Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Veinte millones de euros que sirven para recordar a Bielsa



El Athletic ha presentado un proyecto de transformación de Lezama por valor de 20 millones.Foto AC

El Athletic ha presentado un proyecto de transformación de Lezama por valor de 20 millones.Foto AC

Entrado octubre, las fechas de selecciones acostumbran a tener acento institucional en el Athletic. Y es allí cuando sus directivas, la de ahora y las de antes, aprovechan para dirigirse a sus socios en una Asamblea General que más allá del eterno y tardío capítulo de ruegos y preguntas tiene mucho de precocinado y poco de natural. Las horas que siguen al encuentro del presidente, en este caso Josu Urrutia, con sus compromisarios sirven para analizar y cuantificar los apoyos y asideros que tiene el grupo de gobierno y, también, para evaluar las posibilidades de éxito que se auguran para sus próximos proyectos: la noche del lunes en el Teatro Arriaga contribuyó a eso.

La votación sobre las cuentas del ejercicio anterior (un supéravit de 35 millones de euros lo imponía) se superó con solvencia, igual que el presupuesto venidero, que salvo que incluya una subida de cuotas siempre suele tener una aceptación mayoritaria. Los porcentajes fueron abrumadores, aunque echando un vistazo a los que luego se pasaron por la tribuna de oradores, siempre queda la sensación de que hay otras cosas de andar por casa que no sientan tan bien a los socios protagonistas. Una de ellas, reiterativa además, hace referencia al nuevo campo, que con su carácter de provisionalidad da para mucho, otro al diseño de las camisetas elegido por Nike para vestir a los leones. La gente está más que quemada por el parecido con las de Almería o Real Sociedad y un socio consiguió que la directiva explicara que todo se ha debido a la urgencia y que lo que vendrá en 2014-15 sí será especial. Un primer compromiso de mejora.

No obstante, la sustancia asamblearia estuvo en el Plan Director de Lezama, que más allá de un nuevo esquema y redimensionamiento de los factores propios y humanos tiene que ver con la inversión en infraestructuras y reacondicionamiento de áreas y espacios. Vamos, que la aventura, sin entrar en licitaciones ni demás especificidades añadidas, se anuncia en una futura inversión de 20 millones de euros. Claro está, a muchos de los socios presentes en el patio de butacas del Arriaga y a los que seguían la comparecencia –el vicepresidente José Ángel Corres fue el encargado de dar la buena nueva- se les presentó de súbito la imagen de Marcelo Bielsa, que para siempre quedará ligado a las obras de Lezama por el incendio que entre entrenador y directiva rojiblanco organizaron en el arranque de la pasada temporada por unas obras de mucho menor calado en las instalaciones rojiblancas.

El plan, que a la vez de caro es ambicioso y potenciaría sobremanera la estructura de cantera del club, se presentó en clave de mejora conceptual y defendió la pervivencia de filosofía y trabajo propio -en algún momento de la intervención que realizó Urrutia se ponderó el número de futbolistas vizcaínos que hay en las categorías inferiores-. Se establecería por diez años y en lo que resta de 2013 es difícil que dé nuevos pasos. El eje del mismo se sustentaría en levantar un nuevo campo, con lo que las instalaciones rojiblancas sumarían ocho terrenos homologados, uno más de fútbol 7 y una zona de entrenamiento de porteros; el acondicionamiento de dos nuevas entradas por carretera; la construcción de un edificio de uso exclusivo del primer equipo; la readecuación de las estructuras actuales para utilización de los equipos de cantera y nuevos equipamientos y un parking subterráneo bajo los campos de la zona inferior de Lezama. En suma, no menos de diez años y la posibilidad de más de una directiva diferente al frente del club, con los retoques y remates personales que cada uno puede incorporar.

La decisión, firme y estudiada, se avaló en la estructura deportiva que manejan clubes como Ajax, Real Madrid, Barcelona, Chelsea, Tottenham, Universidad de Chile y Santos, que han sido sometidos a una consultoría de infraestructura deportiva por parte de los responsables rojiblancos. Sin duda que son ejemplos magníficos, puntales en sus respectivas ligas y continentes, pero que nada tienen que ver con el Athletic puesto que son equipos sin rubor de buscar fuera lo que no produce su potenciada y estudiada estructura de cantera. El Athletic, en cambio, está atado por su filosofía. Problema a la vista: ¿De qué vale tener unas instalaciones mejores que las del Chelsea si luego tienes sus mismos problemas para conseguir que un alto porcentaje de tus jugadores juveniles lleguen al primer equipo?

Share This: