Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Un debate entre la utopía y el sentido común



 

Aduriz se coronó con un hat trick inolvidable.Foto AC

El corazón tiene razones que la razón no entiende. El Athletic se debate ahora mismo entre lo que le pide el corazón y lo que le aconseja la razón. La historia y el orgullo le piden ir al Camp Nou en busca de la hazaña, más bien utopía, de voltear el 1-2 del partido de ida y dar una campanada en la Copa que resonaría en todo el mundo. Eso supondría, como mínimo, ganar por 0-2 al Barcelona en su casa. Hay que sacar mucho polvo en las hemerotecas para encontrar el antecedente más próximo de semejante marcador: lo logró el  Hércules el 11 de septiembre de 2010.

El sentido común le dicta a Valverde que eche un vistazo al calendario inmediato y que obre en consecuencia, calculando, sobre todo, dónde se juega de verdad la temporada su equipo. La Copa, con todo lo que lleva aparejada esta competición en Bilbao, parece una competición acabada para los rojiblancos este año. El Athletic brindó un bonito episodio a sus aficionados con la remontada ante el Villarreal, pero ahora se impone la cruda realidad.  Pasaron los tiempos en los que Gainza se despedía de la final con un ‘hasta el año que viene’.

Se entiende que un futbolista exultante como Aduriz anuncie que el equipo irá a por todas en el Camp Nou, y así debe ser, porque el escudo lo exige, pero mejor que sea dentro de un orden. Queda mucha temporada por delante y se trata de que todavía queden muchos partidos en los que el Athletic tenga que salir con todo y a por todo, pero con una probabilidad razonable de conseguirlo.

El Athletic ha acusado este tremendo mes de enero que no ha acabado todavía. El equipo está tocadito, como no podía ser de otra manera por otra parte, y no es cuestión de quemar las naves sin sentido. Queda mucha Liga, que, como dicen unos y otros siguiendo la última moda, es la que da de comer. Y también está ahí la Europa League, con el Olympique de Marsella esperando a la vuelta de la esquina. Y recordemos que en esa competición no están los monstruos inalcanzables, sino equipos de carne y hueso, más o menos poderosos, pero todos asequibles para un Athletic que vaya con todo.

Es cuestión de calcular con la mente fría y recordar que detrás del partido de mañana, hay tres puntos muy importantes en juego en Getafe. Y que luego llegará el Villarreal a San Mamés con ganas de revancha,  y que después habrá que ir al Bernabéu y que la Real Sociedad visitará la catedral justo en medio de la eliminatoria contra los franceses.

El calendario ofrece ocasiones más que sobradas para demostrar orgullo, auto exigencia, ambición y capacidad de competir, sin necesidad de buscarse más desafíos que, seamos sinceros, están más cerca de lo imposible que de lo factible.

 

Share This: