Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Aritz Aduriz, genética rojiblanca



ADURIZ 1 RAYO

Publicado en Marca el 01-12-15

¿Queda algo más por decir de Aritz Aduriz? Es el futbolista de moda, el delantero que rompe estadísticas y que a sus 34 años contradice la lógica. Con sus veinte goles en Liga, Europa y Supercopa, es el mejor realizador, por delante incluso de Luis Suárez que ‘solo’ ha anotado dieciocho. Y no es lo mismo marcar veinte goles en un equipo como el Athletic que dieciocho formando parte de este Barcelona.

Aritz Aduriz se ha convertido en el líder indiscutible de un Athletic que ha cogido velocidad de crucero y en cuatro días ha liquidado su clasificación como campeón de grupo en la Europa League a falta de una jornada, y se ha reenganchado a la Liga situándose ya a un solo punto de las posiciones europeas. Y todo ello con cinco goles de Aduriz, claro, que certifican la pegada de un equipo que ya es el cuarto máximo goleador de la Liga por detrás de los dos gigantes y el sorprendente Celta.

Pero Aduriz no es el líder del Athletic solo por sus goles. El ascendiente del ariete sobre sus compañeros y su conexión con el  público de San Mamés tienen más que ver con la trayectoria del jugador,  que ha demostrado un compromiso y una fidelidad al escudo propios de épocas en las que esos valores cotizaban mucho más que ahora en el mercado del fútbol

Aritz Aduriz le ha dado más al Athletic de lo que el club le ha dado desde que lo reclutó en el Antiguoko donostiarra cuando acababa el siglo pasado. La biografía del delantero, que ha vestido cinco camisetas en su carrera, además de la rojiblanca, podría ser la propia de uno de esos jornaleros que van de aquí para allá ganándose la vida detrás de un balón. Falso. En el corazón de Aduriz solo ha habido unos colores. Y lo ha demostrado volviendo sin duda ni reproches,  a la casa de la que le echaron dos veces.

Se tuvo que ir primero al Burgos, descartado por los técnicos rojiblancos que no vieron en él materia prima para el primer equipo. Sus goles llamaron la atención del Valladolid y allí se ganó el primer regreso a aquel Athletic catastrófico que luchaba por la permanencia. Llegó en el mercado de invierno y sus goles colaboraron decisivamente en la salvación. Como muestra de agradecimiento, dos años después fue vendido al Mallorca, en el traspaso más ignominioso de la historia del club. De allí al Valencia y triunfando en Mestalla, de nuevo a San Mamés para asumir la responsabilidad que su antecesor en el puesto  prefirió eludir para buscar más glamur, a pesar de que el club le tratara siempre con la deferencia que no tuvo con Aduriz.

Años después de que un guipuzcoano de Zarauz alcanzara bajo los palos la condición de mito rojiblanco, otro guipuzcoano, del mismo San Sebastián, encarna los valores del viejo club de San Mamés. Alguno se ‘descojona’ con estas cosas del Athletic. Qué le vamos a hacer…

 

Share This: