Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

¿Qué hacer?



Marcelo Bielsa está pasando por su peor momento desde que llegó al Athletic. Foto MITXI

Marcelo Bielsa está pasando por su peor momento desde que llegó al Athletic. Foto MITXI

Ahora que con el final del viejo San Mamés el aficionado rojiblanco dirige su mirada a la historia al mismo tiempo que observa angustiado el presente de su equipo, podríamos encontrar alguna respuesta a las múltiples preguntas que flotan en el ambiente parafraseando a Winston Churchill cuando en plena guerra mundial, refiriéndose al heróico comportamiento de los pilotos de la RAF dijo aquello de “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”. El pasado viernes, algún socio del Athletic bien pudo levantarse de su asiento en San Mamés y proclamar: nunca con tan poco los rivales consiguieron tanto.

Los cincuenta goles que lleva encajados el equipo de Bielsa en las veinticinco jornadas de Liga explican por sí solos la situación de Athletic, aunque ni siquiera tan abrumadora estadística es la única razón de lo que está pasando este año. El sistema defensivo es un desastre, sí, pero es que el ataque ofrece números igual de desoladores. El Athletic es regular en su impericia al margen de que juegue fuera o en San Mamés. Ha marcado 16 goles en casa y 14 como visitante. Ha recibido 20 en la catedral y 30 de viaje, aunque diez de estos últimos se los metieron entre el Real Madrid y el Barcelona.

Siete victorias, cinco empates y trece derrotas constituyen un balance difícilmente sostenible y es lógico que el ambiente, que ya venía enrarecido desde el verano, se esté tornando irrespirable aunque, de momento, San Mamés ha mantenido la calma y se ha limitado a asistir atónito a la sucesión de despropósitos del equipo. Pero es evidente que el asunto está llegando al límite y que la tormenta puede estallar en cualquier momento.

Volvamos a la historia. Si hacemos abstracción de los casos de Mendilibar y Sarriugarte, que aguantaron solo diez y doce jornadas respectivamente, y del último despido de Clemente, que se produjo en plena pretemporada, los cuatro ceses anteriores en el banquillo del Athletic se produjeron más o menos a estas alturas de la temporada. En la 90-91 Lertxundi despidió a Clemente a falta de doce partidos con un balance de nueve victorias, tres empates y catorce derrotas. La siguiente temporada Lertxundi cesó a Sáez a falta de quince jornadas tras siete victorias, cinco empates y once derrotas. Arrate aceptó la dimisión de Irureta en la 94-95 cuando faltaban doce partidos para la conclusión y el balance era de 9-9-6. Un año después Arrate cesó a Stepanovic cuando faltaban once jornadas y el resumen era de 8-10-13. Parece evidente que el límite de la paciencia de los presidentes y seguidores del Athletic se sitúa en el comienzo del último tercio de la competición así que no es extraño que, llegados a la jornada 25 se esté hablando del futuro de Bielsa.

La novedad en este caso es que quienes ven una solución en el cese lo hacen apoyándose casi únicamente en esa ley no escrita del fútbol que sentencia a los entrenadores al margen de cualquier razonamiento que vaya más allá de que es más fácil prescindir de uno que de veinte. La acusación de más peso que pende sobre Bielsa es que no está sabiendo arreglar el desastre defensivo, pero no faltan quienes también señalan a los jugadores como culpables del desaguisado y no ven que un simple cambio de entrenador pueda ser suficiente para evitar los errores individuales y los despistes que se producen partido tras partido.

El sistema, la táctica, el dibujo o como se quiera llamar a la distribución de los jugadores en el campo tiene como objetivo evitar que el contrario meta goles y crear las ocasiones suficientes para marcarlos uno mismo. El entrenador es el responsable de establecer las condiciones para que el balón llegue al área contraria con la frecuencia necesaria para que acabe en la portería. El Athletic crea ocasiones suficientes para golear en cada partido, así que no es por ahí por donde se puede censurar la labor de Bielsa.

El problema está atrás, y ahí es donde el técnico no está sabiendo atajar la sangría y donde más cuestionable resulta su insistencia en repetir alternativas que ya se han demostrado fallidas. Claro que incluso este aspecto requiere un análisis mucho más profundo para diferenciar los agujeros que provoca el sistema de los que tienen su origen en un fallo individual que desmantela toda la estructura. El partido ante la Real, sin ir más lejos, puso sobre la mesa de debate ejemplos de ambos casos. Falló el portero, fallaron Iraola y San José y falló Bielsa insistiendo en situar a De Marcos en el lateral, lo que provocó la falta que costó el segundo gol.

Si la cosa fuera tan sencilla que se pudiera solucionar cambiando de entrenador, habría oocos problemas en el fútbol. Resulta ocioso traer a colación los casos de éxito y de fracaso. La llegada de Aguirre al Espanyol ha provocado la reacción de los catalanes; el Mallorca sigue sufriendo ahora con Manzano lo mismo que sufría antes con Caparrós. El tan denostado Montanier, que el año pasado salvó el puesto gracias a un gol en el último minuto, es ahora un héroe en Anoeta.

No faltan quienes en el caso del Athletic tiran por elevación y ponen en el punto de mira al presidente además del entrenador. Dos pájaros de un tiro. Pero entonces estamos hablando de otras cosas que solo tienen una relación tangencial con el fútbol. Es verdad que ha habido algunos errores de gestión y de comunicación y que algunos, como la permanencia de Llorente y Amorebieta en la plantilla, están siendo especialmente dañinos, pero desestabilizar el club no parece precisamente la mejor solución.

El Athletic está sufriendo las consecuencias de su propia peculiaridad y de un cruce de intereses perverso. Su peculiaridad le impide moverse en el mercado como hubiera hecho cualquier otro club que se hubiera descapitalizado deportivamente de una forma tan brutal. Cualquier aficionado puede hacer el ejercicio teórico de eliminar de las plantillas de sus competidores a tres jugadores con el peso específico que tenían Llorente, Javi Martínez y Amorebieta en el Athletic y extraer sus propias conclusiones. Claro que cualquiera de esos competidores hubiera acudido al mercado mundial con 40 millones en el bolsillo, algo que el Athletic, sencillamente, no puede porque así lo quiere una aplastante mayoría de sus socios y seguidores, que saben que mantenerse fieles a su idea tiene un precio que hay que pagar de vez en cuando.

El club también sufre el perverso cruce de intereses de algunos agentes que lo parasitan bien porque ven en el Athletic un negocio o porque su control les reporta una serie de beneficios tangibles o intangibles. Hablamos de una de las instituciones más importantes del país y nada de lo que pasa a su alrededor ocurre porque sí ni sale gratis. Alguien dijo coincidiendo con unas elecciones, que la poltrona de Ibaigane era tan importante o más que la de la alcaldía de Bibao. Es una ilustrativa exageración.

Terminemos como hemos empezado, con algo de historia. Allá por 1902, cuando el Bizkaya se traía la primera Copa para Bilbao, Lenin publicó ‘¿Qué hacer?’. Ahora mismo es la gran pregunta que se hace la familia rojiblanca. La respuesta surge a botepronto: ganar el sábado a Osasuna. Hablamos de fútbol, así que el balón acabará poniendo las cosas en su sitio.

Share This:

10 Comentarios

  1. Demasiado acojone es lo que hay. Esta época de superficialidad, sucedáneos, productos light, nata desnatada y alcohol sin alcohol parece que se ha llevado por delante hasta el ser de Bilbao.

    Llevamos todo el año viviendo en un ay, pero cada vez tengo más claro que esto ya viene del año pasado en que me harté de escuchar a los profetas del cataclismo agoreros del atardecer televisivo y me hastié de leer a los sátrapas y quintacolumnistas de la prensa escrita al servicio de la españolidad más casposa. Y aunque asumo que una parte muy importante de esta postura es simple y llanamente política, no considero menos importante otro factor que está en la misma esencia de la cuestión: EL MIEDO A MEJORAR. El miedo a atacar más, a tener más el balón, a dominar los partidos, a ser protagonista, a jugar mejor en definitiva. Porque tenemos metido en lo más profundo de nuestro subconsciente que no podemos jugar bien, que nuestros jugadores son para luchar, para dejarse la piel si hace falta, pero no para jugar bien al fútbol. Y el año pasado resulta que viene un argentino y nos empieza a demostrar que podemos intentar ser capaces de jugar mejor, y eso los que acabo de nombrar no lo van a aceptar, y están consiguiendo ganarse cada vez más adeptos para su secta, la del miedo al progreso, el miedo a la mejora, el miedo a lo desconocido, el miedo a la responsabilidad, el miedo.

    Y cada vez hay más miedo en el ambiente y más miedo en San Mamés, y los jugadores, hasta los más millonarios y los más prematuros, también se contagian de ese miedo. Tanto, que un portero que lleva años esperando su oportunidad y por fin puede dar un paso adelante en su carrera y ser aquello por lo que lleva luchando y para lo que lleva preparándose toda su vida, ese portero perece víctima de tanto miedo. Del nuestro y del suyo.

    ¿Que qué hacer? Lo primero decidir si queremos ser valientes y jugar para ganar o ser cobardes y jugar para no perder. Lo primero es lo más difícil y lo más arriesgado, pero es lo que a mí me gusta y lo que yo pido, ya que se me pregunta.

    Un saludo y a por el Osasuna.

  2. Hay que evaluar de forma objetiva los pros y contras de cambiar al míster.

    Lo primero es ver si el mensaje del míster está llegando a los jugadores.

    Eso se observa en la actitud de querer jugar de determinada forma y el grado de intensidad que los jugadores muestran en la cancha. En este caso, al igual que en el Mallorca de Caparrós, se percibe que los jugadores si están comprometidos.

    Esto hay que tomarlo muy en cuenta, ya que el factor revulsivo, que podría tener un cambio de técnico, es mucho menor si la plantilla creía en el técnico destituido.

    En el caso del Español y el Valencia, sucedía justamente lo contrario. Por un lado, en el español se había agotado la capacidad de Pochettino de influir, y en el caso del Valencia, el vestuario era un polvorín que no respetaba a Pellegrino. Situaciones que se corrigieron con el cambio de técnico.

    Otro punto importantísimo, es quién es el técnico que va sustituir a Bielsa y va transmitir confianza a la plantilla. No es momento para técnicos que quieran cambiar tácticamente todo, y ser ellos las estrellas. Eso sería un suicidio en mi opinión, lo que se necesita es un poco de sentido común para mantener lo bueno y corregir algunos aspectos puntuales. No conozco al Cuco Ziganda, pero se dice que es el indicado para esa labor (Me gustaría leer las opiniones de los otros foristas al respecto).

    Por toda estas consideraciones, yo mantendría a Bielsa, pero tendría una charla sincerando ciertas realidades y urgencias del club. Ya sería cuestión de Bielsa renunciar luego de la charla, si considera que la misma es intervencionista y le resta independencia. Él reconoce que algo esta fallando, lo que me pregunto, es si esta dispuesto a escuchar y rectificar en algunos aspectos, que hasta ahora se ha mostrado muy cerrado.

  3. de momento esperar a que se recupere los lesionados porque hay un dato evidente en el partido del viernes y del domingo (real y español ) se pierde partiendo de errores individuales y eso no hay sistema de juego que lo sostenga, a eso con la marcha de j.martinez, llorente y Amorebieta (que estan pero como si no) la baja forma de muniain y el resto que no esta como el año pasado el paronama es oscuro tirando a negro sobre todo cuando pierdes tu sin que el rival haga nada para ganarte

  4. El problema de Bielsa – además, obviamente, de que tan sólo tenemos 26 puntos – son una serie de decisiones, básicamente relacionadas con los Fernandos, que nos están dejando perplejos a todos. Se mire por donde se mire, la situación de Toquero, condenado al ostracismo, no es admisible. Alguien en la actualidad cree que el Llorente de hoy puede rendir más que Toquero? ¿A qué viene tanta insistencia en un tío – Llorente – que pasa olimpicamente (y eso, si no somos mal pensados e hilamos un poco más fino) de la suerte que corra el Athletic? ¿A que viene malgastar, sistematicamente, un cambio todos los partidos? ¿A qué viene enrarecer gratuitamente el ambiente todos los partidos, con lo facil que es no convocarle? Da igual, ya es un poco tarde, pero Bielsa se está pegando un tiro en el pie con esto, mejor dicho, ya se lo ha pegado, pero la suerte del Athletic va unida a la suya, y, o mucho cambia esto, o Bielsa no aguanta dos partidos más. Gran parte de lo que le pase es responsabilidad exclusivamente suya por obstinado. Una cosa es ser fiel a tus ideas y morir con ellas, y otra vivir en otro mundo ajeno a la realidad. Lo veo jodido, si no ganamos uno de los dos siguientes partidos (osasuna o valencia) creo que Bielsa será destituido y en su lugar subirán al Cuco. Espero equivocarme, pero lo que no se ha hecho en 25 partidos, dudo mucho que se vaya a hacer ahora. Lo veo muy, pero que muy jodido.

  5. Si hay errores individuales partido tras partido alguna culpa tendrá el entrenador por poner a jugadores que no están en forma o que simplemente no están, a qué viene ponerle a Llorente cuando ha demostrado que sencillamente no está ni se le espera, qué hace Toquero en el banquillo, sino sirve porqué le han renovado, porqué no probar a Saborit, porqué no probar a Morán para que ayude a Iturraspe en la media, no vale decir que no es el momento por la situación que estamos porque peor que los que hoy día son titulares no lo pueden hacer, cómo se puede poner en el campo a un jugador como Gurpegui que según el parte médico tenía problemas en su rodilla.

    Creo que te contradices cuando dices que somos un equipo especial porque no podemos sustituir a los “traidores” con jugadores extranjeros, entonces se supone que la cantera estará para algo, que por cierto el Bilbao Athletic se basa en la buena defensa que hace, yo sí voy a ver todo los partidos del Bilbao Athletic, por eso se de que hablo.

  6. Estoy muy de acuerdo con Karloss. Los desertores tendrían que estar en la grada y este tema está siendo gestionado de pena por Bielsa (por no hablar de la directiva). Las consecuencias de ello se ven cada partido.

    Gustavo, como siempre, impecable. Comparto sus opiniones y lo más importante ahora: sus dudas. Si Bielsa no endereza el rumbo del barco e impide que se hunda, el armador tendrá que buscar una solución: si es por cabezonería del patrón le tendrá que convencer, y si esto no es posible, tendrá que dar el timón a un patrón capaz de cambiar esta derrota.

    Y el socio que ha escrito el último comentario ha puesto el dedo en una de las llagas que más me escuecen: el ostracismo a que ha sido condenado Toquero, mientras el que no pienso nombrar mendiga aplausos ajenos y desprecia abucheos propios. Es de una crueldad intolerable.

    Necesitamos 5 victorias y un par de empates. Si las conseguimos ante rivales directos (que son la mitad de los que nos quedan), el trabajo estará hecho. Y lo podemos hacer sin renunciar a jugar bien en ataque, defendiendo con sensatez sería suficiente. Espero ansioso la vuelta de Ekiza. Pienso que en el filial hay un lateral izquierdo y un volante de contención que pueden ayudar a mejorar esto, de momento. Y en verano ya hablaremos.

    Imprescindible ganar el sábado a Osasuna.

  7. Me ha encantado tu artículo Juancar, y coincido plenamente con todos los comentarios que he leido, sobre todo con Endika. Me ha encantado tu primera entrada.
    Apuesto por la valentía. Creo que este equipo sabe jugar. Lo ha demostrado. Apuesto por la eliminación del sobrante (fernandos) y apuesto por Toquero. No me parece una gran jugador, pero en estos momentos, la energía que transmite en el campo creo que puede ser contagiosa positivamente para el resto de sus compañeros. Revolucionar un poco el asunto.
    Y también apuesto por la continuidad de Bielsa. Me parece más apropiado. Menos traumático.

  8. Hola Endika, es un verdadero placer leer también tus comentarios.

    Hoy me sorprendió el artículo de Rafa Beato, periodista de Marca, que antes le prestaba poca atención, por ser un tanto antibielsista, pero que en esta temporada, con todo y los malos resultados, me parece que ha terminado por apreciar lo que Bielsa propone.

    Según él, recogiendo impresiones de Lezama, Bielsa no piensa variar nada tacticamente ¿?…. No se plantea en lo absoluto jugar con defensa de 5 (algo que hizo la temporada pasada), ni implantar un doble pivote para tener más fuerza en el medio (algo que realizo hace poco con el Betis).

    Esos planteamientos me preocupan si son ciertos, ya que el equipo no funciona con San José o Gurpegui de centrales, mientras que con Ekiza, a duras penas se logra, gracias a la velocidad y capacidad de cubrir espacios del chico. Laporte es otro tema, ya que es un joven jugador brillante, pero en mi opinión, necesita ir poco a poco, y se le está cargando de muchos partidos seguidos, cuando lo lógico, seria rotarlo cada 2 o 3 con Amore.

    El otro punto, es el del doble pivote, algo indispensable en caso de tener a Gurpegui o San José de centrales, por lo lentos que son. Ese ajuste se puede realizar subiendo a Moran del B.A., o simplemente utilizando a Ramalho de central, y adelantando a San José de pivote.
    Luego de realizar ese ajuste, se le abren muchas opciones a Bielsa, por ejemplo, acompañarlo con un cambio posicional de De Marcos a la banda izquierda, más como interior que extremo, dejando como alternativas en la banca a Muniain, que podría intercalarse la titularidad con De Marcos, hasta que recupere su mejor forma, y luego tendríamos a Ibai, Isma, o incluso Toquero como revulsivos. Esta idea me viene a la cabeza, ya que todos hemos sentido en varios partidos, que al Athletic le está sobrando un extremo.

    Bielsa se ha acartonado mucho… no explora variantes sencillas, que en ningún caso significa abandonar la esencia del juego de ataque y protagonismo. Me gustaría ver a un Bielsa más creativo y osado, disfrutando idear variantes, y aprovechando lo que le dan estos jugadores, que no serán unos leñadores de barba cerrada como algunos desean, pero se les ha visto mucha polivalencia y adaptación táctica.

    ——-

    Siempre logras que me contagie de cierto optimismo con tus escritos, ojalá salgamos de esta dinámica negativa, y podamos disfrutar del Athletic de Bielsa un poco más de tiempo.

    Saludos.

  9. Interesante disyuntiva e interesantes comentarios. Un placer leeros a todos, en especial a Endika y a Gustavo.

    También soy de los que no olvidan como jugamos el año pasado, entre otras cosas porque en los últimos 3-4 partidos así me lo han recordado en distintas fases de los partidos los jugadores. Nos falta la regularidad, la practicidad… y porque no decirlo, un puntito de suerte.

    Me quedo con Bielsa sin dudarlo, pero me parece un ejercicio muy enriquecedor tal como comentáis que los técticos del club, y en su máxima expresión el presidente (exJugador) tengan una charla analizando determinados errores sistemáticos que quizá Bielsa no esté viendo por estár demasiado enfrascado a pié de campo. Ha demostrado ser una persona razonable y crítica consigo mismo… Si las cosas se hablan de puertas a dentro, no deberia molestarle

    1.- Los Fernandos no sólo no aportan y desperdician un cambio, sino que enrarecen el ambiente. Por favor, pasen pagina ya! No les convoquen…
    2.- Oscar de Marcos no es lateral y es demasiado lujo sacarlo del medio del campo (por el oxigeno que le da a Ander). No hay ningún lateral en el B? Somos un club de cantera… demostrémoslo.
    3.- ¿No hay ningún central de los de la vieja escuela en el B. A? o en todo Bizkaia? No pedimos ningún artista de la técnica… Alguien que supla la rapidez, practicidad y contundencia de Ekiza mientras no esté. San José no vale en esa posición por su lentitud… por favor…
    4.- Probemos con Toquero en los partidos en los que queramos más profundidad que la que nos da Ibai. Ademas ya demostró que centra de maravilla en carrera con la izq. y en añadido seguro que mete algún gol más que Ibai llegando al segundo palo cuando el balón viene desde la derecha.

    En fin…hay más… pero no quiero aburrir. En general me quedo con Bielsa, pero por favor.. que haga pequeños cambios para superar errores repetitivos.

    Saludos

  10. Coincidencia en algunas ideas con las aportaciones de otros ATHLETICZALES de este blogg harán que sea más breve.

    Paciencia, quedan 13 partidos de Liga, un tercio de Liga.

    Sin hacer menor aprecio a los presentes, echo en falta la opinión de asiduos bloggeros, como por ejemplo, Michelle, El Tigre… non zaudete?

    Me gustaría que los actores principales de este marrón en el que estamos, JD, Equipo Técnico y Jugadores, tuvieran en cuenta la definición que hacía de la política Groucho Marx: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

    Podré estar más o menos de acuerdo con las propuestas tácticas que se hacen. Son bien intencionados los comentarios ofreciendo diferentes alternativas, pero algunas propuestas no son tan sencillas su aplicación. Por ejemplo, cuantos centrales, centrales, disponibles tenemos?

    La JD y Bielsa deberían tener MUY en cuenta, que es de sentido común, limpiar la casa y utilizar a los comprometidos. Cualquiera de los sustitutos, cualquiera que sea, SUMAN más que las bajas voluntarias. No porque lo pida la afición sino porque 3 jugadores se han borrado. Si tenemos que pegarnos la gran ostia que sea con los nuestros, los que vayan a seguir defendiendo la CAMISETA DEL ATHLETIC. De lo contrario, seguiremos hablando de chorradas (si son o no son, si están o no), perdiendo el tiempo y distrayéndonos a lo que estamos, ahora a bastos.

    Los focos se dirigieron al portero y ni siquiera el cambio de portero ha servido para nada. A mi modo de ver, es necesario que el entrenador y los jugadores consigan jugar con mayor seguridad, defender y atacar más arropados, más juntos. No estamos haciendo el ABC del fútbol bien y por eso recibimos 50 goles.

    Por no ser reiterativo y entrar en detalles. Es imposible que tengamos una mínima regularidad en el juego cuando no hay concentración y agresividad cuando defendemos y no hablo sólo de defensas y porteros.

    Que hacer, JCL? Hablar, juntarse, limpiar la casa, aclarar dudas, cerrar filas, trabajar y jugar.

    AUPA ATHLETIC!!!