Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Un derby en tono menor



Bielsa y Mountanier se saludan al comienzo del derby del año pasado en Anoeta

Bielsa y Mountanier se saludan al comienzo del derby del año pasado en Anoeta. Foto Mitxi


No despierta pasiones el partido que enfrentará al Athletic y a la Real en Anoeta. El derby llega frío, como a destiempo. Da la impresión de que ni los equipos ni las aficiones están lo suficientemente centrados en un partido cuya temperatura habitualmente suele empezar a subir los días previos. En esta ocasión, tanto el Athletic como la Real parecen ensimismados en sus propios asuntos internos sin importarles lo que ocurra con el vecino. Las declaraciones del presidente realista Aperribay a comienzos de la semana, parecieron tan forzadas, tan de cubrir el expediente que sonaron a publicidad para animar las taquillas, algo así como un “¡eh, oigan!, que el sábado tenemos derby y no se han enterado”. Ni una boutade, ni un triste exabrupto que provocara la reacción del otro lado. “La Real tiene equipo para ganar al Athletic y los cinco partidos siguientes“, dijo Aperribay. Bien, no es mucho decir. Es lo que se espera que diga el presidente de la Real. Enfrente, silencio absoluto, como quien oye llover. Así no hay manera de caldear el ambiente.
Griezmann y sus compañeros han dicho tantas veces que no piensan cambiar la Real por el Athletic, que el discurso ha perdido pegada por mucho que algunos periodistas donostiarras insistan en grabar sobre lo grabado. Casualidades de la vida, el derby coincide con el último día del plazo del que disponía el Athletic para fichar con los millones de Javi Martínez. ¡Qué distinto hubiera sido todo si llegan a cumplirse algunos temores impostados a orillas de La Concha!. Impostados porque la Real sabía desde el minuto uno que no iba a haber movimiento. Esas cosas, mire usted, se suelen saber en los despachos. Como en Ibaigane sabían antes del verano que Javi Martínez se quería marchar, aunque no lo dijeran en público.
Tampoco ayudan nada las circunstancias. El aficionado nota la crisis en el bolsillo y la televisión está provocando una huida sostenida de los estadios. En San Mamés todavía no se nota mucho, aunque partidos como el del Hapoel, media entrada en un choque europeo, o los de la liguilla UEL del año pasado, ponen de manifiesto que hasta una afición tan fiel como la rojiblanca empieza a flaquear.
La trayectoria de los dos equipos en este comienzo de temporada tampoco es como para que el entusiasmo se desborde. La Real presume de solidez en Anoeta, donde ha ganado al Celta, 2-1, y al Zaragoza, 2-0, mientras el Athletic ha encajado goles de todos los colores en sus salidas, aunque también los haya marcado, como en Cornellá.
Los dos equipos están sufriendo con las lesiones de jugadores imporantes y ni Mountanier ni Bielsa han conseguido todavía hacer la alineación que tienen en la cabeza. Los contratiempos que han sufrido los dos porteros titulares esta semana, han terminado de desviar la atención del partido y han puesto el foco sobre los suplentes. Es lógico que dos aficiones que como las del Athletic y la Real han disfrutado con algunos de los mejores porteros de la historia, sean especialmente sensibles con esta materia.
Al derby solo le queda el morbo de recordar que el año pasado se disputó en unas circunstancias muy parecidas, con la Real ligeramente por encima en la clasificación y con el Athletic hecho un lío. Entonces se jugó el domingo al mediodía bajo un sol de justicia; ahora se jugará el sábado por la noche. Es lo que tiene esto de disputar la mejor Liga del mundo, que puedes ver el mismo partido por la tele con más gamas de luz que un cuadro de Caravaggio.

Share This: