjudicados con la no asignación de localidad, que en mi caso difícilmente será tan buena como la que tengo actualmente.

    Espero y deseo que sea subsanado este error inmenso porque no dudo de la buena voluntad de la Junta Directiva

  5. saludos.

    en general, salvo casos específicos el del último comentario, todo parece estar bien… pero en mi caso, estoy ahora en el sector norte de tribuna principal, arriba del todo… o sea, no tengo a nadie más por encima.

    yo pensaba que, dado que hay 10mil localidades más, con esto de la equivalencia, etc. me tocaría arriba del todo, sí… PERO CON SITIOS LIBRES POR ENCIMA…

    y no, en el campo nuevo vuelvo a estar arriba del todo… dónde están las nuevas localidades? reservadas por abajo?

    no lo entiendo. y no me importa porque pensaba cambiarme de todos modos (que quiero juntarme con amigos y familiares) pero me ha sorprendido…

    además, jugando con las distancias… el sitio que me han asignado está unos diez metros más lejos del banderín de corner -por decir algo- que el que tenía… y creo que a la gente de tribuna alta -a los que tengo al lado y he podido consultar- les pasa igual. de algún modo, todo el mundo está más lejos.

    y todo el mundo quiere cambiar, claro… pero para todos no va a haber.

    ya veremos la que se lía…

    un saludo,

    m.