Pages Navigation Menu

Reflexiones sobre el Athletic, el fútbol y el deporte

Nubes y claros



El Bilbao Basket celebró su anual junta de accionistas y más de uno de los asistentes a la misma salió de ella con un sentimiento de desconcierto, cuando no contradictorio, a medio camino entre el optimismo y la preocupación. Algo así como esos nubes y claros tan propios de estos días. La razón fue la cifra del presupuesto aprobado para la próxima temporada: 11.060.000 euros, en números redondos. La gran mayoría de los seguidores del equipo esperaba, porque así lo habían llegado a sugerir algunas fuentes, que se iba a producir una notable reducción en el balance de gastos e ingresos de la temporada en curso. Y a nadie le habría sorprendido habida cuenta de los acontecimientos recientes.

Pero hete aquí que el Bilbao Basket apenas ha reducido medio millón de euros su presupuesto del ejercicio anterior, justo lo que se va a reducir el capítulo de gastos destinados al personal deportivo. Lo más llamativo es que en el capítulo de ingresos se prevé ingresar por vía de patrocinadores y taquillas más de un millón de euros más que la pasada temporada, pese a la crisis que afecta a todos los ámbitos de la sociedad. Cualquiera calificaría cuanto menos de osada esta previsión, pero los miembros del club transmitían una absoluta seguridad y confianza en que podrán cumplir con este presupuesto de aquí al final de la temporada. La entrada de Uxue como partner del Bilbao Basket ha contribuido seguro a este cambio de tendencia en las previsiones y la excelente marcha deportiva del equipo puede ejercer de imán para posibles inversores. De hecho, el presidente Pedja Savovic aseguró que hay varios patrocinadores que están a las puertas de sumarse al proyecto, algo que puede consumarse en los primeros meses del año entrante.

Sin embargo, el dato que más preocupa es que por tercer ejercicio consecutivo se registra un balance con déficit. Hace dos años, fueron 810.000 euros, el año pasado 988.000 euros y este último la cifra ha bajado hasta 279.000 euros. Para el próximo se anticipan unas pérdidas 45.000 euros, lo que sitúa las pérdidas acumuladas por encima de los dos millones de euros. También el consejo de administración dio cuenta de la existencia de fondos propios negativos por segundo año. Sin ser un experto en la materia, estos datos deberían hacer temer por el futuro de la entidad, pero los gestores del club piensan que la actividad que genera y el valor que tiene es lo que puede mantener su viabilidad y evitar una nueva ampliación de capital de muy dudosa eficacia en estos tiempos.

La sensación es que el Bilbao Basket ha podido salir del atolladero en que se vio envuelto hace unas semanas tras la pérdida del patrocinio de Gescrap y la retirada de las ayudas de la Diputación de Bizkaia, que lo peor en el aspecto económico ha pasado. La situación económica sigue sin ser idílica, pero da la impresión de que el club puede seguir tirando para adelante, al menos a medio plazo. Siempre que cumpla sus previsiones en el capítulo de ingresos, claro, y sea capaz de contener algunos gastos, sobre todo los que tienen que ver con la plantilla. El próximo verano ofrecerá alguna pista en ese sentido.

Con este panorama, es fácilmente explicable el movimiento que se va a producir en el consejo de administración y que también se aprobó en la junta de accionistas. Por primera vez desde que el Bilbao Basket se constituyó en Sociedad Anónima Deportiva hace siete años, Gorka Arrinda, el máximo accionista, accede al consejo. De su mano llega Sergio Castro, el presidente de Uxue Bioenergía. Los dos aparecieron hace una semana en el primer plano del acuerdo entre ambas entidades y los dos parecen decididos a implicarse en el día a día del club, a convertirse en esos socios activos y participativos que anunciaron entonces. Y no será casualidad que lo hagan ahora cuando la economía del club alterna esas nubes y esos claros que obligan a estar alerta.

Al final, la cifra con la que se quedó el personal que acudió a Miribilla fue esos 11 millones que mantienen al Bilbao Basket en el grupo de los seis principales presupuestos de la ACB. Quizás aflojar ahora, cuando el club se ha ganado un prestigio y una reputación de plaza importante que le obligan a aspirar a cotas mayores, habría supuesto dar un paso atrás para siempre. Solo el tiempo determinará si se trata de un apuesta arriesgada o de una decisión bien medida. Lo que está claro es que al Bilbao Basket se le va a exigir mucho a partir de ahora en todos los órdenes.

Share This: