Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Siniestro total



[sliders id=”275″]

El Athletic ha tocado fondo. Ahora solo queda saber si seguirá excavando o si, de una vez por todas, empezará la recuperación. Después de partidos como el de ayer la primera reacción suele ser la de pedir cabezas: la del entrenador, la del presidente, la de Pichichi que está al lado del palco si me apuran. También suele ser muy socorrida la exigencia de hacer limpieza en la plantilla recordando lo mucho que cobra y lo poco que juega. Los dedos acusadores se suelen mover con diligencia en estos casos. Vayamos por partes. Estos chicos que acaban de hacer el ridículo ante un Segunda B y han escrito una de las páginas más lamentables de la historia del Athletic, son los mismos que hace apenas medio año incendiaron a toda una sociedad y lideraron un entusiasmo colectivo como muy pocas veces se ha visto. La pregunta del millón es qué ha ocurrido desde entonces para que nos veamos ahora en esta situación. El problema es que nadie tiene la respuesta correcta; buena prueba de ello es que cada uno tiene una, aunque más que respuestas cabría hablar mejor de acusaciones. Sería interesante que quienes tienen responsabilidad se concentren en encontrar esa respuesta correcta que fije el diagnóstico y establezca el tratamiento que necesita este equipo desorientado, deprimido y confundido que ahora mismo es el Athletic.

El hecho concreto es que el Athletic ha arrojado a la basura dos competiciones en las que la lógica más elemental apuntaba a una trayectoria más larga. El equipo ha dado una imagen lamentable en algunas citas europeas, aunque la falta de acierto y de fortuna en momentos determinados pueden explicar el fracaso. Lo que no tiene explicación es lo que ha ocurrido en los dos partidos contra el Eibar, no solo en el de ayer.

Todos los equipos de Primera esconden debajo de la alfombra las cenizas de las ilusiones coperas quemadas prematuramente. Todos. En el Athletic también se recuerda ahora aquella eliminación a manos del Xerez de Segunda B, con Urrutia y Ziganda en el campo, y ha habido otras no menos ignominiosas: Cádiz, Castilla, Torrelavega… por citar algunas. La Copa es una competición especial porque es una caja de sorpresas. Es la competición del KO, esa donde no hay espacio para la rectificación. Es muy bonita la Copa siempre y cuando no te toque a tí ponerte la nariz de cartón.

Indolencia, falta de intensidad, complejo de superioridad… suelen ser algunas de las razones que llevan al grande al desastre. Intensidad, orgullo, fe, trabajo hasta la extenuación, espíritu de superación… suelen ser los ingredientes que llevan al pequeño a dar la sorpresa y a escribir una página histórica que se recordará de abuelos a nietos. Los eibartarras que presenciaron la hazaña en San Mamés acabarán siempre su relato con un orgulloso ‘y yo estuve allí’.

Los aficionados del Athletic que estuvieron en San Mamés tampoco olvidarán la noche de ayer, como no olvidan aquel gol de Dertycia desde el banquillo visitante o el que anuló Casajuana Rifá en el último minuto contra el Xerez. Habrá que ver qué recuerdos decanta el paso del tiempo del fiasco contra el Eibar; cada uno tendrá los suyos. Por ejemplo, el ambiente gélido, raro, que hubo en San Mamés durante todo el partido, con una afición rojiblanca que se preguntaba a qué obedece que un jugador que ha dicho que se va, siga jugando y encima como capitán.

El Athletic regaló los primeros cuarenta y cinco minutos, despistado por la reprobación de la grada a Llorente y maniatado por un Eibar que llegó con las ideas muy claras. Los de Garitano cerraron las bandas a cal y canto con ayudas constantes a los laterales, y enmarañaron el centro del campo, aunque en esa tarea encontraron la colaboración de San José, Herrera y Muniain. El primero especialmente obtuso en la salida del balón; los otros dos perdidos en arabescos y autoregates. Los esfuerzos de voluntarioso Ibai Gómez, el más activo de los delanteros en el primer tiempo, fueron insuficientes para inquietar a un Irureta que se fue al descanso sin despeinarse.

La cosa pintaba tan fea que a falta de un cuarto de hora para el descanso, Bielsa mandó a calentar al vestuario a todo el banquillo. El Athletic regresó con Susaeta y Aduriz en el lugar de Ramalho y Llorente. De Marcos se situó como lateral y el equipo empezó a correr algo más. Le bastó con esa gota de intensidad para crear algún problema a la zaga rival y llevar el balón con algo más de frecuencia al área del Eibar. Nada del otro mundo, es cierto, pero se suponía que el correr de los minutos acabaría pesando en las piernas de los más modestos y Aduriz acabaría cazando una.

Lo que nadie preveía fue el penalti de Amorebieta, y mira que el personal está avisado al respecto. Marcó Arruabarrena el gol que valía doble y el Athletic se quedó sin aire para reaccionar pese a que Iturraspe salió a intentar organizar el equipo. Ya era tarde, como tarde llegó Aduriz a su cita con el gol. No había tiempo para nada y el nivel de aturdimiento de los rojiblancos seguía siendo de tal calibre que continuaron con los pasecitos cortos y atrás, como si no fueran conscientes de lo que estaba sucediendo.

Cuando ocurren desastres como el vivido ayer en San Mamés, las responsabilidades alcanzan a todos. Y es imprescindible que cada uno repase los errores que ha cometido o está repitiendo. El Athletic, todo el Athletic, está para tumbarse en el diván del psicoanalista y preguntarse de dónde viene y a dónde quiere ir. Urge que encuentre pronto la respuesta adecuada pero, sobre todo, urge que tome conciencia de la realidad y deje de querer hacer pasar como normal lo que no lo es.

Urrutia ha sido capitán del Athletic y sabe a qué obliga y qué representa ese brazalete. Es inconcebible que lo lleve quien lo llevó anoche. Entre otras cosas el rango de capitán en un equipo de fútbol comporta un ejercicio ejemplarizante. ¡Bonito ejemplo el que está dando este capitán a sus compañeros!. Mal el presidente tolerando esa situación en aras de una pretendida normalidad. Los símbolos son especialmente importantes en este club, y el presidente es quien mejor lo sabe.

Mal también Bielsa alineando como titular a quien no aporta nada y solo es fuente de problemas. Desconocer a estas alturas que la presencia de Llorente envenena el ambiente de San Mamés es negar una realidad incontestable al margen de quiénes o cuántos piten, aplaudan o permanezcan en silencio. Lo de sacarlo como titular y cambiarlo en el descanso ya suena a broma de mal gusto.

Mal el entrenador por tardar tanto en reaccionar y mover el banquillo. Podrá argumentar a su favor que los que estuvieron en el césped se tuvieron que valer de sobra para eliminar a un Segunda B, pero en partidos de estulticia colectiva como el de anoche, las limitaciones personales afloran en todo su esplendor y a nadie se le oculta que hay jugadores que no están para nada.

Qué decir de los que se vistieron de corto. Resumieron en noventa minutos todo lo que vienen arrastrando durante estos seis meses. Inseguros, desquiciados, frágiles, despistados, incoherentes... son los mismos que tanto brillaron hace menos de medio año, aquellos a los que quisimos tanto. ¿Qué les ha pasado?

Reportaje gráfico: MITXI

Share This:

8 Comentarios

  1. Una vez más coincidencia, mismo diagnóstico y hasta términos similares. Como si me leyeses la mente, Juancar.

    Pero creo que desde la presidencia se debe dar un paso al frente. La situación se les ha complicado. La prudencia se ha transformado en inacción en algunos casos, las buenas intenciones se han devenido en un boomerang que les ha dejado sin piños. Todos entendimos los argumentos de Urrutia para no ceder al chantaje de Llorente, aunque se compartiesen o no. Visto el rendimiento, la actitud y el acoso mediático que siguen propugnando desde su entorno nadie entendería que a partir de enero siga en el Athletic.

    Hay que empezar a operar, antes de que sea tarde, de que todo explota por los aires. Y el partido del sábado no parece una situación propicia para calmar la situación. Veremos una confrontación entre dos ansiosos, a ver quién se lleva el gato al agua, aunque no suelen dársenos bien las situaciones.

  2. La resaca de la anterior temporada puede ser durísima. Bielsa sacó chispas de una plantilla muy corta y ahora se ven las consecuencias. Muchos de los mejores están fundidos, otros idos y algunos, como Muniain, empanados.
    Echarle toda la culpa a Llorente no es justo. Llorente ya no está en el Athletic, pero otros que tienen contratos largos, tampoco.
    Y para rematar, a Bielsa se le ve incapaz de darle la vuelta a la situación.

    • No estoy de acuerdo contigo en algunas cosas, Joserra. Ayer, sin ir más lejos, jugaron Raúl, Jonás, Ekiza, Ibai, Sanjosé, Aduriz,.. Gente que jugó poco o nada el año pasado. Otros como Llorente, Aurtenetxe, Amorebieta o Herrera llevan pocos partidos por las lesiones. Por lo tanto, el argumento de la sobrecarga de partidos se cae.

      ¿Que Llorente no está en el Athletic? Se quiere ir, pero solo lo ha hecho su cabeza porque él sigue cobrando (una barbaridad, por cierto) y encima le mantenemos en forma con unos minutos aquí y allá.

      Si no se ha marchado es por su culpa. Haber firmado un contrato con una cláusula de 10 millones y ganando un millón al año, que ya es mucho para su rendimiento, y no hablo del actual, sino del histórico. Las cláusulas van en función del sueldo, no nos olvidemos.

  3. Esto no es nuevo. Nos ha ocurrido otras veces, inmersos en rachas de juego y resultados buenas y malos, con distintos entrenadores (Valverde, Heynckes, Luis Fdez., Caparrós) y con rivales de inferior o muy inferior categoría. El caso es que caer en Copa a las primeras de cambio siempre duele. Y le pasa a la mitad de los equipos de Primera. Y aunque eso no es un consuelo, sirve para relativizar la catástrofe.

    Esta vez, las cosas como sean, se veía venir. Puede que saber el futuro calendario, al contrario que el año pasado, nos haya bajado los ánimos a todos, aficionados y jugadores. Sabiendo que después del Málaga esperan Barça y Madrid, y que éstos se tienen que encontrar por el camino por lo civil o por lo criminal para que los que controlan el cotarro vuelvan a vender dos partidos del siglo, pues qué queréis que os diga… correr pa’ na’ es tontería. Por mi parte, he pasado la reglamentaria mala noche después de cada eliminación o derrota definitiva (¿cuántas irán ya, quizá habré llegado a las 100?), he despertado unas cuantas veces queriendo haberlo soñado y ya estoy pensando en el partido del sábado.

    Lo peor de esta vez, lo más doloroso, lo más preocupante no es la derrota, ni siquiera el mal juego. Lo catastrófico de verdad es la anormal situación a la que hemos llegado, tan enrarecida y desagradable que ya es insostenible. La decisión de Bielsa de seguir alineando a Llorente (¡y encima como capitán!) a mí me provocó una decepción absoluta. Y no culpo únicamente al míster, sino que también a la directiva, al presidente como principal responsable de la institución. Que se quede en la grada un tío como Toquero y juegue este ex-jugador del Athletic no me entra en la cabeza. Sigo pensando que no se tiene que vender por debajo de la cláusula, pero la única manera de olvidar al 9 es que no aparezca en las alineaciones, y hasta que no se le olvide la situación no puede empezar a normalizarse.

    Yo vivo el Athletic desde la distancia y lo más que puedo hacer para conocer de cerca lo que pasa es a través de la prensa escrita, de las radios, de algún programa de tv por internet o TeleBilbao o de foros y blogs que sigo por la red (éste, en mi opinión, es el mejor, eso que conste). Me gustaría vivir el Athletic desde el Botxo, pero lo que tengo no es poco, es muchísimo más de lo que era posible hace no mucho tiempo e incluso seguramente es mucha más información que la que tienen gran parte de los athletikzales euskaldunes. Pues bien, la impresión que tengo desde mi punto de vista un poco peculiar es que la presión mediática contra Urrutia, contra esta directiva y contra este míster desde el minuto 1 después de las últimas elecciones es tan grande, tan constante, tan brutal, tan implacable que no me explico cómo la resisten. Y lo que más inseguridad me produce es que no veo reacción por parte de quienes representan a la institución, al menos en público.

    He leído que anoche De la Morena acusó a nuestro entrenador de tomar represalias contra Llorente porque éste había hablado mal del míster a los jugadores del Barça y éstos, a su vez, habían hablado mal de aquél a su presidente. Trataba a Urrutia de talibán anti-español, de secuestrar al Club para su doctrina y de deshacer el trabajo buenísimo que les habían dejado en herencia Macua y Caparrós. Éste es un claro ejemplo del nivel que hay. Y encima, los de la sucursal de Bilbao de esta cadena le siguen la corriente a ese desinformador. Si ves o escuchas Bilbosport, todo son insinuaciones, sombras, acusaciones veladas o maledicencias. Sin probar nada, ¿para qué? Los directores del programa de tv y de radio llevan 15 meses sin bajar el nivel de inquina contra Urrutia o Bielsa ni un ápice, y la mayoría de contertulios o invitados (salvo excepciones de nivel, lo reconozco y lo valoro) son más anti Urrutia/Bielsa que los jefes mismos. Y si lees la prensa española, o las ediciones locales de ésta, o el propio El Correo… es que te pones enfermo: resulta que el club lo llevan una partida de sectarios crueles y el entrenador es un come-niños maltratador de buenos chicos que total son como todos los futbolistas del mundo.

    ¿Cómo se puede gestionar así un Club como el nuestro? ¿Cómo se puede aislar el vestuario de este ruido ensordecedor? El año pasado los excelentes resultados accallaron muchas estas bocas, pero siempre están al acecho y ahora que el nivel del equipo está tan bajo el ruido de sables es algo más que inquietante. No sé qué me duele más, si la derrota de ayer o la alegría que están ahora sintiendo los que he nombrado arriba y muchos más. Demasiados.

    Aúpa Athletic y a ganar al Mallorca.

  4. Vaya palo!!! Estoy muy de acuerdo con lo escrito JCL. El Eibar ha merecido pasar la eliminatoria de largo y ojo, no creo que hicieran su mejor juego.
    A los que tienen dotes para ver el futuro no les habrá sorprendido pero a mí sí. En mi opinión, jugamos andando, por lo menos la 1ª parte, y así es imposible. Aunque juegues contra un 2ª Regional.
    El “último” que ha venido, Aduriz, fue el que contagió con algo de casta al resto en la 2ª parte. Movemos la bola muy despacito. Seguimos cometiendo el error de no CAMBIAR de banda ni una puñetera bola. Ayer 3 veces en todo el partido, a presión del Eibar en banda, cambiamos el juego y 3 “ocasiones”/ llegadas. No hay manera de cambiar de posición la pelota. Se insiste y se vuelve a insistir en atacar por la misma banda hasta perder la bola. Una y otra vez y en cada partido. Esto casi es lo de menos después de la imagen dada.
    Hay que levantarse y dejarnos de lamentaciones.
    El diagnóstico y la cura lo dejo para los profesionales, que herramientas y conocimientos de sobra tienen. Ahora bien, si de mí dependiera empezaría por mandar a Llorente a la grada YA! Y Amorebieta sino renueva este mes, a la grada también. Los demás, Cuerpo Técnico y Jugadores a trabajar más y mejor.
    AUPA ATHLETIC!!!

  5. Que si, que todas vuestras excusas están muy bien, pero aquí el responsable mayor del desastre futbolistico es el LOCO!!!
    El equipo no juega a nada, y continua defendiendo de pena, incapaz de mantener a raya en casa a un tercera!!!!! las decisiones de alineacion son de cese inmediato, y el tema de las sustituciones, otrora su mayor virtud, se han convertido en asquerosamente burguesas. Ayer quita a JONAS en el descanso en su posiblemente mejor partido, por que???? pues simplemente porque resultaba fácil no herir al vestuario por ese lado… del tema Llorente ni comento nada, porque ahi el entrenador raya el ridiculo!!!!
    El gran error de urrutia: no tener ya contratado a VALVERDE, que todos sabiamos era el elegido para junio.

    A partir de ahora acumular puntos, hay que ser realistas, esta liga es tan pobre que resulta imposible descender incluso sin entrenador, o con jugadores juveniles!!!!

    • Hola Michelle, efectivemente yo veo al equipo perdido….

      Lo de defender, ya casi ni prefiero comentarlo, puesto que pocas cosas nuevas veo que pueda cambiar Bielsa….más allá de su defensa al hombre como base del entramado…

      Pero es que en ataque cada vez veo al equipo más atascado por momentos, el sustento del plan futbolístico de Bielsa…
      como comentaba más arriba Asier, cada vez se mueve peor el balón, con mayor precipitación en el pase, peores desmarques y apoyos y los cambios de banda a banda mínimos y con poca sorpresa para hacer daño al contrario….

      El nivel de la liga me parece muy bajo en general…que el Valladolid esté en puestos cercanos a Europa lo dice todo, un equipo recién ascendido y muy cándido de cara a puerta….

      Yo veo la cosa complicada…..

  6. Es que todos sabemos que por potencial deportivo no se va a descender, pero esto es un deporte COLECTIVO!!!! este hombre es un cero a la izquierda en ese vestuario desde hace meses. Fue un gravisimo error no haberlo despedido cuando dio motivos de sobre para ello y lo que es ya más que evidente es el hecho de que su discurso no va a influir en los jugadores más que negativamente.
    Ahora bien, como se tenga el cuajo de palmar en mallorca…….